Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Tras seis años de ausencia, así enamoró Il Volo a las mexicanas

El trío, que se abandera con el crossover clásico, celebró 10 años de su creación en el Auditorio Nacional.
jueves 05 septiembre 2019
Il Volo
Gianluca Ginoble, Ignazio Boschetto y Piero Barone siguieron el ejemplo de Sarah Brightman, quien fue pionera en el género.

El barítono Gianluca Ginoble, el tenor Ignazio Boschetto y el tenor Piero Barone provocaron la euforia de sus seguidoras mexicanas, quienes se dieron cita en el Auditorio Nacional para responder al llamado de sus ídolos, Il Volo, que tras seis años de ausencia volvió a pisar el escenario nacional y simplemente las enamoró.

La potencia en la voz de Ginoble, Boschetto y Barone fue el pretexto perfecto para que las y los reunidos en el inmueble de Paseo de la Reforma se deshicieran en aplausos y sin importar el género les lanzarán piropos, como un sonoro “¡Te amo Nacho!”, de un hombre, o el gracioso —y ya popular— grito de una mujer: “¡Hazme un hijo!”.

Publicidad

La sensualidad nata de Piero, con su fisonomía que para algunos “le da un aire” a Maluma; la galanura de Gianluca, y el total sentimiento que le da Ignazio a cada una de sus interpretaciones, así como su renovada figura, provocaron el delirio, más aún cuando dedicaron parte de su repertorio a un homenaje a uno de los más grandes intérpretes mexicanos: José José.

Del cariñosamente llamado “Príncipe de la Canción” sonaron las canciones La nave del olvido y El triste, pero el tributo a los representantes nacionales no acabó ahí, ya que también hicieron eco a la obra sonora de Armando Manzanero con Somos novios y antes a la del “El Rey del Bolero”, Lucho Gatica, al entonar El reloj.

Otro de los momentos álgidos de la noche fue cuando apareció el mariachi, con el que deleitaron al ritmo de Cielito lindo, que dejó en claro que el registro agudo de las voces de Boschetto y Barone, y la más grave de Ginoble, logra una armonía con los instrumentos vernáculos, que también generó la emoción absoluta del público.

Publicidad

El trío también hizo espacio para ofrecer sus propias canciones, que lograron un coro monumental. Si su sola presencia no fuera ya motivo de locura, la euforia se desató al máximo cuando cada joven invitó a una chica del público para cantarles directamente; el rostro de las tres afortunadas, entre emoción e incredulidad quedará en la memoria de todos.

Un setlist de 25 canciones dio forma a la presentación de Il Volo en CDMX, con la que refrendó su lugar entre el gusto de los oyentes mexicanos y cumple a cabalidad esa misión que le llegó directa: la de acercar a las nuevas generaciones a la música clásica, con la fusión que hacen con el bolero, pop e incluso hasta el reguetón.

Publicidad

Tags

Publicidad