¿Recuerdas la pelea -de hace 20 años- entre los guardaespaldas de Zedillo y U2?

El Estado Mayor Presidencial violó los protocolos de seguridad del segundo concierto de U2 en México para sacar a los hijos de Ernesto Zedillo antes de que finalizara el concierto.
Bono en el Foro Sol durante su concierto en 1997.
 Bono en el Foro Sol durante su concierto en 1997.  (Foto: YouTube)

Hace 20 años en el Foro Sol se alzó un escenario con un arco de 30 metros de altura, una pantalla LED de más de 40 metros y un disco de espejos de 12 metros de alto para darle la bienvenida por segunda ocasión a la banda irlandesa U2 a territorio nacional. Era 2 de diciembre de 1997 y la banda coreaba sus mejores canciones en territorio mexicano con motivo del PopMart Tour.

Entre el público estaban presentes Ernesto, Emiliano y Carlos, hijos del entonces Presidente de México, Ernesto Zedillo, los presuntos responsables de que el grupo vetara a México de sus conciertos futuros durante los siguientes ocho años.

Poco antes de que terminara el concierto, el Estado Mayor Presidencial (EMP) decidió que tenía que sacar a los hijos del Presidente del Foro Sol; ellos habían obtenido pases VIP luego de que Presidencia solicitara cortesías a Ocesa (quien operaba el concierto) para presenciar la actuación de U2. Sin embargo, el cuerpo militar decidió ignorar las indicaciones del personal de Ocesa sobre las áreas de acceso libre y ayudaron a los hijos del Presidente a saltar las vallas prohibidas.

Según la crónica que realizó La Revista en febrero de 2006 (para anunciar el regreso de U2 a tierras mexicanas, con el tour de “Vértigo”), el EMP llevó a los tres jóvenes por áreas prohibidas en búsqueda de una salida, esquivando cámaras a control remoto y entre equipos de 2 toneladas, montados en grúas controladas por computadora. La gente de seguridad de Ocesa, según narró Marcela Gómez Zalce (directora de Relaciones Institucionales y de Gobierno de CIE, Ocesa) a La Revista, les gritaba que no podían pasar, mientras Bono cantaba y miraba fijamente lo que ocurría a sus pies.

“Se saltan (los hijos de Zedillo) y en eso una grúa va por una imagen, justo a pegarle (accidentalmente) a uno de los jóvenes. Un productor se avienta sobre el hijo del Presidente (Carlos), lo tira al suelo y la cámara pasa sobre ellos”, detalló Gómez Zalce.

2003. Emiliano, Carlos y  Ernesto Zedillo, hijos del expresidente de México.
 2003. Emiliano, Carlos y Ernesto Zedillo, hijos del expresidente de México.  (Foto: Archivo revista Quién)

Entonces el EMP desenfunda las armas y uno de ellos apunta al público, mientras otro le pega en la cabeza con la pistola al productor que evitó que Carlos fuera lastimado por la grúa, le abre el cráneo. Bono sigue tocando y mirando. La herida necesitó 12 puntadas para cerrarse.
Al mismo tiempo, otros elementos del EMP acercaban una camioneta blindada a la parte trasera del escenario para llevarse a los niños del Presidente, algo también prohibido. La gente de seguridad y el staff de U2 trataban de detenerlos, pero cuando los hijos del presidente y sus amigos abordaron, la suburban arrancó. Adelante los esperaba Jerry Mele, el legendario hombre de la seguridad de las estrellas y veterano de Vietnam que controlaba desde hacía muchos años los fans en busca de sus ídolos, quien les marcó el alto con la mano, pero el militar que manejaba la camioneta cargada de adolescentes no hizo caso, aceleró y lo arrolló.

Cuando Bono se enteró de lo sucedido, se lee en el artículo, estaba fuera de sí, no se explicaba porqué había gente con armas en su concierto. Pidió preparar una conferencia de prensa con una meta fija: obtener una disculpa pública del Presidente de México.

Su equipo entabló conversaciones con el EMP quienes negaron su responsabilidad y también la posibilidad de dar una disculpa. Entonces la conferencia seguía en pie, el día 3 de diciembre a las 10 am, también estaba presente la amenaza de cancelar el concierto de esa misma noche.

El productor herido con la pistola estaba psicológicamente mal, nunca había visto un arma, en suma con la herida y Jerry Mele, no podía levantarse, tenía daño en la columna, dice el recuento de los hechos. La banda estaba furiosa y traía un boceto del boletín que liberarían a la prensa con algunas palabras clave: “hijos de Zedillo, hombres armados, se ve que México tiene los rezagos por eso, Chiapas...”. Querían que la prensa internacional retomara el caso. El gobierno mexicano se comprometió a darle una disculpa a la banda directamente del presidente Zedillo. La conferencia se pospuso.

Empezó el segundo concierto. Marcela recuerda que en un momento de la noche Bono dijo: “Anoche casi perdemos a un hermano”. Al término del evento, Presidencia se comunicó con los representantes de la banda, los invitaba a una reunión con Zedillo al día siguiente.

Bono se encontró con los tres hijos de Zedillo detrás de su padre con la cabeza gacha, nerviosos, temerosos. The Edge, Adam Clayton, Larry Mullen y Bono, con gesto incómodo, esperaban una disculpa. Nada. Zedillo culpó al promotor, Bono lo defendió. No llegaron a nada.

Así fue la segunda visita de U2 a México, tardaron ocho años en regresar. Mele, el hombre arrollado por el EMP no pudo seguir trabajando y le ganó la demanda al Gobierno mexicano. Años después U2 lanzó el DVD “PopMart Live From Mexico City”, una de las producciones favoritas de Bono, que en sus propias palabras dijo: “Fue el mejor concierto de toda la gira”.

Y aunque pasó un gran rato sin pisar tierras mexicanas, al final reconoció que la pasión del público mexicano es tan buena que no podía dejar pasar más el tiempo sin regresar a este país. Este año U2 vuelve a México como parte de la gira U2 The Joshua Tree Tour 2017 en el mismo escenario que hace 20 años.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Scarlet Johansson regresa a la soltería
No te pierdas
×