Príncipe Enrique teme descontrolarse en su próximo viaje a Ibiza

El joven inglés está mostrándose dudoso acerca de asistir a la boda del cantante James Blunt, pues temes a pagar caras las consecuencias de sus posibles excesos.
El joven inglés está mostrándose dudoso acerca de asistir a la boda del cantante James Blunt, pues temes a pagar caras las consecuencias de sus posibles excesos.
 El joven inglés está mostrándose dudoso acerca de asistir a la boda del cantante James Blunt, pues temes a pagar caras las consecuencias de sus posibles excesos.  (Foto: Getty Images)

El príncipe Enrique se encuentra en una severa disyuntiva, pues tiene miedo a que la invitación a la boda de su amigo, el cantante James Blunt, se convierta en un un nuevo encabezado público donde se puedan ventilar los posibles excesos derivados de la celebración.

El nieto de la reina Isabel II todavía tiene en el recuerdo la fatídica visita que hizo en 2012 a Las Vegas junto a un grupo de amigos, una estancia de la que se enteró el mundo entero cuando se publicaron varias imágenes que exhibían al joven príncipe completamente desnudo y divirtiéndose con varias chicas.

Después de enfrentarse a las consecuencias de semejante experiencia, no resulta extraño que Enrique de Inglaterra esté pensando seriamente si asistir o no a la boda del cantante James Blunt - contraerá matrimonio con Sofia Wellesley, nieta del actual duque de Wellington - que tendrá lugar dentro de unos meses en la isla de Ibiza, ya que ni él ni su círculo de protección real están seguros de poder mantener intacta la privacidad del encuentro.


Enrique durante una práctica de Polo el sábado pasado.
 Enrique durante una práctica de Polo el sábado pasado.  (Foto: Getty Images)

"En otras circunstancias Enrique no se perdería la boda de James por nada del mundo, es uno de sus mejores amigos y lo quiere como a un hermano. Pero lo cierto es que todavía no ha confirmado su asistencia y es posible que al final no lo haga. Sabe que los otros amigos de James ya están preparando todo tipo de fiestas salvajes en Ibiza para los días anteriores a la boda, fiestas que jamás evitaría si no fuera porque es posible que se acaben haciendo públicos algunos momentos comprometedores", reveló una fuente al diario The Sun.

"Ni Enrique ni los encargados de cuidar su seguridad están dispuestos a vivir lo mismo que hace dos años tras su desastroso viaje a Las Vegas. El revuelo que causaron esas fotos todavía resuena en palacio y lo ha puesto en una situación incómoda con la familia real", añadió el mismo informante.

Mientras que James Blunt espera pacientemente la respuesta de su amigo, las princesas Beatriz y Eugenia - hijas del príncipe Andrés y Sarah Ferguson - no parecen tan preocupadas por los hipotéticos efectos de su exposición pública al haber aceptado rápidamente la invitación del artista, quien también distribuirá a otras estrellas en diferentes mansiones repartidas por toda Ibiza, celebridades tan variadas como Elton John o Jude Law.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: 10 grandes muestras de ayuda internacional que ha recibido México
No te pierdas
×