Juan Gabriel y su sabia manera de ver la vida

Con todo lo que ha pasado, el artista posee un cúmulo de enseñanzas, refranes y experiencias que siempre brotan en sus pláticas. Recuperamos su filosofía para compartirla con nuestros lectores.
Con todo lo que ha pasado, el artista posee un cúmulo de enseñanzas, refranes y experiencias que siempre brotan en sus pláticas. Recuperamos su filosofía para compartirla con nuestros lectores.
 Con todo lo que ha pasado, el artista posee un cúmulo de enseñanzas, refranes y experiencias que siempre brotan en sus pláticas. Recuperamos su filosofía para compartirla con nuestros lectores.  (Foto: Publicada en la revista Quién Edición 114/Cortesía Archiv...)

Artículo publicado en la edición 114 de la revista Quién. Por Ana Ávila con colaboración de Jessica Sáenz, Katya Segura, Yessica Cancino López-Dóriga y Guillermo Alvarado.


Juan Gabriel
 Juan Gabriel  (Foto: Publicada en la revista Quién Edición 114/Cortesía Sony BMG)

Sobre una mejor familia

"Yo creo que el país empieza con cada persona en su casa como jefe o jefa de familia, porque un país no es más que muchos países chiquitos conformados por los hogares. Tanto el papá como la mamá deben estar seguros de que quieren traer a un hijo al mundo y amarlo, estar capacitados para darles la instrucción primaria, y ya cuando los niños tienen lo mejor de los padres, que es la moral, el amor, el cariño, el cuidado, la protección y la educación, es decir la esencia de la familia, entonces sí ya pueden asistir a la escuela con todas las bases".

La cualidad que más admira

"La humildad es el mayor de los trabajos. Para llegar a ser humilde se trabaja mucho y muy duro; eso es lo que más valoro en una persona. Luego, en segundo lugar, lo que más admiro es la forma de trabajar porque servir es muy bonito. Soy de las personas que piensan que cuando uno se va, lo único que se lleva es lo que dio".

Sobre gozar la vida

"Uno de­be ser fe­liz por­que a eso se vie­ne a es­te pla­ne­ta. Es­tar ale­gre es el ca­mi­no más cor­to a la fe­li­ci­dad y pa­ra ello hay que acep­tar y com­pren­der... Hay es­ta­tu­tos, dog­mas, cre­dos, re­li­gio­nes que di­cen que si te por­tas bien te vas a ir al cie­lo, pe­ro hoy el cie­lo es her­mo­so y la vi­da eter­na... Pien­so que pa­ra ser muy feliz ne­ce­si­ta­mos acep­tar y per­do­nar".

Sobre la amistad

"Lo más importante es aceptar y comprender, porque la mitad del camino hacia una amistad es comprender y la otra es aceptar a la persona como es. Por supuesto, debe haber perdón para aceptar a la gente como es. De nada sirve quedarse con las cosas; los rencores sólo dañan a quien los tiene".

Sobre el potencial humano

"Hubo un hombre que jamás fue a la escuela y jamás salió más allá de 150 kilómetros a la redonda de su casa. Lo conocen en todo el entero, le dicen maestro y se llama Jesús. Tenemos que recurrir a nuestro potencial. Todo está en el cerebro. Toda la verdad no está en un libro ni en un millón, ni arriba ni debajo de la tierra, sino dentro de uno mismo. En los tiempos de grandes necesidades, uno se pone a pensar y a tener comunicación con uno mismo y, al mismo tiempo, con el universo. Algunos dirán ‘Dios mío', otros el nombre de un santo, pero a quien recurrimos con la mayor emergencia es a nuestro propio potencial, porque la verdad está dentro de cada uno de nosotros".


Juan Gabriel
 Juan Gabriel  (Foto: Publicada en la revista Quién Edición 114/Cortesía Sony BMG)

So­bre el po­der y las pro­yec­cio­nes

"El po­der usted se lo da a la per­so­na. To­do el mun­do tie­ne el po­der que usted le da. Si us­ted co­no­ce a una per­so­na que ad­mi­ra por su hu­ma­ni­dad, su sa­bi­du­ría, si lo sa­be per­ci­bir, aqui­la­tar, es que us­ted es tan sabia co­mo a quien ad­mi­ra. Pe­ro si una per­so­na ve que la otra es corrupta, ladrona, men­ti­ro­sa, y así lo acepta, pues tam­bién us­ted es así... Por cier­to, la en­vi­dia es la ad­mi­ra­ción más gran­de".

Sobre a quién le escribe

"La ma­yo­ría de mis can­cio­nes son vi­ven­cias, pe­ro no só­lo mías, si­no de gen­te que yo he que­ri­do e in­clu­so de mis mascotas, co­mo la pri­me­ra can­ción que es­cri­bí que se lla­ma "La muer­te del pa­lo­mo". Tam­bién me acos­tum­bré a es­cri­bir las co­sas que no que­ría que me pa­sa­ran y las que que­ría que me pa­sa­ran. Compongo de­pen­dien­do de lo que es­té sin­tien­do en ese mo­men­to. No soy re­bus­ca­do; vi­vo sen­ci­llamente, no me pri­vo de na­da, así que tam­bién en mis can­cio­nes la sen­ci­llez es la ele­gan­cia".

So­bre la ley cau­sa-efec­to

"Us­ted tie­ne el de­re­cho de ha­cer con su vi­da lo que quie­ra, na­die tie­ne que de­cir­le na­da, pe­ro siem­pre hay que es­tar aler­ta por aque­llo de la ley cau­sa-efec­to. No hay que ha­cer lo que no nos gus­ta que nos ha­gan, no de­cir lo que nos dis­gus­te que di­gan, son co­sas muy vie­jas que uno ya de­be­ría in­tuir... Y tam­bién hay que asu­mir res­pon­sa­bi­li­dades; es ahí don­de uno de­be ser hom­bre­ci­to, va­lien­te...".

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
Megan Fox nos cuenta que: A pesar de su trabajo, no se olvida de ser buena madre
No te pierdas
×