Unos mezcales con Mauricio Mejía

Entre mezcales, Mauricio nos cuenta de todo, desde sus inicios en la actuación, su próximo debut en cine, un oso en Nueva York y el por qué no se quita los calcetines ni en la intimidad de pareja.
Entre mezcales, Mauricio nos cuenta de todo, desde sus inicios en la actuación, su próximo debut en cine, un oso en Nueva York y el por qué no se quita los calcetines ni en la intimidad de pareja.
 Entre mezcales, Mauricio nos cuenta de todo, desde sus inicios en la actuación, su próximo debut en cine, un oso en Nueva York y el por qué no se quita los calcetines ni en la intimidad de pareja.  (Foto: Foto: Aydee Cuevas)
Mauricio Mejía posa en Sabor Amor para Quién.com
 Mauricio Mejía posa en Sabor Amor para Quién.com  (Foto: Foto: Aydee Cuevas)

Cité a Mauricio Mejía en 'Sabor Amor' (sí, ése del que es dueña Silvia Navarro) en la calle de Álvaro Obragón en pleno corazón de la colonia Roma. La idea era tomar un par de mezcales, comer una rica botana y simplemente platicar. No tenía idea de lo fácil que le había hecho la vida al actor eligiendo esa específica locación. Me asomo por la ventana para verlo llegar en shorts y camiseta deportiva, cargando una maleta de gimnasio bajo el brazo. Resulta que éstos son sus rumbos y ya ni siquiera se molesta en tomar el coche. Tampoco viaja en bicicleta, como muchos citadinos de la Roma-Condesa; en sus propias palabras, "Todo mundo te avienta el coche".

Hombre preparado vale por dos. Lo saqué del gimnasio para poder llegar a nuestra cita, pero eso no significa que pretende permanecer en ropa deportiva. La muda para cambiarse y alistarse para un par de fotografías ya está lista, pero antes de encerrarse en el baño para salir transformado, Mau se sienta en una de las "sillas-maletas" del lugar y me presume una herida en su pierna. Hace un par de días el actor fue precisamente atropellado por una distraída ciclista. El incidente terminó con ella en el suelo llorando y él con una cicatriz en la pantorrilla. Qué peligrosa es la ciudad de México para el peatón, digo yo.

Sale del baño con una camisa que prácticamente resulta un camuflaje con el estampado de los muebles de 'Sabor Amor'. "Tal vez es demasiado", me dice Mauricio entre risas al notarlo, pero yo le aseguro que al contrario, todo tiene un allure de lo más avant garde...o algo. Llegan nuestros cocteles. Son tres los que la gente de 'Sabor Amor' nos han ofrecido para probar: el Sabor Amor, el Cielo Rojo y uno llamado Espiral creado por el mismo PR del lugar. Nuestro favorito. "Está buenísimo", son las primeras palabras de Mauricio al probarlos, pero más allá de darle un par de sorbos a cada trago, Mau prefiere dejármelos a mí y nuestra fotógrafa. Y lo entiendo, dada la carrera que ha elegido, se tiene que cuidar más que cualquiera. Le saco el tema y descubrimos que "odiamos" al mismo tipo de personas: "Hay gente que no tiene problemas de peso. Mientras tú tienes que decir, ya me comí un taco y no puedo ponerle mantequilla al pan, los otros se pueden echar todo y sin contar calorías." Mauricio no se puede dar el lujo de faltar al gimnasio. "A mí si me preguntas si me gusta ir al gimnasio, la verdad no, pero sé que tengo que ir y estar lo mejor posible porque en cualquier momento te dicen, 'A ver, quítate la camisa' y tú no puedes decir '¿Ah?...eh...¿hoy?' Un día llegué después de comer a grabar mis escenas y sí les dije, 'Oigan, no sean malos. Todo arriba de la panza.'"

Regresamos a sus inicios en esto de la actuación. "¿Cuándo fue que decidiste ser actor?", le pregunto. No recuerda la fecha exacta, por supuesto, pero está consciente de que era muy niño cuando ya había tomado la decisión. Sus papás le daban el avión, pero él sabía perfectamente a lo que iba, así que luego de vivir en prácticamente toda la República, finalmente decidió mudarse al D.F. y probar suerte en lo que muchos consideran un "sueño guajiro". "Yo soy del CEA. Fui de los que se formó, llegué a las 4 de la mañana, fui el número 47 y era una fila que daba la vuelta a la manzana. Fueron 7 mil solicitudes y entramos 50. De esos 50, 25 eran recomendados." Comienza a imitar su proceso de casting entre risas, "'Hola, soy Mauricio de Ixtapan de la Sal.'"

A diferencia de otros muchos actores, en la familia de Mauricio no hay nadie más en la industria del espectáculo. Ningún papá, tío o primo que lo hubiera guiado por ese camino. Él simplemente era un niño de Ixtapan de la Sal que de pronto decidió que quería contar historias en cámara. Y de su familia en provincia tiene geniales anécdotas que contar: "Tengo una tía...yo soy de Ixtapan de la Sal y ahí de repente todavía hay como mucha inocencia, y al principio mi tía no quería ver las novelas donde yo salía porque me decía, 'Güero, me da miedo que te desconcentres porque sepas que te estoy viendo y te equivoques' (Ríe)."


Mauricio Mejía posa en Sabor Amor para Quién.com
 Mauricio Mejía posa en Sabor Amor para Quién.com  (Foto: Foto: Aydee Cuevas)

Su mamá, en sus propias palabras, es su fan número uno. Y como la mamá de cualquiera saca cualquier pretexto para poder hablar de su hijo, "el actor"... incluso con las cajeras del súper, como bien recuerda Mauricio. Aunque si somos honestos, su verdadera fan número uno es una mujer llamada María (de Washington D.C.); la primera seguidora a la que le dio su autógrafo y que ahora puede considerar francamente una amiga.

"Hazte un bigote como de leche con la bebida", le pide nuestra fotógrafa. Por supuesto que no podemos contener la risa una vez que lo logra. "Cuando nos juntamos mis amigos de la secundaria o la prepa, soy de los pocos que está haciendo lo que siempre soñó", me dice, con la franca voz de un niño. Tal vez ésa sea la razón por la que mantiene los pies en la tierra. "Yo vivo mi vida súper normal. Yo también fui fan. ¿Sabes a quién le pedí autógrafo una vez? A Silvia Pinal. Me la encontré en España y sí me acerqué como fan, 'Señora, la admiro muchísimo. Fírmeme aquí.' El primer día que yo conocí Televisa dije, no puedo creer que estoy dentro de la fábrica de sueños (Ríe)."

La ingenuidad la ha dejado atrás. Ahora es pan de cada día recorrer los pasillos de Televisa y toparse con caras conocidas en los foros y pasillos sin impresionarse. Ahora Mauricio sabe exactamente lo que quiere y como quién quiere ser. ¿Tal vez el nombre Leonardo DiCaprio les suene un poco? "Se pudo haber quedado en un estilo como muy rosa", me explica sobre el por qué el actor que alguna vez fue Jack en 'Titanic', pero después dejó al galán de historias románticas atrás para tomar roles más maduros y arriesgados es su ejemplo a seguir. "Eso me gustaría en mi carrera. Arriesgarme. Uno estudia actuación para interpretar cualquier tipo de personajes y no nada más los que te salgan bien y punto." Entre su lista de actores favoritos también se encuentran Ewan McGregor y los mexicanos Diego Luna y Giménez Cacho.

De sus compañeros en el extranjero, Mauricio está muy orgulloso. Me pone el ejemplo de Salma Hayek y Demián Bichir en la cinta 'Savages'. De Sandra Echeverría en la misma película, por el contrario, se siente un poco decepcionado. "En la escena en la que tiene sexo ¡sale con ropa! ¿Por qué lo hizo si no se iba a atrever?" Luego de expresar este último sentimiento se queda callado y mira a su alrededor "...no vaya a ser que alguien aquí sea su amigo." "O que alguien aquí tenga sexo con ropa", le digo yo. Una vez puesto el tema sobre la mesa, la cuestión del sí o no a los calcetines durante el sexo es inevitable. "A mucha gente le parece antisexy, a mí me parecen necesarios. Si se me enfrían los pies, se enfría todo", anuncia entre risas.

"Ya entrados en el tema, ¿cuál es tu postura sobre las escenas de sexo y de desnudos en cámara?", lo cuestiono. "¡Me gustan!" me contesta al instante, para luego recapacitar un poco, "Sí creo que hay maneras en las que lo puedes cuidar, que sea muy erótico, pero no grotesco. No necesariamente se te tiene que ver todo." Curiosamente, a pesar de que en las telenovelas Mauricio Mejía pasa gran parte del tiempo de torso descubierto, jamás ha tenido que hacer un desnudo. Y ya que se pone a pensar exactamente en el cómo sería...no está tan seguro de que podría. "Si me hubieran llamado para hacer la obra de 'Vestuario de hombres', yo hubiera dicho que no. Todos están desnudos, todo el tiempo...híjole, yo creo que me hubiera costado muchísimo trabajo. ¡Te ven todo! Todas las perfecciones e imperfecciones."

Por suerte para él, la puesta en escena en la que se encuentra actualmente no requiere de ningún tipo de desvestimenta. Al contrario, haciendo un personaje clásico de un guión de Moliere, Mauricio se salió por completo de su zona de comfort para intentar algo nuevo y no podría estar más contento con el resultado. En 'El enfermo imaginario' además ha podido trabajar con dos de los grandes: Carlos Ignacio a quién Mau considera su amigo y mentor -y con quien juega a hacerse reír en pleno escenario- y Lisset.

"En las telenovelas puedes improvisar, pero aquí..." me cuenta sobre los retos de estar en una puesta en escena. "Me ha pasado que estoy en escena y me pongo en blanco. ¿Qué sigue? Un día me pasó con Lisset. Le tenía que decir algo y ella tampoco se acordaba qué seguía. Fue un segundo, pero sientes que fueron dos minutos." Con ella tiene varias escenas, incluyendo una musical en la que la actriz prueba sus habilidades en el canto bello. "¿Y tú cantas"?, le pregunto. "¡Naaada!" Hey...al menos es sincero. Irónicamente una de las cosas que primero lo atrajo a la actuación fueron los musicales. Entre ellos 'Chicago', su favorito, sobre el cual tiene una divertida anécdota que contar:

"Me tocó verlo una vez con Bianca Marroquín. Tiene una historia muy chistosa. Iba con un amigo que es productor de teatro que tiene problemas de mitomanía, pero reales, y me dice, 'Me acaba de invitar Bianca Marroquín a verla al teatro y me dio dos boletos.' Yo estaba rayadísimo. Al final le digo, 'Porfa vamos a saludarla', y me dice, 'No, yo creo que ya va a estar muy cansada...' Total al final nos encontramos a María Antonieta de las Nieves, y ella le dijo, 'Me invitó Bianca'. Yo no alcancé a escuchar lo que él respondió, pero estuvimos tanto tiempo afuera que salió Bianca y se acerca con María Antonieta, 'Gracias por venir', y María Antonieta le dice, 'Mira te presento a fulanito de tal' y él le contesta, '¡Mucho gusto!' Y yo...¿cómo?...¿no era ella la que nos había invitado? (Ríe)"

"¡Entonces tienes que salir en un musical!" lo aliento. "Ya voy a estudiar canto para poder hacer el 'Full Monty'" es su respuesta. Claro que el canto no es lo único que va a tener que estudiar próximamente, para su siguiente proyecto va a tener que aprender a jugar soccer, algo de lo que sabe muy poco. "Es la historia de la Sub 17, de cómo fueron los primeros campeones. Van a hacer la película y me ofrecieron un papel." "¿La sub-qué?", le pregunto yo. Lo acepto, sé muy poco de fútbol y por lo que puedo apreciar de nuestra conversación Mauricio está en las mismas. "Para que tengas más claro, de ahí salió Vela, el novio de Belinda..." "¡Al novio de Belinda sí lo conozco! ¡Gio!"(No, no es gio, es futbolista), bromeamos. "La única época en la que veo el futbol es en el Mundial y porque todo mundo lo vemos. Pero después de Piqué y Chicharito ni me sé tantos nombres", me confiesa. Mauricio aún no sabe qué papel hará en la película; pese a que yo insisto que el maquillaje y trucos de cámaras pueden hacer maravillas, él está convencido de que nada lo regresará a los 17 años de edad. Una lástima.

La colonia Roma se empieza a llenar de tráfico, señal de que nuestra reunión llega a su fin. Este fin de semana Mauricio Mejía se despide del 'Enfermo Imaginario' que llega a su última presentación el domingo. "¿Y qué van a hacer de despedida?", le pregunto ya para finalizar la mezcaleada. "Vamos a ir a cenar. La productora está feliz y va a organizar una cena; y luego nos vamos a ir a una gira por el interior." Tal como llegó, Mauricio regresa a su ropa deportiva, toma su maleta en la mano y como todo buen habitante de la zona céntrica de la ciudad, pasa el valet parking de largo, y se va su siguiente destino caminando...siempre caminando.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: El último video de Chester Bennington antes de suicidarse
No te pierdas
×