Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

`Pequeños amigos, no están solos´: Benedicto XVI

Su Santidad envió un mensaje de esperanza y amor a los niños congregados en la Plaza de la Paz de Guanajuato, Guanajuato; se reunió con el Presidente Calderón.
Su Santidad envió un mensaje de esperanza y amor a los niños congregados en la Plaza de la Paz de Guanajuato, Guanajuato; se reunió con el Presidente Calderón.
La Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato Su Santidad envió un mensaje de esperanza y amor a los niños congregados en la Plaza de la Paz de Guanajuato, Guanajuato; se reunió con el Presidente Calderón. (Foto: AP)
Al término del discurso del Santo Padre, tres palomas fueron liberadas por niños y volaron, como símbolo de la búsqueda de la paz en México.
Al término del discurso del Santo Padre, tres palomas fueron liberadas por niños y volaron, como símbolo de la búsqueda de la paz en México.


Benedicto XVI eligió, para terminar de conmover el corazón de los mexicanos, dirigirse en su discurso, desde el balcón de la Casa del Conde de Rul, a la población más vulnerable, los niños, a quienes llamó "mis pequeños amigos" y les aseguró que "no están solos", siempre con un lenguaje comprensible, cuestión complicada, pensando que el Papa es un teólogo.

Publicidad

El mensaje del Sumo Pontífice fue interrumpido en al menos 10 ocasiones, por los gritos y porras de los miles reunidos a los pies de la Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato, incluso el mismo Joseph Ratzinger se dejó conmover por esos vítores, sonrío y se dejó sentir más que cercano, rompiendo así la imagen tradicional de un hombre de carácter gélido.

"Estoy contento de poderlos encontrar en esta bella casa, ustedes ocupan un lugar muy importante en el corazón del Papa, en estos momentos quisiera que lo supieran todos los niños de México, los que soportan el peso del abandono, el sufrimiento o el hambre (...) Gracias por el encuentro de fe y regocijo que han expresado en los cantos, Dios quiere que seamos siempre felices, Él nos conoce y nos ama.

"Si dejamos que el amor de Cristo cambie nuestro corazón, entonces nosotros podemos cambiar el mundo, es el secreto de la autentica felicidad, ese lugar tiene nombre, y expresa el anhelo de todos los pueblos, la paz, la oímos en cada misa y hoy espero que cada uno se transforme en sembrador y mensajero de paz. Cristo es servidor de la humanidad, ténganlo como el mejor de sus amigos, Él no se cansará de decirles que hagan siempre el bien, y les ayudará en las situaciones más difíciles", agregó el Sumo Pontífice.

Publicidad
"Me tengo que ir", dijo el Papa, la respuesta fue un sonoro "quédate", que le arrancó una pequeña carcajada sincera.
"Me tengo que ir", dijo el Papa, la respuesta fue un sonoro "quédate", que le arrancó una pequeña carcajada sincera.


"He venido para que sientan mi afecto, cada uno de ustedes es un regalo de Dios para México y el mundo. Su familia, la Iglesia, la escuela, ellos han de trabajar unidos para que reciban un mundo mejor, sin envidias, y alzó mi voz para invitar a todos a proteger a los niños para que nunca se apague su sonrisa y vean el futuro con confianza. Ustedes pequeños amigos, no está solos", enfatizó el Santo Padre.

Publicidad

"Quisiera quedarme más tiempo con ustedes", dijo Benedicto XVI, y el grito generalizado fue "quédate, hermano ya eres mexicano", pero el jerarca indicó, "ya debo irme pero en la oración seguiremos juntos, los invitó a rezar continuamente para que experimenten la alegría de hablar con Dios, recen por todos y también por mí, yo rezaré por ustedes para que México sea un hogar en el que todos sus hijos vivan con serenidad y armonía", finalizó.

Previo a su conmovedor discurso, Benedicto XVI, en su carácter de Jefe del Estado Vaticano, se reunió con el presidente Felipe Calderón, según un comunicado emitido por la Presidencia de la República, varios fueron los temas tratados en esta reunión privada.

La platica, destacó la misiva de prensa, fue en torno al interés común de la agenda internacional y de los desafíos globales: El cambio climático, la seguridad alimentaria, la lucha contra el hambre, el desarme nuclear, el comercio internacional de armas pequeñas y ligeras, la labor de ayuda de la iglesia en la asistencia humanitaria y los actuales conflictos en el mundo, además de los puntos de coincidencia entre México y la Santa Sede.

"Tacón, suela, zapato... Benedicto ya eres de Guanajuato"

Publicidad
El Sumo Pontífice recibió la llave de Guanajuato, Guanajuato, a las 18:14 horas.
El Sumo Pontífice recibió la llave de Guanajuato, Guanajuato, a las 18:14 horas.


Publicidad

A las 17:10 horas el Papa se mostró públicamente, por segunda ocasión, salió de su residencia en el Colegio Miraflores, para dirigirse a Guanajuato, Guanajuato, y se acercó a la multitud reunida a las afueras, estrechó manos, impuso bendiciones y besó en la frente a varios niños.

Quienes también tuvieron oportunidad de enviar un mensaje de saludo, fueron las comunidades indígenas, entre otras, de otomíes, mazahuas y purépechas, además aprovecharon la oportunidad de hablar con él, cuando se aproximó para saludarlos.

Benedicto XVI partió entonces con rumbo a la Glorieta Santa Fe, a la entrada de Guanajuato, Guanajuato, a las 18:14 horas, el Sumo Pontífice descendió del vehículo cerrado, con placas ASCV1, para recibir la llave de la ciudad, que le fue entregada por el gobernador Juan Manuel Oliva.

La llave de la ciudad fue tallada en níquel con empuñadura de oro, que muestra a la Virgen de Guadalupe por un lado y el símbolo de México del otro, una obra del artesano Jesús Hernández.

Publicidad

A las 18:18 Su Santidad abordó el papamóvil, mientras la banda estudiantil La Tuna de Oro, cantaban varios temas que se entonan en las escuelas de Guanajuato. Flanqueado por cuatro vehículos adelante y 12 camionetas detrás, el vehículo salió con rumbo a la Plaza de La Paz, en donde el Sumo Pontífice se encontró con el Presidente de la República y se dirigió a los niños de México y el mundo.

La última actividad del segundo día de la visita pastoral de Benedicto XVI fue recibir de parte del gobierno leonés, representado por su alcalde, Ricardo Sheffield, la llave de la ciudad, a las 20:45 horas, en una caja artesanal de piel, el Papa descubrió una llave tallada en bronce, con el escudo de León, una mota en verde, -color característico de la capital del estado-, el lema "El Trabajo Todo lo Vence", además de la imagen del santo patrono, San Sebastián Mártir.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad