Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Paola Núñez muestra profesionalismo

Pese a tener varicela, la actriz continúa grabando escenas para la telenovela "Pasión morena".
viernes 03 abril 2009
Pese a tener varicela, la actriz continúa grabando escenas para la telenovela "Pasión morena".
Paola Núñez Pese a tener varicela, la actriz continúa grabando escenas para la telenovela "Pasión morena". (Foto: Clasos.com)

La actriz mexicana Paola Núñez da muestra de su profesionalismo, pues no obstante que padece varicela y le prescribieron reposo durante dos semanas, continúa grabando aquí escenas para la telenovela "Pasión morena".

"Los médicos me dijeron que debía mantenerme dos semanas en cama, pero no puedo, necesito estar trabajando. Por fortuna ya se están secando (las lesiones) y además, la producción me está cuidando mucho, porque las veces que he salido es para grabar alguna escena y de inmediato me llevan a mi habitación", Aseguró la actriz.

Publicidad

Cuando hace una semana le diagnosticaron el virus, admitió que pensó que las grabaciones podían verse afectadas; "sin embargo, los productores (Claudio Meilán y Rita Fusaro), con toda la calma del mundo, me dijeron que no me preocupara, que se iba a solucionar".

Explicó que en Palenque, Chiapas, llevaba una semana haciendo escenas del melodrama cuando el viernes 27 de marzo "me encontré una llaga en la pierna izquierda y me la reventé; el sábado me encontré otras en el pecho y me empecé a preocupar.

"Para el domingo me despertó la comezón y cuando me vi al espejo estaba repleta de granitos. Yo pensé que era una reacción alérgica, más no que fuera varicela, pues no creí que diera de grande (29 años); entonces me llevaron con dos médicos y ambos me diagnosticaron la enfermedad", añadió. "Los productores fueron a la farmacia a comprar cualquier tipo de medicamento alópata, así como polvo de haba que fue el más efectivo. Entré al cuarto de hotel, donde nos hospedamos, y a esperar, sobre todo porque no deseamos que nadie se contagie", platicó. Paola nunca pensó que pudiera padecer de varicela, que de manera común afecta a los niños: "Nunca me dio fiebre ni me sentí decaída, sólo he tenido comezón, tanto que los primeros tres días no podía dormir".

Dijo que pudo haberse contagiado del virus durante las grabaciones en la selva de Chiapas. No obstante, se encuentra de buen humor y muy consentida por la producción y sus compañeros de reparto, quienes le regalan dulces o le traen series de televisión para que no se aburra.

La actriz mostró a Notimex que por fortuna el lado izquierdo de su rostro está libre de lesiones cutáneas; no obstante, la otra parte tiende a ser maquillada para disimularlas y se procura no enfocar ese lado al momento de hacer las tomas de cámara con un grado más de iluminación. "Es muy chistoso, porque toda la producción anda con cubre bocas, el maquillista con guantes y nadie se me acerca, lo cual aprovecho para jugar y asustarlos", anotó.

En cuanto al trabajo con Víctor González, co-estelar masculino en "Pasión morena", comentó que el actor no teme a contagiarse, porque ya padeció el virus. En ese sentido, dijo que ya han grabado escenas complejas de forcejeos.

Además, subrayó, "ha sido muy bonito el apoyo de la gente, pues no le importa que pueda contagiarla. Estábamos haciendo unas escenas en el pueblo, cuando de pronto se acercaron varias personas a saludarme y aunque los previne, a mamás con sus hijos no les importó y pidieron tomarse una foto".

Paola Nuñez fue honesta con la prensa al decir que de todo este proceso de recuperación, una de las cosas que más le aflige es que le queden marcas en su rostro. "Cuando varios de mis compañeros me mostraron sus cicatrices, dije: `­Dios mío, qué horror!", pues hubo una que me rasqué y otra seme cayó en escena. La verdad es que sí estoy muy preocupada, porque no quiero marcas en mi rostro.

"Me voy a cuidar muchísimo y a comprar una crema de tepezcohuite que me dijeron es muy buena", mencionó, al tiempo de asegurar que la varicela, aunada a la reciente muerte de su padre, lejos de deprimirla la han hecho fuerte para seguir adelante y vivir más que nunca.

"Paradójicamente me siento muy bien, con muchas ganas de vivir. Las cosas suceden y de repente tienen resultados inesperados en ti y yo más que nunca tengo unas ganas de comerme al mundo y de disfrutar lo que tengo y lo que me queda, no de preocuparme por cosas que no son tan importantes", concluyó.

Publicidad