Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Bruni y Sarkozy En biografía no autorizada

"Carla, ¿eres capaz en este momento, delante de todo el mundo, de besarme en la boca?", le dijo el mandatario francés a la modelo el día que se conocieron, según el libro de Jacques Seguèla.
"Carla, ¿eres capaz en este momento, delante de todo el mundo, de besarme en la boca?", le dijo el mandatario francés a la modelo el día que se conocieron, según el libro de Jacques Seguèla.
Nicolás y Carla "Carla, ¿eres capaz en este momento, delante de todo el mundo, de besarme en la boca?", le dijo el mandatario francés a la modelo el día que se conocieron, según el libro de Jacques Seguèla. (Foto: AP)

La historia de amor entre Carla Bruni y Nicolás Sarkozy comenzó la misma noche que se conocieron. Ese día, el ahora presidente de Francia, le propuso matrimonio a la súper modelo, se atrevió a besarla en los labios y a comparar su idilio con el de JFK y Marilyn Monroe, según publica el diario timesonline. El libro narra que Sarkozy, quien estaba recién divorciado de Cecilia Ciganer-Albéniz, le pidió ser su compañero sentimental a Bruni, al tiempo que se burlaba de las piernas de Mick Jagger, con quien la modelo estuvo saliendo durante ocho años. Todo está publicado en el cuento 'La mosca sobre la pared', de Jacques Seguèla, el amigo común de la pareja que les organizó una cita a ciegas el 13 de noviembre de 2007. Se casaron siete semanas después. Seguèla, de 75 años, publicó todos los detalles de los inicios de esta relación en una biografía no autorizada que ha visto la luz esta semana. Sarkozy, a quien Seguèla describe como un 'torbellino', es el protagonista de la historia de "un inesperado juego de seducción entre dos bestias salvajes". LA HISTORIA COMENZÓ Sarkozy le preguntó a Seguèla la posibilidad de realizar un encuentro con Carla Bruni. Se fijó la fecha. Él llegó retrasado y sin corbata. Ella despampanante como siempre. El comportamiento de la bella modelo, dice el autor, era equiparable al de "la cazadora Diana con garras aterciopeladas". Bruni, a sabiendas de la reputación del francés, le dijo que conocía de sobra su reputación de "mujeriego". Él le respondió: "Mi reputación no es peor que la tuya, te conozco bien, te entiendo. Tú haces el amor porque nadie te hace el amor. Sé todo sobre ti porque soy como tú". La bella y la bestia dejaron el usted de las presentaciones para pasar a un íntimo tuteo. Según cuenta Seguèla, el presidente francés se giró hacia Carla, situada a su derecha, y le dijo: -Sabes, Carla, no soy un regalo. Cené con una periodista y mi obsequio fue una manada de 'paparazzi'. -En materia de revistas del corazón eres un aficionado. Mi unión con Mick Jagger duró ocho años de clandestinidad. Atravesamos todas las capitales del mundo y nunca nos sorprendió ningún fotógrafo. -Dame tu receta. -Muy sencillo. Le disfrazaba como me apetecía: barba, perilla, bigote, los peinados más locos. -Y a mí, ¿cómo me disfrazarías? Con boina vasca, una barra de pan bajo el brazo... -Encontraría algo mejor. -Pero, ¿cómo pudiste estar ocho años con un hombre que tiene unas pantorrillas tan ridículas? El conquistador un tanto serio y medio en broma retó a Bruni: -Vas a cantar en el Casino de París. Estaré en primera fila y anunciaremos nuestro noviazgo. Ya verás, seremos mejor que Marilyn y Kennedy. -Noviazgo, jamás. No viviré con un hombre salvo si me da un hijo. -En cuestión de niños ya he criado a cinco. ¿Por qué no seis? El romance comenzó pasada la medianoche, cuando Bruni puso la voz cantante a la fiesta. «Lo irreversible aconteció en ese instante de gracia. Comprendí lo que me había hecho provocar ese encuentro. Estaban programados el uno para el otro», cuenta el anfitrión de aquella velada. Nicolás Sarkkozy susurró una frase al oído de la intérprete: «Carla, ¿eres capaz en este momento, delante de todo el mundo, de besarme en la boca?». Carla y Nicolás se casaron siete semanas después del encuentro. La pareja vive en el domicilio de ella en París y no han tenido hijos.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad