Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Arturo Montiel otra vez en la mira

La revista Chilango narra la historia del asesinato de un deportista argentino, el cual nunca fue investigado por el ex gobernador y quien pudo haber estado involucrado con Maude Versini, su esposa.
La tragedia ocurrió un año y medio después de que Montiel y Versini contrajeran matrimonio en Valle de Bravo.
La tragedia ocurrió un año y medio después de que Montiel y Versini contrajeran matrimonio en Valle de Bravo.


El 21 de noviembre de 2003, en una panadería en el centro de Toluca, Estado de México, fue asesinado de un solo balazo el argentino Mario Palacios Montarcé, de 35 años, profesor de tenis de mesa del Club Toluca. Nunca se hizo una investigación sobre el caso, y aunque se manejó como el caso de una víctima circunstancial, la revista Chilango saca a la luz una serie de datos -muchos de los cuales habían ido de boca en boca en la sociedad toluqueña- que involucran en la historia al ex gobernador del Estado de México, Arturo Montiel Rojas y a su ex esposa, Maude Versini. Mario Palacios, originario de Neuquén, Argentina, llegó a Toluca ayudado por su primo Roberto Depietri, un ex futbolista de los Diablos Rojos y Pumas. Lo contrataron en el Club Toluca, una institución social y deportiva fundada por Carlos Hank González, donde pudo codearse con la clase política local.

Publicidad
"Muerte Súbita" de Digeo Enrique Osorno, está en la edición de febrero de Chilango.
"Muerte Súbita" de Digeo Enrique Osorno, está en la edición de febrero de Chilango.


Publicidad

Ahí se hizo amigo de varios argentinos, algunos ligados al futbol. Conoció al arquero del Toluca, Hernán Cristante, así como a varios empresarios; entró en contacto con la alta sociedad mexiquense, donde futbol, negocios y política eran los temas comunes para platicar. El deportista conoció a Montiel y Versini, a quien le llevaba 7 años, cuando su alumno más destacado, Fernando Serrano, recibió el Premio Estatal del Deporte. Esto significaba un reconocimiento no sólo para el niño, sino para su maestro, quien alguna vez describió a la “gobernadora” como “relinda”, y fue advertido por una amigo de no acecarse. Según fuentes, el argentino y Versini fueron vistos en Valle de Bravo juntos en varias ocasiones, una de ellas, en un complejo aledaño al Hotel El Santuario, donde Maude y Montiel se habían casado unos ocho meses antes y del cual Montiel era copropietario. Les llevaron comida personalmente y él estaba en la habitación. La segunda ocasión, en una casa en la misma localidad, mientras el entonces gobernador era anfitrión del Foro de Biarritz. Mario, a quien recuerdan sus amigos como una persona sociable, simpático y “con mucha labia”, nunca comentó a nadie si había una relación entre él y la Primera Dama del Estado de México. Dos días después de la tragedia, llegó a la Embajada de Francia Versini, con cinco meses de embarazo. Autoridades confirmaron a la revista Chilango que la joven llegó pidiendo protección pues había sido golpeada por órdenes de su esposo.

Chilango.com
Chilango.com

Publicidad

En algunos círculos toluqueños se comentaba que los gemelos que esperaba Versini no eran de Montiel sino del profesor de ping pong. El caso fue archivado y no se hizo ningún tipo de investigación que pueda inculpar a Montiel o a cualquier otra persona por el brutal asesinato. El artículo completo está disponible en la edición de febrero de la revista Chilango o descarga el pdf aquí .

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad