Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Michelle habla por primera vez de su papá

La primogénita del Rey le hizo saber a su papá, a través de Quién, lo que sentía y lo que pensaba de él en el 2005, antes de que Luis Miguel aceptara su paternidad.
La primogénita del Rey le hizo saber a su papá, a través de Quién, lo que sentía y lo que pensaba de él en el 2005, antes de que Luis Miguel aceptara su paternidad.
Michelle Salas La primogénita del Rey le hizo saber a su papá, a través de Quién, lo que sentía y lo que pensaba de él en el 2005, antes de que Luis Miguel aceptara su paternidad. (Foto: Atonatiuh S. Bracho)
La portada en donde posó Michelle Salas y habla de su papá, se publicó en diciembre del 2005.
La portada en donde posó Michelle Salas y habla de su papá, se publicó en diciembre del 2005.


Sólo tenía 16 años pero aceptó platicar de lo que había sido por mucho tiempo un secreto a voces en el medio del espectáculo: que es la hija del Sol y Stephanie Salas.

Aquí el texto íntegro de la portada de diciembre del 2006.

Publicidad

De primera impresión es una niña, pero la visión que tiene de la vida demuestra una madurez de adulto. Su carisma prevalece sobre cualquier otro rasgo y su sonrisa se convierten en la seña de identidad que no deja lugar a dudas de quién es su padre. Nació el 13 de junio de 1989 a las 6 p.m. en el Hospital Español de la ciudad de México.

Como buena Géminis es fascinante, inteligente e independiente, tanto que tomó la decisión de abrirse de capa con Quién para hacerle saber a su padre y al mundo su sentir hacia él: “Ya no quiero que me compadezcan por ser la hija no reconocida de Luis Miguel cuando él sabe que existo.” En un momento coyuntural en el que se comenta que Luis Miguel y su novia Aracely Arámbula esperan un bebé y a punto de que el cantante empiece sus presentaciones en México en enero de 2006, Michelle alza la voz. ¿Cómo recuerdas tu infancia? Súper padre, llena de travesuras y con muchísimos viajes y regalos. Las Navidades la pasábamos todas juntas en casa de mi abuela Pinal. Fui una niña rodeada de cariño. Cuéntanos, por ejemplo, un cumpleaños. Me festejaban todos. Me llevaban la feria entera al jardín de la casa, regalos sorpresa, era increíble. Un día me disfrace de Bella, la de la Bella y la Bestia.

¿Cuál ha sido tu regalo preferido? Todo lo de las Barbies: la casa, el crucero, el coche… También amaba las películas de Disney. La Sirenita, Blanca Nieves y los Siete Enanos me encantaban.

Entonces ¿eras una joven muy consentida? Sí, cañón. Pero es lógico: soy la primera hija, la nieta más grande, la única bisnieta de Silvia Pinal. De chiquita me la vivía en cruceros y a los cinco años me llevaron a París, Londres, España… ¿Tuviste mascotas? Muchos perros dálmatas. Mi mamá se trajo uno de Nueva York, lo cruzaron y nacieron ocho cachorritos. Mi preferido se llamaba Elvis y le sacó un ojo al perrito de mi abuela Pinal. Le tuvieron que poner un ojo de canica. También tuve pescados que siempre se me morían, una rana que se me escapó y tortugas que siempre se comían los perros. Lo único que nunca me dejaron tener fue un conejo porque mi mamá no quería. Platícanos la travesura más grande que hayas hecho, por la que te pusieron el peor castigo. Siempre me ponían castigos pero nunca me los cumplían porque me portaba perfecto una semana y se les olvidaba lo que había hecho. De lo más grueso que he hecho fue agarrar un coche de la casa y chocarlo. Eres una chica muy tenaz y rebelde. Cuando me propongo algo lo logro. Por ejemplo, si en una tienda veo algo y en ese momento no lo puedo comprar, lo aparto y como sea consigo el dinero y regreso por él. Lo malo es que quiero muchas cosas en mi vida y no concreto nada, dejo todo a medias.

¿Cuál consideras tu peor defecto? Soy muy berrinchuda y me frustro con facilidad. Si me dicen que nos vamos de viaje y no vamos, me pongo mal. Siempre me han dado todo. También odio que no me dejen hablar. No soporto cuando un maestro o mi mamá me regañan y no me escuchan.

Publicidad

¿Cómo es la relación con tu mamá, Stephanie Salas? Buena, nos llevamos bien aunque ella ha tomado su rumbo y yo el mío y queremos y hacemos cosas diferentes. Me siento más ligada a mi abuela Silvia Pinal (aunque es su bisabuela, le dice así de cariño). La llegada de tu hermanita Camila luego de siete años ¿fue difícil? Sí, algo cambió con mi mamá cuando ella nació, pues a pesar de que yo estaba chica, era muy celosa y Camila acaparó toda la atención; todo era para ella pero… ya nos llevamos bien. ¿De quién es hija Camila Balero Salas? Sin comentarios… No sé, bueno si sé pero… no me gusta hablar de ese sujeto. Es curioso, ninguna de las dos salimos a mi mamá. Mi hermana y yo somos de cabello más güero y más morenonas. El talento artístico te viene de familia: tu abuela (Silvia Pasquel), bisabuela (Silvia Pinal), mamá (Stephanie Salas), tía (Alejandra Guzmán) y papá (Luis Miguel). ¿Piensas continuar con la tradición? No quiero entrarle a nada de eso pues me parece importante prepararme. Si me meto en el rollo del espectáculo me voy a enganchar y ya no me voy a poder zafar. Sé que me viene de sangre, sin embargo me gustaría dedicarme a la arquitectura o el diseño. Los negocios también me atraen. ¿Con qué sueñas? Con tener una familia sólida, no una de mentirita; con no dejar las cosas a medias en mi vida; con casarme y no divorciarme, ¡ah! y no quiero depender de mi esposo.

Suenas muy independiente. Sí. Voy a hacer primero lo mío y una vez que esté establecida conoceré a alguien que también tenga sus cosas, porque tampoco voy a mantener al güey. Y no quiero una pareja famosa. No me gusta agarrarme de la fama de nadie. Digamos que deseo romper con la cadena de relaciones no fructíferas de todas las mujeres de mi familia. ¿Hay algo de tu vida que cambiarías? No la cambiaría, le agregaría cosas. Me hubiera encantado que mi mamá estuviera casada y tuviera un matrimonio de años… y bueno, obviamente saben lo que le agregaría.

A sus 16 años aceptó hablar de su papá, Luis Miguel, con la revista Quién.
A sus 16 años aceptó hablar de su papá, Luis Miguel, con la revista Quién.

Publicidad

Papá Luis Miguel ¿Qué ha implicado ser hija de Luis Miguel? Luchar porque todo mundo me vea como persona porque siempre he sido “Michelle la hija de...”Es horrible que la gente se secretee a mis espaldas: “Mira, ahí va la hija de Luis Miguel.” Ya saben que soy hija de Luis Miguel, no se traumen. Voy a ser una viejita y seguiré siendo la hija viejita de Luis Miguel (ríe). ¿Cómo y cuándo te enteraste de quién es tu padre? Creo que tenía como tres años… De la edad exacta no me acuerdo. Mi mamá me lo dijo cuando consideró que ya tenía conciencia para comprender las cosas. ¿Recuerdas qué sentiste? Fue raro, pero a la vez entendí que tarde o temprano debía saberlo. De chiquita no lo asimilas, por eso cuando me decían “vas a ir a casa de tu papá” o “mira lo que te mandó”, me parecía padre. ¿Sigues visitándolo y recibiendo obsequios de su parte? No. Dejé de verlo como a los seis años. Obviamente tengo orgullo. No me importa que me dé regalos, todo lo que he querido material lo he tenido por parte de mi abuela, mi bisabuela, mi tía y mi mamá. ¿No te falta nada en la vida? Claro que me ha faltado. No puedo decir que soy la niña más feliz, pero no me gusta hacerme la mártir ni andar como víctima por la vida. En enero Luis Miguel dará conciertos en México, ¿irás? No voy a pagar ni un peso para verlo en concierto. Si me invitan o me manda boletos, no pierdo nada yendo, pero no voy a gastar tres mil pesos para ver a Luis Miguel en primera fila. ¿No eres fan de tu papá? No, lo veo de manera diferente. Puede haber mucha gente que pague miles de pesos por una entrada y se forme horas para conseguirla, yo jamás lo haré. Si quiere que vaya, que me invite.

Aquí con su mamá, Stephanie Salas, en Acapulco en 1998.
Aquí con su mamá, Stephanie Salas, en Acapulco en 1998.

Publicidad

Pero reconoces que tiene un talento indiscutible. ¡Claro! Canta muy bien y desde chiquito tiene una voz maravillosa. Sea lo que sea y tenga los errores que tenga, esa voz no se le quita nadie. Y si cantar es lo que lo hace sentirse completo, bien por él. ¿Sigues la vida de tu papá a través de los medios? Me entero de algunas cosas, aunque no a detalle. Sé que ha salido con la mitad de las mujeres de México, América y Europa. Y es que es imposible ignorarlo cuando lo veo hasta en la almohada. Tendrás una opinión acerca de las parejas que ha tenido tu papá. ¿Eres celosa? Celosísima. Pero es su vida, son sus gustos y no los voy a juzgar. Ahora, sí ha habido algunas de sus novias que digo “mis respetos” y hay otras que me pregunto “¿cómo puede ser?” Myrka Dellanos, ¿te gustaba? Era muy guapa y me parecía una mujer inteligente. Lo malo era que tenía una hija. Cuando me enteré sí pensé: “¿Qué, qué?” Aunque tampoco puedo pedir esos derechos, no tengo nada concreto. Ha tenido parejas súper guapas pero últimamente ha bajado de nivel. ¿Lo dices por Aracely Arámbula? ¿Qué te parece ella? Definitivamente no ha sido de las mejores. No sabía nada de ella más que salió en la telenovela Amigas y Rivales y fue hasta que apareció en Quién que supe quién era. Digamos que no tengo comentarios. No me interesa conocerla ni me preocupa. Se rumora que está embarazada. (Luego de un largo silencio) Espero que no. Sería muy fuerte que mi papá tuviera otra hija. Si estuvieras frente a frente con Luis Miguel, ¿qué le dirías? Regresa 16 años. ¿Crees que él imagina lo que sientes y piensas? A ver, su familia tampoco es muy sólida que digamos, y por lo mismo entiende lo que siento y cómo me siento, porque ha estado en mis zapatos.

¿Qué le pides a tu papá? Que reflexione y se dé cuenta de que así como se siente él con lo que le hizo su papá, habemos gente alrededor. Que aunque todo el mundo lo admire y sea el Sol de México, sus actos repercuten en los demás. No le pido una vida, sólo quiero que me dé cinco minutos para explicarme sus razones. Que me diga qué pasó y ¡ya!, porque escucho versiones de todos lados: de mi mamá, de mi abuelita… y eso me frustra, porque ¿a quién le creo? Él nunca ha aceptado su paternidad. Por favor… Él me ha visto. ¡Claro que me ha visto! Claro que sabe que existo, y sé que no debería estar diciendo estas cosas, pero yo sí tengo los pantalones para hacerlo, y mira que soy más chica… Creo que si yo puedo, él también. ¿Por qué crees que ha manejado así las cosas? Porque le importa más su fama y sus mujeres, pero las mujeres no se le van a ir porque yo esté. No se va a poner feo ni le voy a sacar arrugas. Lo invito a que piense si está seguro porque al ratito puede ser demasiado tarde. Se comenta que eres la hija a la que nunca ha visto. Ya no quiero que me compadezcan por ser la hija no reconocida de Luis Miguel cuando él sabe que existo. A lo mejor no está listo para encontrarse conmigo. ¿Hay algo más que Luis Miguel deba saber? Que a las palabras se las lleva el viento. Los actos los vi durante unos años y luego nada. Quizá por eso dejo todo a medias en mi vida. El hecho de que sea el Rey no quiere decir que lo que haga va a estar bien. El dinero y la fama no lo son todo. Al ratito que Luis Miguel esté viejito ¿a quién crees que va a tener a su lado? ¿ Aracely Arámbula va a estar ahí? Por supuesto que no. Que reflexione, piense las cosas y… se lo dejo a su criterio.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad