Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Britney durmiendo con el enemigo

La cantante de 26 años, acostumbrada a traer un séquito de fotógrafos siguiéndola, decidió empezar una relación con un paparazzo.
martes 22 enero 2008

La última de Britney: el domingo 23 de diciembre la ex reina del pop decidió ir a cenar al Taverna Tony, en Malibú, California. Todo parecía marchar bien hasta que Spears salió del restaurante e intentó tomar unas fotos de un mural tapizado de grafitti, pero la presencia de los paparazzi le impidió cumplir con su cometido. La cantante se puso furiosa y aventó su cámara contra el coche de uno de los fotógrafos que tanto suelen incomodarla. Luego se dio la media vuelta pero regresó para recoger la tarjeta de memoria donde tenía almacenadas algunas fotos.Los testigos de la explosiva escena se sorprendieron aún más cuando vieron a Britney entrar al coche de Adnan Ghalib, un paparazzo que la ha seguido desde hace años. El fotógrafo inglés de origen musulmán, se supo después, la llevó a su casa para que se cambiara de ropa. El atuendo elegido fue un mini vestido de leopardo y una peluca rosa. Pasaron varios minutos y ambos llegaron al Hotel Península. Arribaron por separado, cada uno por su lado, pero pasaron la noche juntos.

A las cuatro de la madrugada Adnan salió por cigarros pero regresó rápidamente a la habitación. Poco después, a las nueve de la mañana, ella dejó el cuarto para reunirse con sus hijos en una visita previa a la Noche Buena.

Publicidad

EL POLà?MICO ROMANCEMedios estadounidenses aseguran que la relación entre Spears y Ghalib surgió tiempo atrás, pero con la huída del Taverna Tony el asunto comenzó a estar en boca de todos. La noticia corrió como lumbre: Britney tiene novio paparazzo. El odiado gremio del que la cantante suele esconderse tenía a uno de los suyos en la alcoba de la mujer más fotografiada de los últimos años.

El 2 de enero Britney y Adnan se registraron en el hotel Le Parker Meridien, y cinco horas más tarde abandonaron la suite de mil 200 dólares por noche. Un día después, la cantante fue llevada al área de psiquiatría del hospital Cedars-Sinai luego de que se encerrara en su domicilio con sus hijos, negándose a entregárselos a Kevin Federline, su ex pareja, quien tiene la custodia de los menores luego de que un juez determinó que su estilo de vida era incompatible con los cuidados que una madre debe tener con sus hijos. Tras varios intentos de resolver el problema, el guardaespaldas de Federline llamó a la policía y a los bomberos, quienes tuvieron que sacarla de su casa amarrada a una camilla y en condiciones sumamente deplorables. La estrella se encontraba desorientada y bajo el efecto de sustancias que hasta el momento se desconocen, aunque parece ser que pudo haber consumido éxtasis.

Luego de que Britney fue dada de alta, hicieron un viaje relámpago al exclusivo hotel Rosarito Beach, en Ensenada, México. A las tres de la tarde del 9 de enero se registraron en una suite. Recorrieron las instalaciones, disfrutaron de la alberca y se fueron de shopping. Ella compró una bolsa imitación Gucci y una color naranja y un rosario que le obsequió a su novio.

Uno de los empleados del hotel declaró a la revista People que la cantante estaba muy seria, que andaba en fachas y que no traía puesto maquillaje. Luego de una noche en playas mexicanas, la cantante regresó a su escandalosa vida en Los Ángeles: el 11 de enero se le vio en una agencia de la Mercedes Benz con el vestido que usó el día de su boda con Kevin Federline. Britney y Adnan parecían estar interesados en comprar un coche deportivo y la prensa especuló que podría tratarse de un regalo de la cantante al paparazzo, quien suele moverse en un auto rentado. El empleado de la agencia, no obstante, dijo que nada lo hizo sospechar que Spears estuviera dispuesta a pagarlo.

¿AMOR SINCERO?Adnan se mudó a Estados Unidos en 1996 y desde hace un año se encuentra separado de su esposa Azlynn Berry, quien se ha negado a comentar sobre el nuevo romance de su ex. El fotógrafo trabaja para la agencia FinalPixx y ha estado siguiendo a la ex princesa del pop por varios años logrando hacerse de una buena cantidad de dinero al fotografiarla en sus múltiples escándalos, tanto que, aunque hoy lo niega, en su momento declaró a la cadena abc que al año ganaba 200 mil dólares por las fotos tomadas a Spears.

Para muchos es sospechoso que la agencia de fotos del nuevo novio de la cantante, Finalpixx, ha estado vendiendo imágenes exclusivas de ambos. Algunos medios han dicho que Adnan le ha dado el pitazo a sus colegas paparazzi acerca de los sitios a los que acude con la polémica cantante. Y aunque Britney quizá sea la figura mediática más difícil de esconder, la facilidad con la que la han encontrado los fotógrafos del espectáculo hace pensar que el novio actual â??hasta el cierre de esta ediciónâ?? podría traer plan con maña.

Publicidad