Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Unorthodox: el libro que inspiró la serie, aquí las reflexiones de su autora

Como motivo de la publicación de su biografía en español, asistimos a la rueda de prensa virtual de Deborah Feldman, la autora de Unorthodox, cosa que nos permitió conocer su historia más a fondo.
miércoles 15 julio 2020
Deborah-Feldman
Deborah Feldman

Tuvimos la oportunidad de asistir a la rueda de prensa virtual con Deborah Feldman, la autora de Unorthodox, mi verdadera historia. Para los que no lo saben, este es el libro de las memorias en las que se basa la exitosa serie de Netflix, Poco ortodoxa, y la cual nos enganchó TANTO que la devoramos en un sólo día.

En el libro, Deborah plasma su historia como miembro de los satmar, una comunidad de judíos ultraortodoxos de Williamsburg (Brookling, Nueva York) en la que existe un estricto código de normas que rige desde el idioma, la forma de vestir, la lectura hasta las personas con las que se les permite relacionarse. Para la autora, todo esto cambió a los 19 años, cuando dio a luz a su hijo y entendió que debía encontrar para ambos, un camino hacia la libertad. Fue en ese momento, cuando nació la idea de escribir su ahora ya famoso libro. La publicación de su biografía en español (Lumen) fue la excusa para conocer más a fondo a la escritora así como algunas de las reflexiones a las que ha llegado después del éxito de su relato.

Publicidad

¿Por qué escribiste el libro?
Deborah: Cuando era adolescente me encantaba leer, siempre tuve la fantasía de convertirme en escritora, por mucho tiempo dejé de pensar en eso. Una vez que asistí a la universidad empecé a leer literatura mucho más seria así como memorias, decidí que algún día iba a escribir algo. Tiempo después nació mi hijo, y tuve claro que debía prepararme y hacer una estrategia para salir de mi comunidad, visité varios abogados, algunos me dijeron que lo mejor era esperar a que mis hijos crecieran pero no me rendí. Luego conocí a un abogado que me dijo que ninguna estrategia legal me funcionaría y que debía de apostar por la publicidad. Necesitaba una forma a través de la cual se hablara de mi caso por meses. Decidí, entonces, escribir mi historia antes de abandonar la comunidad, mi libro se convirtió en mi puerta hacia la libertad, lo escribí con mucha presión, sin tiempo de reflexionar y sabiendo que era la forma en que mi hijo y yo íbamos a sobrevivir, por eso está escrito en tiempo presente porque era la manera de plasmar mis circunstancias y su inmediatez.

Tu exmarido también abandonó la comunidad, ¿cuál crees que es la diferencia esencial entre su experiencia y la tuya?
Deborah: Evidentemente él no necesitó escribir un libro para irse, él se podía ir cuando quisiera y vivir su vida, nadie se lo impedía, él no tuvo que atraer atención ni vender la historia de su vida para sobrevivir. No le culpo de nada, incluso cuando estábamos peleando por la custodia de nuestro hijo, yo sabía que no me enfrentaba a él sino a su familia y a toda la comunidad. Conseguí la custodia de mi hijo y mi libertad pero eso lo logré gracias a mi libro, de lo contrario hubiera sido una historia más sobre una mujer que decidió irse de la comunidad y perdió a su hijo en el intento.

Cuando me fui, eran muy pocas las mujeres que lo habían hecho, no tenía ningún modelo de éxito que seguir, los hombres sí lo tenían y en el caso de que quisieran volver, se les permitía. Para mi esposo fue más fácil, él solo tomó la decisión y se fue, para mí no fue el caso, por supuesto sé que lo dejé y que puse su vida patas arriba pero estoy contenta de que gracias a que yo tomé la decisión de irme, él también pudo hacerlo después de cuatro años de que me fui, él tiene una esposa e hijos. ¿Soy un ejemplo para las demás? No lo sé, no todas las mujeres pueden escribir un libro, por supuesto que se pueden ir pero hay consecuencias y pérdidas.

boda-deborah-eli.jpg
Boda Deborah y Eli

Tu libro se publicó en el 2012, ¿cómo fue revivir las críticas y fantasmas después de que se publicó la serie?
Deborah: Las críticas hoy son muy distintas, en primer lugar porque hay una diferencia muy grande entre lo que es un libro y una serie, la serie es una especie de historia ficticia inspirada en hechos reales y está trabajada por muchas personas. Cuando se publicó mi libro no estaba preparada para el éxito que iba a tener, fue muy intenso, mi comunidad nunca se había enfrentado a una situación como esta y su rabia ayudó a generar más curiosidad en mi libro.

Ninguna mujer había relatado cómo era salirse de una comunidad ortodoxa, escribí sobre muchos temas que nunca se habían tocado (como las leyes de la pureza y sus rituales), me convertí en una especie de demonio para ellos, similar a Hitler o Goebbels porque pensaban que estaba difundiendo propaganda antisemita. Ahora que se publicó la serie, hicieron todo lo contrario, se mantuvieron en silencio, no la criticaron.

Publicidad

¿Qué crees que en el fondo hizo que tú te pudieras rebelar y que tus compañeras no lo tenían?
Deborah: Creo que eso es lo que trato de responder en el libro, por eso lo escribí: quería conseguir una forma de escapar. También sé que me ayudó tener “un ejemplo psicológico”, mi mamá se había ido y yo si pude preguntarme: “¿dónde está mi madre?”, “¿qué hace?”, los demás no tenían esa referencia. Esa circunstancia también generó la imposibilidad de estar en una comunidad que no me permitía encajar, era la hija de un matrimonio fracasado y me trataban como si no fuera parte de la comunidad, claro que esto me llevó a hacerme preguntas. También, el hecho de que empecé a leer me ayudó a reflexionar y a preguntarme qué quería.

¿Consideras que a través de tu historia has inspirado a otras mujeres de la comunidad ortodoxa a decidir?
Deborah: Evitaría utilizar esos términos porque no estoy sola. Formo parte de una red internacional que se ha ido de la comunidad, estamos hablando de miles de personas hoy en día que lo han hecho, todos los relatos suman y sirven de referencia.

libro-unorthodox-españolX.jpg
Unorthodox, mi verdadera historia de Deborah Feldman

¿Qué fue lo más complicado de asumir después de haber abandonado tu comunidad?
Deborah: Cuando uno se va, no tiene educación, conexiones ni trabajo, no tienes conocimiento sobre cómo funciona el mundo y tienes que crear nuevas relaciones, sobrevivir, aprender lo que es una cuenta bancaria, cómo pagar impuestos, etcétera. Lo más difícil es la supervivencia financiera, los primeros tres años vivió en una enorme pobreza. Por otro lado, cuando uno deja la comunidad, pierde su identidad, la comunidad siempre decide quién eres, eso eso lo que produce una crisis verdadera. ¿Cómo hace uno para sobrevivir cuando uno no tiene identidad y tiene que reinventarse?, ¿cuáles son tus creencias?, ¿dónde es tu casa? Esas son preguntas que puedes tardar mucho en responder, en ese periodo a veces, da la sensación que la muerte es la única cosa que tienes seguro en la vida.

Para mí fue fundamental el que yo tuviera un hijo, él me daba identidad, yo era la madre de mi hijo, tenía cosas que hacer, un sistema de creencias en el que yo sabía que mi hijo merecía otra vida. Mi carga se convirtió en mi bendición y yo sobreviví gracias a mi hijo.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad