Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Una fantasía llamada Hollywood ¡Qué ironía!

La nueva serie de Ryan Murphy para Netflix intenta indagar en los vicios y manías de Hollywood pero, al final, decepciona.
HOLLYWOOD_106_Unit_00501RC.jpg
Darren Criss, Jeremy Pope, David Corenswet y Jake Picking,

En el dorado ambiente cinematográfico de los años 40, el productor Ryan Murphy ambienta su segundo proyecto para la plataforma de streaming Netflix con quien tiene un contrato por 300 millones de dólares. ¿Qué se puede esperar de un show titulado Hollywood? Quizá todo, quizá poco. La parafernalia y el glamour, o lo mezquino. Visitar la tierra de los sueños. Pero entre vivir una fantasía y pisar el terreno de lo absurdo, la línea es breve.

La serie disponible ahora en línea cuenta las historias de un grupo de jóvenes indiscutiblemente talentosos que se lanzan a la carrera por alcanzar sus sueños, dispuestos siempre, a saltar cualquier obstáculo y ver sus nombres en las gran pantalla y acariciar un premio Oscar. Sin el afán de ser reduccionistas, aquí está la premisa de la serie.

Publicidad

La serie toma algunos aspectos reales y verificables de la década como el suicidio de la actriz Peg Entwistle quien se aventó de la letra H del emblemático letretero de Hollywood y en el que se basa el guión de la película que los personajes quieren realizar; una metáfora, dicen, de lo que es la fama. También la historia de Scotty Bowers , un hombre que atendió una gasolinera que era punto de prostitución en Hollywood y de quien los creadores toman inspiración y presentan este espacio en el que convergen los personajes principales.

Es claro suponer que no todos los hechos corresponden con la realidad, que en gran medida los personajes y las situaciones están a disposición de la historia que los creadores quieren contar. Los personajes principales son ficticios y por más que busquemos su espejo en la vida real no existen. Aquí viene uno de los primeros problemas de la serie: las personas que sí tienen un lugar en la historia de esa industria y que merecerían, por sí mismos una visita seria, solo están al servicio de una fábula.

HOLLYWOOD_107_Unit_01702RC.jpg
Michelle Krusiec en el personaje de la actriz de origen chino Anna May Wong.

Hattie McDaniel, la primera actriz afroamericana en ganar un premio Oscar y que fue víctima de actos racistas en plena premiación y que en la ficción tiene una tenue participación interpretada por Queen Latifah o, incluso el mítico Rock Hudson quien es presentado como un actor mediano e ingenuo.

Los episodios de apertura prometen pero el resto de la serie se desmorona al caer en su propia trampa. Al principio nos alerta y da señales de que tomará el camino de develar los vicios, la corrupción y la coerción sexual que ha aceitado la maquinaria de la industria por siglos.

Publicidad

Este aspecto es encarnado por el actor Jim Parsons que da vida a un agente de talentos de nombre Henry Willson. Según los relatos, acostumbraba a hostigar sexualmente a los jóvenes aspirantes a actores que representaba. En la ficción que plantea Murphy, este personaje sórdido que al final busca redención y reivindicación.

HOLLYWOOD_103_SG_00001R.jpg
Jim Parsons quien da vida a un agente de talentos de nombre Henry Willson.

Después de #MeToo y con un Harvey Weinstein purgando una sentencia de 23 años por las acusaciones de acoso sexual en su contra, el espectador esperaría que cualquier intento de llevar a la ficción las conductas inapropiadas en los entretelones de la industria del entretenimiento fueran mucho más arriesgadas. Mayor audacia en señalar a los acosadores sin miramientos.

Intentando entender qué pasa con Hollywood, suponemos que los realizadores buscan darle un final alternativo a la realidad. Un “qué hubiera pasado” si alguien hubiera sido tan valiente hace cinco décadas de levantar un proyecto en contra de la corriente. pero el resultado es poco audaz al contrastarlo con la actualidad de esta industria en la que aún hay ausencias étnicas y de raza en sus galas y donde las mujeres aún luchan por el reconocimiento.

Un intento por desentrañar al monstruo diluida por Hollywood mismo. Y qué es Hollywood si no una mezcla de cinismo y sordidez con exuberante belleza física.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad
Publicidad