Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Limpiadores faciales: cómo escoger y usar el adecuado

Tu rutina de belleza no puede estar completa sin un limpiador ideal para tu tipo de piel. Te decimos cómo seleccionarlo y sobre todo cómo usarlo.
martes 17 noviembre 2020
Eiza
Eiza González

Desde pequeños nos han enseñado la importancia de la higiene en nuestro cuerpo, pero nunca nos dijeron que hay zonas que se deben cuidar con ‘pinzas’ e intensificar su cuidado conforme vamos creciendo.

Una de estas partes es nuestro rostro, que lidia diariamente con diversas situaciones, la primera es que secreta grasa por sí mismo, es la parte más expuesta a la contaminación de la ciudad y a parte aplicamos químicos externos como nuestro maquillaje, por si fuera poco ahora también tiene que combatir con las posibles bacterias que se puedan alojar en nuestro cubrebocas , ¿de verdad basta con la ducha y el desmaquillante?

Publicidad

La forma de ayudar a la piel de la cara a salir victoriosa en el día a día es algo básico y súper fácil: lavarla diario, pero no con nuestro jabón de ducha que a veces nos podría irritar, se debe hacer con un producto que cuide y proteja.

El limpiador facial es uno de los mejores aliados para lavar el rostro, pues elimina el sudor, sebo, impurezas, células muertas y bacterias. Además hidrata la piel, la deja suave y ayuda a que los productos que apliquemos con nuestra beauty routine, penetren mejor y surtan un mayor efecto.

Antes de adquirirlo, debes conocer bien tu tipo de piel; si la tienes seca lo más adecuado es que utilices limpiadores lechosos, ya que además de limpiar nutren la piel sin pelarla y apoyan suavemente la barrera cutánea. Si tu piel es grasa, utiliza un limpiador en gel, ya que genera esa sensación de un rostro impecable, fresco y no altera el manto ácido. Para las mixtas, y si no estás segura de cuál es tu tipo, opta por las texturas mousse, que ayudan a liberar los poros de las impurezas del maquillaje de una forma suave.

Publicidad

Nuestra recomendación es que si tu piel es demasiado sensible, escojas productos que no contengan ingredientes que puedan irritarte, como perfumes o bastante alcohol, opta por sustancias que calmen y suavicen como aloe vera y manzanilla.

Aplicarlo es sencillo, basta con colocar producto entre las palmas de tus manos para que hacer espuma y aplicarlo sobre el rostro húmedo o mojado para posteriormente masajear en movimientos circulares, con especial atención en la zona T y aletas de la nariz, puedes llevarlo hasta el cuello y para retirar basta con aplicar basta agua tibia y secar a golpecitos, nada de estirar la piel.

Si tu pregunta es si va antes o después de desmaquillar, la respuesta es hacerlo después, para que el limpiador termine de llevarse todos los restos y los siguientes productos puedan penetrar con facilidad en tu piel, si no te maquillas, o no lo hiciste ese día, solo utiliza el limpiador sobre tu cara semi húmeda, pero jamás te vayas a dormir con la cara sucia. Recuerda que por las mañanas también es importante hacerlo para eliminar el exceso de sebo producido en la noche.

Si ya lo tenías contemplado dentro de tu skin routine, es todo un acierto, pero si no, es momento de que lo comiences a utilizar y ¡no saltarlo nunca!

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad