Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

No te laves la cara en la regadera ¡Te tenemos la razón!

Si esto es parte de tu rutina, entérate porqué no beneficia tu piel.
miércoles 08 abril 2020
NURPHOTO + GETTY IMAGES

Muchas veces seguir una rutina facial diariamente no es tarea fácil y mucho menos cuando no conoces bien lo que hace cada paso por tu piel. Aún cuando es necesario pasar por diferentes etapas para terminar tu ritual de me-time, existen claves sencillas que debes aplicar sí o sí.

Una de estas podría ser la de lavarse la cara, pero con tantos métodos para hacerlo se puede dudar entre utilizar las populares toallitas, los geles limpiadores, los bálsamos o los tónicos faciales.

Publicidad

Justamente el hecho de que existan tantos métodos no significa que sean correctos. La manera comprobada para retirar de mejor manera los restos de suciedad en el rostro es con agua micelar o con algún tónico para el cuidado de la piel.

Muchas personas tienen la costumbre de dedicar el tiempo de la ducha a limpiarse la cara, sin saber que este es un paso que definitivamente debes dejar fuera, si buscas cuidar realmente la piel ¿El motivo? El tratamiento del cuerpo y del rostro debe ser siempre por separado.

Sobretodo porque el cuerpo tiene la capacidad de tolerar temperaturas más altas que el rostro y, justamente, ese calor del agua caliente en la regadera puede causar enrojecimiento e inflamación, además de irritar y deshidratar.

Publicidad

Utilizar agua tibia para tu rutina de skincare te evitará problemas innecesarios. Ya que, si tienes piel seca, estas temperaturas tan altas impedirán que tu produzca los aceites necesarios y si es más grasosa se crearán más de los debido.

Así que en tu próximo baño, asegúrate de usar el agua un poco más fría o espera a salir para lavarla adecuadamente.

Publicidad
Publicidad