#Columna B You: El desafío de perdonar

Ofrecer perdón y perdonar es una tarea difícil y otras muy valiente. Aquí te digo qué son esas cosas que te impiden hacerlo y cómo lograrlo.
Ofrecer perdón y perdonar es una tarea difícil y otras muy valiente. Aquí te digo qué son esas cosas que te impiden hacerlo y cómo lograrlo.
 Ofrecer perdón y perdonar es una tarea difícil y otras muy valiente. Aquí te digo qué son esas cosas que te impiden hacerlo y cómo lograrlo.  (Foto: iStock)

Nota del editor: Bárbara Barragán es psicoterapeuta especialista en Análisis Existencial y Logoterapia. Ha encontrado su camino y sentido de vida acompañando a otros a encontrar el suyo. Atiende terapias en su consultorio particular, imparte cursos y talleres sobre Logoterapia; y es docente en SMAEL (Sociedad Mexicana de Análisis Existencial y Logoterapia) donde forman nuevos psicoterapeutas.

***********

En la columna de la semana pasada hablé sobre cómo las emociones tales como: ira, rencor, tristeza, entre otras, pueden enfermar al cuerpo o bloquear la salud, del mismo modo el no soltar asuntos del pasado o el no perdonar.

A veces, perdonar es fácil y otras es una decisión muy valiente, pero en ambos casos el resultado proporciona paz en el corazón, felicidad y libertad para continuar creando relaciones más sanas con otros y contigo mismo. El perdón es una señal de curación que te permitirá nuevos comienzos contigo mismo y con el mundo.

Por eso, hoy les quiero hablar sobre el perdón y lo que no significa. Y para empezar nos debe quedar claro que el perdón no es algo que suceda inmediatamente y de un día para otro ya que supone entender y aceptar primero que nada la imperfección humana, aceptar los errores y tomar conciencia de la importancia de desarrollar la compasión.

Muchas veces son las voces del pasado las que nos impiden estar presentes en el ahora, es decir si te pierdes en la rabia, el rencor, la culpa y la vergüenza te estancas emocionalmente y pierdes tu poder en el presente, en el aquí y en el ahora.

Y te tengo noticias: al perdonar te liberas de otros, del pasado y dejas las cargas de ser siempre la vícitma. Por eso es importante ser paciente con uno mismo y perdonarse.

Esta tabla te puede ser de gran ayuda para entender qué sí y qué no es el perdón.


El perdón, qué sí es y qué no es.
 El perdón, qué sí es y qué no es.  (Foto: Cortesía)

Una vez que tengas identificados estos puntos puedes proceder a la terea de esta semana que es:

1) Busca un momento a solas en el que te sientas en paz. Ten a la mano papel y pluma.

2) Cierra los ojos y tómate unos minutos para pensar que trae a ti la simple sugerencia de perdonar alguien. Nota si te sientes cómodo y continúa buscando en la mente una persona o momento que consideres causa de algún sufrimiento.

3) Respóndete:

- ¿Cómo te sientes ante la idea de perdonar a esa persona o situación?

- ¿Qué significa para ti perdonarla?

- ¿Qué tendrías que hacer para perdonarla?

4) Escribe tus respuestas y déjate sorprender por ellas.

5) Date tiempo, se paciente y permítete sanar soltando.

Y recuerda que cuando perdonas, no cambias el pasado... cambias el futuro.

Nos seguimos leyendo.

Contacto de Bárbara Barragan D.:

Facebook: B You

Mail: byou.psicoterapia@gmail.com

Otros textos que te pueden interesar

- ¿Cómo eliminar enfermedades provocadas por la mente?

- Descubriendo el sentido de la vida

- Aprendiendo a ver lo que sí tienes

- Conociendo a tu diosa interior

- Aprendiendo a poner límites ante las personas tóxicas

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas