#Columna B You: Descubriendo el sentido de tu vida

A través de descubrir esas cosas que hacen increíble tu día, podrás darte cuenta que tu vida es más especial de lo que creías.
A través de descubrir esas cosas que hacen increíble tu día, podrás darte cuenta que tu vida es más especial de lo que creías.
 A través de descubrir esas cosas que hacen increíble tu día, podrás darte cuenta que tu vida es más especial de lo que creías.  (Foto: iStock)

Nota del editor: Bárbara Barragán es psicoterapeuta especialista en Análisis Existencial y Logoterapia. Ha encontrado su camino y sentido de vida acompañando a otros a encontrar el suyo. Atiende terapias en su consultorio particular, imparte cursos y talleres sobre Logoterapia; y es docente de la especialidad de Logoterapia para la formación de nuevos psicoterapeutas.


Alice in Wonderland
 Alice in Wonderland  (Foto: Especial)

¿Cuántas veces te despiertas sin ánimo de levantarte de la cama? Sin encontrar el sentido de hacer algo tan simple. Porque en el fondo te retumban frases como estas: "¿Para qué?", "Para hacer lo mismo de ayer, de anteayer y quizás haga lo mismo mañana". Te sientes perdido, sin rumbo, vacío, viviendo en automático o más bien sobreviviendo un día más.

En este sin saber ni para qué, ni hacía dónde, te puede pasar un poco lo que Alicia en el país de las maravillas cuando apurada por llegar a algún lado le pregunta al gato Cheshire hacia dónde ir, a lo que el gato le responde con una obvia pregunta "¿Pues a dónde vas?", Alicia pensativa le dice "A donde sea". El gato exclama "¡Ah! Para ir a donde sea vete por donde sea".

Y así en este ir por y a "dónde sea" cualquier cosa cabe, lugares, destinos, personas, sueños y hasta vidas que tal vez ni son tuyas, pero como no tienes claro hacía dónde ir y para qué, el espacio para que algo o alguien más tome el control de tus días es enorme.

Correr y hacer como que haces te aleja más de ti mismo, te pierdes más de lo realmente valioso e importante para TI.

Aquí empieza una de tus grandes tareas en la vida: La de ir descubriéndote, reconociéndote diariamente para saber hacia dónde te diriges y para qué lo haces. Ese hacia dónde y para qué debe ser una respuesta valiosa solo para ti, es decir tiene que ver con lo que es importante para ti actualmente y del valor que le da a tu existir. Algo muy importante es la constante actualización de tus prioridades, ya que muy probablemente lo que ayer era importante para ti hoy ya no lo es.

Quiero que sepas que no hay un GRAN para qué. Existen pequeños y significativos "para qués", esos que llenan tus días y te dan dirección. Cuando comienzas a indentificarlos, el motor de la voluntad se prenderá con mayor facilidad, siempre guiándote por una conciencia: La tuya. Esta conciencia te orientará hacía lo que en verdad vale en tu vida. Así que entre más sentidos del momento descubras, más pleno y significativo te sentirás.

Friedrich Nietzsche, filósofo alemán, tenía una frase maravillosa, que traducida al español decía mas o menos así: "Quien tiene un por qué para vivir puede soportar casi cualquier cómo".

La clave está en que descubras tu por qué, tu para qué del día y del momento, y así los cómos serán casi resultado secundario de haber descubierto lo valioso e importante de tus días. Viktor Frankl, fundador de la logoterapia, afirma en su libro El hombre en busca de sentido "[...] los más aptos para la supervivencia eran aquellos que sabían que les esperaba una tarea por realizar", esa tarea no tiene que ser LA gran tarea, tiene que ser la tuya, importante y valiosa que te da un para qué seguir despertándote día con día, y que te haga sentir que te adueñas de tu vivir.

Así que tu tarea esta semana será sencilla.

1) Todas las noches, antes de acostarte, escribirás en una pequeña hoja de papel algo que haya sido valioso en tu día. Puede ser algo simple como haber descubierto el mejor helado de chocolate o recibir la llamada de alguien que esperabas o algo más complejo como la noticia de que sí te dieron ese trabajo que querías o pasaste el examen.

2) Dobla el papel y guárdalo en un frasco, mismo que destinarás para depositar los papelitos del resto de la semana.

3) Al final de la semana lee todos tus papelitos y descubre que tu vida vale la pena ser vivida, pues existen pequeños y grandes momentos valiosos que la llenan de sentido.

Nos seguimos leyendo.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas