Kim sí se inyecta cortisona en las pompas (pero no por lo que crees)

La estrella de reality habló abiertamente en su página de internet de la razón por la cual tiene que inyectarse cada dos años.
La estrella de reality habló abiertamente en su página de internet de la razón por la cual tiene que inyectarse cada dos años.
 La estrella de reality habló abiertamente en su página de internet de la razón por la cual tiene que inyectarse cada dos años.

La madre de Kim, Kris Jenner, fue quien se dio cuenta de que su hija padecía algún tipo de problema dermatológico tras fijarse en que tenía un sarpullido en la pierna. Desde entonces, la celebridad se inyecta cada ciertos años cortisona para lidiar con la enfermedad, que causa descamaciones y enrojecimiento en la piel, entre otros síntomas.

"Cada varios años me pongo una inyección de cortisona. De hecho me acabo de poner una porque mi psoriasis empeoró bastante durante mi viaje a Las Vegas. Eso es algo que casi nadie sabe sobre mí", confesó Kim en un vídeo en directo con sus fans a través de su página web.

Según Kim, los rumores de que había aumentado el tamaño de su trasero con implantes comenzaron a circular por culpa de la cicatriz que le dejó la primera inyección de cortisona que se puso.


Kim mostró el proceso a través de su website.
 Kim mostró el proceso a través de su website.  (Foto: Kim Kardashian)

"Fui a que me pusieran la inyección en el trasero. En aquella época yo vivía justo detrás de la boutique Kitson y uno de mis vecinos era dermatólogo en el hospital Cedars-Sinai [de Los Ángeles]. Fui a verle y me dijo: 'Hay una posibilidad entre un millón de que te quede una marca gigante en el trasero tras ponerte la inyección'. Y, por supuesto, eso fue lo que pasó. Hay una foto mía en Miami con un vestido azul eléctrico y otra imagen en la que aparezco caminando por la calle Robertson y en las dos se puede ver la marca de la inyección. Creo que fue ahí cuando empezaron los rumores de que me había puesto implantes", confesó la mediana de las hermanas Kardashian, que asegura haber "aprendido a vivir" con la dolencia.

Kim ya habló de su enfermedad ante las cámaras de Keeping Up with the Kardashians, durante un episodio emitido en julio de 2011, en el que mostraba los sarpullidos que empezaron en sus piernas y que fueron esparciéndose a otras partes de su cuerpo.

Notas relacionadas:

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas