"François tuvo que pedirme matrimonio tres veces": Salma Hayek

Uno de los mayores "miedos" de la actriz es comprometerse, por lo que no aceptó casarse con su marido François-Henri Pinault hasta que se lo propuso "tres veces".
Uno de los mayores "miedos" de la actriz es comprometerse, por lo que no aceptó casarse con su marido François-Henri Pinault hasta que se lo propuso "tres veces".
 Uno de los mayores "miedos" de la actriz es comprometerse, por lo que no aceptó casarse con su marido François-Henri Pinault hasta que se lo propuso "tres veces".

La actriz Salma Hayek tuvo que superar uno de sus mayores temores para poder contraer matrimonio con el empresario francés François-Henri Pinault -con el que lleva casada desde el 2009 y tiene una hija en común, la pequeña Valentina (8)-, ya que ella misma reconoce que uno de sus grandes miedos es el compromiso, motivo por el cual él tuvo que repetir la propuesta "hasta tres veces" antes de lograr el 'sí quiero' de la intérprete. "Hay que vencer el miedo para sentirse libre y descubrir tus puntos fuertes. Yo antes tenía fobia a las serpientes y ahí me tienes, bailando con mi mayor temor en From Dusk Till Dawn. Me daba miedo la oscuridad. Y el matrimonio. Y aquí estoy, casada. Aunque me da vergüenza reconocer cuántas veces me lo tuvo que preguntar. ¡Tres veces! Ese ha sido el mayor temor que he superado", confiesa Salma en una entrevista al periódico español El País. Pero la actriz mexicana está segura de haber acertado con su decisión, es más, reconoce haber encontrado "al amor de su vida", con el que se complementa a la perfección.

Notas relacionadas:

"Vivo con el amor de mi vida, un hombre maravilloso, seguro de sí mismo y feminista al que le gustan las mujeres fuertes y que además sabe cuidarme. Porque somos muchas las mujeres fuertes, con poder y determinación que cuando llegamos a casa nos gusta contar con alguien que nos cuide y tome las riendas", añade la actriz. A pesar de la mezcla de culturas que les rodea, Salma ha reivindicado siempre sus raíces latinas, por lo que tanto su hija como su marido han tenido que aprender español para comunicarse con su familia. "Es muy interesante, porque mi familia habla solo español. La de François, solo francés. El único inglés que Valentina escuchó en casa fue el mío y el de François. Y si mi acento es malo no te quiero decir el de él. Pero cuando intenta hablar a los abuelitos en inglés, mi madre en seguida le dice eso de 'mija, en español'. Con mi familia hasta François habla en español".

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas