Luis Miguel
su paso por el Auditorio Nacional
Redacción Quién
Lunes 09 de marzo de 2009 a las 01:00
Para los fans de El Sol el poder verlo cantar en vivo es toda un experiencia, lo que hizo esta ocasión más especial fue que recibió la Dalia de Plata por acumular 180 conciertos en el recinto.

Luis Miguel
Luis Miguel ofreció 25 conciertos en el Auditorio Nacional del 20 de enero al 8 de marzo de 2009. (Foto: Clasos)

Sin duda para todos los fans de El Sol el poder verlo cantar en vivo es toda un experiencia, lo que hizo esta ocasión más especial fue que el cantante recibió la Dalia de Plata por acumular 180 conciertos en el recinto, entre las que se encuentras sus recientes 25 presentaciones.

Luis Miguel
Recibió la Dalia de Plata por haber impuesto el récord de 180 funciones en dicho recinto y lograr acumular millón y medio de personas. (Foto: Mezcalent)
Desde que Luis Miguel comenzara su gira “Cómplices” unos de los conciertos más esperados eran los que realizaría en el Auditorio Nacional, lugar en donde siempre logra romper récord ya sea por la cantidad de asistentes que acuden a verlo cantar en vivo o por el número de presentaciones que realiza.

Este año realizó 25 conciertos, el último fue este domingo 8 de marzo y, a pesar de no romper la marca de conciertos (recordemos que en el 2004 se abrieron 30 fechas), lo cierto es que no se fue con las manos vacías ya que el Auditorio Nacional lo premió por primera vez con la Dalia de Plata por haber impuesto el récord de 180 funciones en dicho recinto y lograr acumular millón y medio de personas que han acudido a sus presentaciones.

A diferencia de otras ocasiones, Luis Miguel lució más relajado y platicador durante sus 25 fechas, y aunque la venta de boletos no se agotó como siempre suele suceder, él agradeció a los presentes:  “Es increíble que a pesar de la crisis a ustedes no los para nadie ni nada, por eso México es grande”, comentó durante su primer concierto.

El Sol se presentó con un ensamble de 10 músicos, 2 coristas, 12 mariachis y sus inseparables guaruras, cada espectáculo fue todo un éxito y las fans de todas las edades no dejaron de corear sus canciones.

Los cambios que se pudieron ver durante los shows fueron: traje negro y corbata del mismo color, un pantalón negro, camisa y saco blanco y mancuernillas de diamantes, saco de terciopelo negro y cinturón dorado y finalmente pantalón y camisa negra abierta hasta medio pecho con un cinturón de hebilla grande.

Luismi no se limitó a cantar sólo las canciones de su más reciente disco “Cómplices”, mismo que da nombre a su gira, sino que hizo un recorrido por sus éxitos y entre las canciones más coreadas estuvieron: “Yo te necesito”, “Amarte es un placer”,  “Entrégate”, “La Incondicional”, “Que nivel de mujer” y las favoritas de Mariachi: “La Vikina”, “Sabes una cosa” y “El Viajero”.

"Es increíble que a pesar de la crisis a ustedes no los para nadie ni nada, por eso México es grande."
Y como no siempre sale todo bien, lo cierto es que Micky fue criticado porque según dicen, desde que empezó su gira en la ciudad de México, todas las noches infringía la ley de tránsito, ya que para llegar a su hotel luego de la función, tomaba un tramo de Reforma en sentido contrario.

El reglamento de tránsito del Distrito Federal especifica en su artículo 68, fracción tercera, que al circular en sentido contrario la multa es de cinco días de salario mínimo; el salario mínimo en el Distrito Federal es de 54 pesos con 80 centavos y si contamos los 25 conciertos que ofreció Luis Miguel en el Auditorio, su deuda sería de 6850 pesos.

Con respecto a los cuidados que la da El Sol a su voz, siempre procura tener a la mano agua, infusión de té, vinagre blanco, miel y limón, además de que regularmente toma clases con un especialista: “A la voz hay que cuidarla como lo haces con un músculo, se le tiene que dar mantenimiento, y tengo entendido que él se prepara, por los menos dos veces al año, con un especialista.  Siempre está al tanto de su capacidad vocal y siempre busca tener a la mano a un médico en caso de que se contagie de una gripe o que el clima le afecte”, comentó en su momento un asistente del show de Luismi.

Luis Miguel
Se hospedó en el exclusivo One and Only Palmilla, hotel que ha elegido ya en varias ocasiones para descansar y en donde bautizó a su hijo Miguel en julio de 2007. (Foto: Clasos)
La misma fuente agregó: “No bebe nada de alcohol antes de cantar y, si la temperatura es muy fría, sale cubierto con una toalla alrededor de la garganta. Es muy estricto para cuidar su voz, muy disciplinado.  Cuando ensaya para los conciertos, lo que más le pide al director artístico es que le haga observaciones sobre cómo suena y cuáles son las notas que debe mejorar”.

Entre los conciertos que ofreció en el Auditorio Nacional, Luis Miguel aprovechó para tomarse unos días de descanso en Los Cabos, lugar donde se encontró con su hermano, Alejandro Basteri.

Se hospedó en el exclusivo One and Only Palmilla, hotel que ha elegido ya en varias ocasiones para descansar y en donde bautizó a su hijo Miguel en julio de 2007. Se le vio muy relajado y pensativo en un camastro, vestido impecable como es usual en él, pantalones beige de lino, camisa blanca de manga corta y sombrero blanco. Después de unos días retomó su gira para presentarse en Jalisco y posteriormente concluir sus fechas en el Auditorio.

Finalmente, Luis Miguel logró concluir con éxito sus conciertos en la ciudad de México, mismos que comenzaron el martes 20 de enero y dieron fin este domingo 8 de marzo.