Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los royals que han perdido sus títulos (y las razones detrás de ello)

De Andrés de York a los duques de Sussex y Lady Di, aquí algunos royals que perdieron sus condecoraciones por no haber estado “a la altura”.
BELGIUM-ROYALTY-CEREMONY
El duque de York perderá sus títulos militares a causa del caso Epstein.

Ser miembro de una familia real ofrece grandes beneficios a quienes, por nacimiento o por matrimonio, acceden a ella. Eso no implica, sin embargo, que dichas ventajas sean inamovibles : el royal en cuestión debe “cuidar” de sus títulos y moverse con gracia por el mundo.

Y aunque hay cierto espacio para el error, hay algunos que exceden la tolerancia de los jefes de las casas reales, dando como resultado el despojo de los títulos. Aquí algunos de los royals que han pasado por esta “penosa” situación.

Publicidad

Andrés, duque de York

Las repercusiones por el caso Epstein están lejos de llegar a su fin. El duque de York, tercer hijo de la reina Isabel, fue acusado por Virginia Giuffre, de 38 años, de haber abusado sexualmente de ella cuando tenía 17. Los abogados del príncipe intentaron por todos los medios que el juez desestimara la demanda, sin éxito, por lo que se definió que Andrés deberá ir a juicio para intentar probar su inocencia –una alternativa podría ser llegar a un acuerdo económico con Giuffre, aunque aún no se define el curso que tomará su equipo legal–.

“Juicio” no rima con “familia real”, por lo que el pasado jueves, el Palacio de Buckingham anunció que “con aprobación y acuerdo de la reina”, se retirarán los títulos militares y patronatos del duque de York y serán devueltos a la reina. El comunicado agregó que Andrés dejará sus deberes reales y defenderá su caso como ciudadano privado, y una fuente real también señaló que ya no se le podrá llamar “Su Alteza Real” en capacidad oficial.

Importante notar que la fuente indica “en capacidad oficial”, pues la remoción total del título de Su Alteza Real no es poca cosa. Este estilo se utiliza para distinguir a la familia real de otros rangos de la nobleza, y perderlo implicaría que debería hacer reverencia a los miembros de su propia familia, incluso a sus hijas. Hasta ahora, Buckingham Palace no ha agregado que el título se le haya retirado completamente.

Publicidad

Diana de Gales

Al divorciarse del príncipe Carlos en 1996, Diana perdió el derecho a ser llamada “Su Alteza Real”. Sin embargo, conservó el título de princesa, y en adelante se le llamó oficialmente “Diana, princesa de Gales”.

Ese formato, con el nombre seguido por una coma y el título en cuestión, se utiliza formalmente para referirse a los miembros de la familia real que se han divorciado, como es el caso también de Sarah Ferguson, ex esposa del príncipe Andrés, a quien se refieren como “Sarah, duquesa de York”.

Princesa Diana Sevilla 1992
La prinvesa Diana en su viaje a Sevilla, España, en 1992.

Cuentan los diarios británicos que Isabel II no tenía problema en dejarla conservar el título de Su Alteza Real, sino que fue el príncipe Carlos quien insistió en retirárselo. Según Paul Burrell, mayordomo de Diana, William prometió devolvérselo cuando se convirtiera en rey.

Publicidad

Harry y Meghan de Sussex

En enero de 2020, los duques de Sussex anunciaron su decisión de dejar de ser miembros senior de la familia real británica para dividir su tiempo entre el Reino Unido y Estados Unidos y hacerse independientes financieramente.

La familia real se reunió en Sandringham para detallar la situación, y el 18 de enero, la reina envió personalmente un mensaje especial para informar lo sucedido –algo poco común–. “Después de muchos meses de conversaciones y discusiones más recientes, me complace anunciar que juntos hemos encontrado un camino constructivo y de apoyo para mi nieto y su familia”. El mensaje continuaba con un comunicado, esta vez de Buckingham Palace. “Los Sussex no usarán sus títulos de Su Alteza Real dado que ya no son miembros que trabajan para la familia real”.

A diferencia de Andrés, se les permitió mantener sus afiliaciones y patronatos privados, “con la bendición de la reina”.

Publicidad

Infanta Cristina

El comentado caso Nóos, que sacudió a España por una década entera e imputaba a Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina, y a la infanta misma, dejó a Cristina sin ducado.

Previo a este escándalo de corrupción, la hija del rey emérito Juan Carlos y hermana del rey Felipe VI ostentaba el título de duquesa de Palma de Mallorca.

SPAIN-ROYALS-TRIAL
La infanta Cristina fue acusada de evasión fiscal, y finalmente fue absuelta. Su esposo, Iñaki Urdangarin, fue a la cárcel por el caso Nóos.

En 2015, la Casa del Rey Felipe VI emitió un comunicado que revocaba a su hermana del título que su padre le había dado en 1997 cuando se casó con Urdangarin. Sin embargo, dejó en manos de Cristina la decisión de renunciar a sus derechos de sucesión al trono. No sólo la infanta Cristina se vio afectada. Como consecuencia de este movimiento, se anunció que la familia real española quedaba limitada sólo a los reyes Felipe y Letizia, a sus hijas, Leonor y Sofía, y a los padres de Felipe, el rey Juan Carlos y la reina Sofía. Esto dejó fuera no sólo a la infanta Cristina y a sus hijos sino también a la infanta Elena y a su familia.

Mako de Japón

Casarse con el amor de su vida costó a Mako de Japón su título real. Al elegir como esposo a su novio de la universidad Kei Komuro, que carece de sangre azul, Mako, sobrina del emperador Naruhito, fue en contra de los deseos de su padre –y de la prensa en general–.

Así, dejó de ser la princesa Mako de Akishino. Pero no sólo perdió su título real, además renunció a la dote de 1.3 millones de dólares que se reserva a las mujeres de la casa real al casarse.

Publicidad
Publicidad