Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Princesa Mako no solo pierde título al casarse por amor, también millonaria dote

La sobrina del emperador Naruhito de Japón está haciendo todo lo necesario para poder llegar al altar lo más pronto posible con su novio, Kei Komuro, con quien se comprometió en 2017.
jueves 02 septiembre 2021
Princesa Mako
Princesa Mako de Japón.

La princesa Mako de Akishino, sobrina del emperador Naruhito de Japón, se casará próximamente con su prometido plebeyo. El gobierno anunció esta semana que, además, la pareja planea dejar Japón y vivir en Estados Unidos.

Mako y Kei Komuro esperan casarse este año luego de haberse comprometido hace cuatro, pero la polémica les había impedido hacerlo. Además, todo indica que la boda será sin algunas de las tradicionales ceremonias imperiales: los rituales con los que las princesas abandonan sus derechos dinásticos y acceden a una dote otorgada por el gobierno.

Publicidad
La princesa japonesa Mako y su novio Kei Komuro
Mako de Japón y su novio Kei Komuro.

Lo cierto es que la relación no tiene el apoyo del pueblo japonés por él tratarse de un plebeyo y por que parece que ya había estado comprometido y fue mantenido por la madre de su ex pareja. De hecho, tenía una deuda con ella de más de 4 millones de yenes (36,400 dólares), ya que le pagó parte de sus estudios.

Dicha mujer, al enterarse del compromiso, reclamó el pago de la deuda y por esta razón la boda tuvo que posponerse, ya que para la familia imperial dicha situación era inadmisible. Finalmente, en abril de este año, parece que ambas partes lograron llegar a un acuerdo, es por ello que la boda ya se ve más cerca.

La única manera para poder casarse por amor, y no por conveniencia, es que Mako renuncie a su título real, pero además, también ha decidido rechazar un dote de hasta 150 millones de yenes (más de 1,3 millones de dólares) que suele darse a las mujeres de la familia imperial que abandonan su título para casarse fuera de la realeza, según informa la prensa local.

Publicidad
La princesa Mako de Japón
La princesa Mako de Japón en Dengaiomiakusya durante la ceremonia de agradecimiento de Daijosai en el Palacio Imperial de Tokio el 15 de noviembre de 2019.

Lo anterior es una especie de rebeldía, aseguran algunos medios, tanto así que el Gobierno se sorprendió de su renuncia y anunció que tendrá que ver si es posible, por ley, que la princesa renuncie a esa dote, que es financiada con dinero público.

La princesa, de 29 años, hija del hermano menor de Nahurito, el príncipe Fuhimito Akishino, había anunciado en 2017 su compromiso con Kei Komuro, también de 29, un abogado a quien conoció en la universidad.

Bajo las reglas de sucesión imperial japonesas, Mako perderá su título real al casarse con un plebeyo. Además, Komuro ha sido fuertemente investigado por la prensa. Después de que los diarios sensacionalistas informaran de la deuda de su novio, estalló un furor sobre la joven pareja, que decidió aplazar la boda, anunciada previamente para 2018.

Publicidad
Kei Komuro
Kei Komuro, prometido de la princesa Mako de Japón.

Komuro posteriormente se fue a Estados Unidos para estudiar derecho, una decisión tomada como una forma de aplacar la atención negativa de la prensa.

El príncipe Akishino dijo el año pasado que apoya el matrimonio de su hija, pero que ella necesita ganarse el apoyo de la opinión pública japonesa.

Mako es hermana del príncipe Hisahito, de 14 años. Él es el único varón elegible en la línea de sucesión al trono además de su papá. Esta crisis en el legado de la monarquía se debe a que el gobierno japonés se niega a cambiar la ley que impide que las princesas se conviertan en emperatrices. Apenas hace un par de meses, se reiteraba que no reformarían las leyes sucesorias.

Publicidad
Publicidad