Kate, Guillermo y George listos para irse de vacaciones

La familia viajará a la residencia real de Sandringham acompañados de 50 agentes de seguridad que se encangarán de proteger al nuevo integrante real.
 La familia viajará a la residencia real de Sandringham acompañados de 50 agentes de seguridad que se encangarán de proteger al nuevo integrante real.  (Foto: Getty Images)

El recién nacido príncipe George se dispone a pasar sus primeras vacaciones junto a los duques de Cambridge en la residencia real de Sandringham --en el este de Inglaterra--, una próxima visita que se verá caracterizada por la presencia de 50 agentes que acompañarán a la familia en todo momento para garantizar en todo momento la seguridad del tercero en la línea de sucesión al trono británico. Aunque se desconoce cuándo se trasladarán Guillermo y Kate al condado de Norfolk, se espera que la mansión que les acogerá durante sus días libres se convierta oficialmente en su residencia de campo, lo que explica que ya hayan comenzado a detallarse las medidas de protección que rodearán al mediático bebé real.

El despliegue de un dispositivo adicional para asegurar el bienestar del pequeño George se explica por la hipotética falta de recursos de seguridad que afecta a la zona donde se instalarán el príncipe Guillermo y su esposa durante su período de descanso, un amplio terreno de más de ocho mil hectáreas en plena área rural del país que a partir de ahora necesitará estar vigilado en todo momento. Por ello, las autoridades del condado de Norfolk se disponen a iniciar en estos días un exigente proceso de selección que estará abierto tanto al personal policial de la zona como a otros agentes destinados en cualquier punto del país.

"El proceso de reclutamiento está a disposición no solo de los agentes que residan y trabajen aquí, sino que cualquier miembro de los cuerpos de seguridad del país puede solicitar una de las plazas que se ofertan", aseguró al diario The Sun un portavoz del cuerpo de policía de Norfolk.

La propiedad de la que disfruta la familia real en Sandringham está dotada de 10 dormitorios que proporcionarán a Guillermo, Kate y su bebé espacio suficiente para instalarse y acomodar a su equipo de asistentes durante el tiempo que estimen oportuno, aunque también podría dar al príncipe la oportunidad de buscar un nuevo destino profesional. Teniendo en cuenta que su período de entrenamiento como piloto de rescate en Gales termina este mes de septiembre, Guillermo podría solicitar una nueva plaza en la cercana base militar de Wattisham (Suffolk) y, de paso, estar así más cerca de su hermano Enrique, quien está precisamente destacado en ese cuartel.

cd

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
Los saldos que deja el 'Thanksgiving'
No te pierdas
×