Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Gracias Comedor, lo mejor de cinco continentes, pero en la Roma y con mezcal

Con noodles, kebabs, lobster roll y siete platillos internacionales más, al mismo tiempo y en una misma mesa; este restaurante de la Ciudad de México es un verdadero viaje gastronómico.
jueves 27 febrero 2020
Captura de pantalla 2020-02-26 a las 16.48.33.png
Diego Morones y Gabriel Tellez

Una vez que terminamos los 10 tiempos entendimos perfecto el nombre del lugar; y es que“gracias” es la única palabra que se puede articular después de cenar en este “templo” de la cocina mundial, ubicado en la calle de Colima.

Publicidad

Nos dijeron que haríamos un tour de América a Oceanía, con escalas en Escocia, China y Medio Oriente, y cumplieron, pero lo que no nos contaron es que el maridaje sería con vinos de Baja California y el destilado oaxaqueño por excelencia. Eso también fue una gran sorpresa.

La cosa está así: el menú cambia cada cinco semanas y en él se incluyen platillos variados en ingredientes, estilos y orígenes, por lo que es común que un bowl asiático siga de un kebab de oriente, o que un postre europeo sea el broche de oro de una cena más bien ecléctica.

Nosotros disfrutamos del menú “de la calle”, es decir, de esos platillos típicos que te encuentras en un puesto de banqueta en un viaje cualquiera, pero con la esencia de la cocina del país visitado.

Publicidad

La ausencia de cubiertos nos puso un poco nerviosos, pero, como nos dijo el chef Diego Morones, “la comida de la calle se come así, con las manos y eso pasa en todo el mundo”. Es muy común que Diego y Gabriel Téllez, su socio, se acerquen a las mesas para explicar y compartir la historia de cada plato. Las anécdotas parecen sacadas de un cuento, pero son tan reales como los platos mismos, así que podemos decir que en Gracias Comedor también se aumenta el acervo cultural de sus visitantes.

Nuestra carta incluyó Shanghái noodle, arancini de quesos de cabra, bao relleno de brisket, doner kebab, scotch egg, pho bo, granita di nicolo, lobster roll, postre de guayaba y cannoli siciliano.

El servicio es los jueves, viernes y sábados, con reservación previa y limitada a 36 comensales por día. El mezcal es realizado por el mismo Diego Morones, en Casa Suárez, y la variedad es “Catrina”.

Captura de pantalla 2020-02-26 a las 16.54.48.png
Gracías Comedor

En cuanto al siguiente menú, Diego nos contó que todavía no se tienen los platillos definitivos, pero que seguramente será una recopilación sus opciones anteriores, a manera de festejo por el premio internacional que acaban de ganar, el Travel and Hospitality Awards: Best Fine Dining Experience.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad