Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los 10 artistas españoles que conquistaron a México en los 70 y 80

Miguel Bosé, Mecano, Rocío Dúrcal, Raphael, Mocedades, Parchís, Alaska y Dinarama, Hombres G, Camilo Sesto y Julio Iglesias triunfaron con su música y estilo.
sábado 26 marzo 2022
Miguel Bosé, Rocío Dúrcal y Julio Iglesias
Miguel Bosé, Rocío Dúrcal y Julio Iglesias conquistaron a los mexicanos.

La relación entre México y España vio uno de sus mayores frutos cuando durante las décadas de los 70 y 80, llegó una ola de artistas españoles para conquistar a los mexicanos.

Raúl Velasco, quien en esa época era conductor y productor del legendario programa de televisión Siempre en Domingo, fue quien les abrió las puertas para que expusieran su talento y su música. Después hicieron lo propio las estaciones de radio y las disqueras que los firmaron.

Publicidad

Así fue como desfilaron varios intérpretes españoles: Enrique y Ana, Dyango, Miguel Gallardo, Iván, Pedro Marín, Karina, Junior, José Luis Perales, Rocío Jurado, Marisol, Massiel, Trigo Limpio, Paloma San Basilio, así como Sergio y Estíbaliz, por citar algunos.

Aunque no todos lograron una trascendencia internacional, la mayoría dejó una huella imborrable en el corazón de sus fans, en el soundtrack de su vida y en la historia musical de México. Aquí diez exponentes españoles que despuntaron su carrera en México:

Rocío Dúrcal

Es considerada como la española más mexicana y una de las principales embajadoras de la música folklórica a nivel internacional. Fue a partir de 1976 cuando sus viajes a México y sus giras por todo el continente americano, se hicieron constantes.

Rocío Dúrcal y Juan Gabriel
Rocío Dúrcal y Juan Gabriel.

“Ella tuvo dos etapas en su carrera profesional. La primera es la de sus temas de películas como Amor en el Aire, Canción de juventud y Acompáñame. Después bajó su popularidad, y gracias a que Juan Gabriel la trajo a México e interpreta Tarde, en 1977, inició una segunda etapa que marcó un antes y un después en su trayectoria”, explicó el periodista y crítico musical Víctor Manuel Aguilar Barragán.

En entrevista con Quién, resaltó que Dúrcal no soltó al llamado Divo de Juárez hasta que llegó el disco Canta a Juan Gabriel Volumen 6 o Jardín de rosas (1984), del que se desprendió el éxito Amor eterno. “Y ya nadie la paró, triunfó en México, América Latina y regresó a su país como la gran Rocío Dúrcal”. , resaltó.

Publicidad

Julio Iglesias

Es considerado como el astro europeo más exitoso de todos los tiempos. Se presentó en México por primera vez a principios de la década de los 70 y de inmediato se ganó el cariño del público, pero al mismo tiempo, se enamoró del país convirtiéndose en un gran conocedor de su cultura, historia, música y costumbres.

Julio Iglesias
Julio Iglesias

Raúl Velasco fue quien hizo a Julio Iglesias, era su amiguísimo y siempre lo protegió”, apuntó Víctor Manuel Aguilar. Incluso, al finalizar el programa Siempre en Domingo, el presentador confesó, en entrevista para la revista TVyNovelas, que el intérprete de Me olvidé de vivir había sido su artista favorito.

“Dije ‘este cuate tiene un valor muy grande, porque es muy carismático y le va a gustar a la gente’, ya se te desarrolla el colmillo y desde entonces, lo sigo desarrollando”, señaló en aquel entonces.

Parchís

A finales de la década de los 70, las canciones de Cri-Cri emocionaban a los niños de México hasta que a principios de los ochenta, llegó Parchís para convertirse en un fenómeno de ventas e ídolo de masas con canciones como Hola amigos, Fin de curso y Twist del colegio.

Integrado por Tino, Yolanda, Gemma, David y Óscar, quien después fue sustituído por Frank, el grupo español colocó un tema tras otro entre las preferencias sus fans. Su éxito fue tan apabullante que el productor Luis de Llano optó por crear un concepto musical similar a través del grupo Timbiriche.

Publicidad

Camilo Sesto

Fue en 1973 cuando un joven de 27 años, originario de Alcoy, España, llegó a México cantándole al amor y a la vida. Se trataba de Camilo Blanes Cortés, mejor conocido como Camilo Sesto, un cantautor que de inmediato cautivó al público con emblemáticos temas.

Camilo Sesto
Camilo Sesto

“Con un sólo éxito que los españoles llegaban a tener en México, ya eran famosísimos, aquí partían plaza y se les abrían las puertas en todo Latinoamérica. México era la antesala del éxito a ese nivel, decían que quien triunfaba aquí triunfaba en toda Latinoamérica y así fue”, subrayó el experto en espectáculos.

Raphael

Otro artista que llegó a México impulsado por los cambios sociales y culturales, fue Raphael. El artista encontró oídos que le dieran vida a sus temas y, maravillado, forjó aquí su carrera. El Divo de Linares, como también se le conoce, fue y sigue siendo uno de los artistas más prolíficos de las década de los 60, 70 y 80.

Incluso, se dice que fue el encargado de abrir el camino para sus colegas españoles, puesto que su carrera comenzó mucho antes, en 1959. Mi Gran Noche, Como Yo Te Amo, Digan lo que Digan y Estar enamorado, son tan sólo algunos de sus éxitos.

Miguel Bosé

Hijo del torero Luis Miguel Dominguín y de la actriz Lucía Bosé, el cantante Miguel Bosé despuntó en 1977 luego de grabar el tema Linda. A su llegada a México, en 1981, se convirtió en el padrino del grupo Timbiriche y participó en producciones con Luis de Llano. Además, trabajó de la mano con Daniela Romo.

“El secreto de Miguel Bosé es que él mismo componía sus temas e impuso un estilo único que otros no tenían. Aunque Raúl Velasco era el rey de los musicales en México, la radio también era muy importante para promocionar al artista y estos hacían tour por las estaciones que armaban mega fiestas para convocar a los fans”, recordó Víctor Manuel Aguilar.

Publicidad

Mocedades

Los orígenes de Mocedades se remontan a finales de los años 60. Su música sobresalió en una época donde abundaban las canciones de protesta y el movimiento hippie estaba en pleno auge. Cuando el grupo llegó a México, se impuso con temas románticos como Eres tú, Tómame o déjame, El vendedor y La otra España, por citar algunos.

Mocedades
Mocedades

Mocedades fue un trancazo. Sergio y Estíbaliz, así como Trigo Limpio fueron ramificaciones del grupo. Sus integrantes llegaron en el México de los centros nocturnos como El Marrakesh, Fiesta Palace, Casablanca y El Patio, entre otros. Era la época en la que la industria discográfica verdaderamente daba ganancias tanto a los programadores como a los cantantes y músicos. Además, el Festival OTI les dio mucho impulso”, resaltó.

Mecano

Integrado en 1981 por los hermanos José María, Ignacio Cano y la vocalista Ana Torroja, cuyas edades fluctuaban entre los 18 y 22 años, Mecano irrumpió en la música dentro del denominado Tecno-Pop y New Age, a través de canciones de su inspiración que resaltaron por su originalidad.

Con destreza en los sintetizadores, cajas de ritmo y micrófonos, los músicos expresaban una gran capacidad artística, aprovechando la voz melodiosa y fascinante de Ana Torroja.


“Fue un grupo que cuando llegó a México (1983) era totalmente innovador, no sólo en su música sino en sus letras, música y moda. Sus letras hablaban de situaciones que le ocurrían a los jóvenes, por ejemplo, Aire y Me colé en una fiesta”, mencionó especialista en música.

Hombres G

A mediados de la década de los 80, Hombres G llegó a México con su rock pop. Sin embargo, se topó con la censura, ya que se refería con palabras altisonantes a través de temas como Devuélveme a mi chica, Venezia, Suéltate el pelo, Tengo una chica y No aguanto a tu prima. Pero eso prohibido fue lo que más llamó la atención de los jóvenes de la época y se aferraron a apoyar a sus integrantes.

Hombres G
Hombres G

Alaska y Dinarama

Los ochentas también marcaron el auge de Alaska y Dinarama en México. “Aunque no poseía una gran voz, su imagen era rebelde. A quién le importa fue y sigue siendo un himno para la comunidad LGBTIQ+ porque por fin se externaba, a través de la música, la necesidad de cada quien por su derecho a ser aceptado tal cual. Su éxito, Ni tú ni nadie, marcó una nueva forma de expresión, tanto visual como musical”, enfatizó.

Publicidad
Publicidad