Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

FICM: ‘Mano de Obra’, el retrato de la desigualdad

El joven director David Zanona presenta en el FICM una cinta alejada de los convencionalismos y de una visión maniquea de la vida de un trabajador de la construcción.
sábado 19 octubre 2019
Luis Alberti
El actor Luis Alberti protagoniza 'Mano de Obra'.

La del albañil es una figura arquetípica en el cine mexicano. Desde la comedia, el melodrama e incluso en la época del cine de ficheras, diversas películas han llevado a la gran pantalla la vida de los trabajadores de la construcción. Sin embargo, lo que plantea el joven cineasta David Zanona en Mano de obra, se aleja de estos convencionalismos y lo plantea fuera de un registro maniqueo.

La cinta que se encuentra en la competencia a Mejor Largometraje de Ficción, en la edición número 17 del Festival Internacional de Cine de Morelia , narra la historia de Francisco, un trabajador de la construcción a quien la muerte de su hermano, de forma accidental en una obra donde ambos trabajaban, le plantea nuevas perspectivas de la vida. Las trabas a las que se enfrenta en la búsqueda de justicia, se convierte en el detonador de una venganza perversa y silenciosa.

Publicidad

El trabajo de este joven realizador aborda la historia sin la intención de colocar sobre sus personajes la etiqueta de buenos y malos ni plantear una relación directa de estos conceptos con el estrato social que ocupan. Hay un planteamiento estructurado de la diferencia en las clases sociales profundamente representadas en los hogares.

Luis Alberti
Escena de la película del director David Zonana.

La película construye su planteamiento a partir de la cruel contradicción que existe en la labor de los albañiles, quienes con sus manos se encargan de construir patrimonios que jamás podrán habitar. En la narrativa hay un elemento metafórico, casi poético: la lluvia revela la podredumbre y la miseria y enmarca el estado de ánimo y los pensamientos internos del personaje principal. La llama que incendia este particular resentimiento social que lo motiva a actuar en consecuencia.

Publicidad

Luis Alberti, el protagonista y único actor con experiencia del reparto, es un intérprete franco y empático. Lo que entrega en la pantalla parece un ejercicio de comprensión y conexión absoluta con sus compañeros en el set, verdaderos albañiles que aportan toda la verosimilitud que proviene de la improvisación propiciada por el propio director en esta película producida por el galardonado cineasta Michel Franco.

Lo que David Zanona logra en este filme, es la sensatez de alejarse de los lugares comunes y engañar (con un sentido más que positivo) al espectador, quien asume que la búsqueda de la justicia será el eje de la Mano de obra, cuando lo que vemos en pantalla es un simple retrato de humanidad.

Publicidad
Publicidad