Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Vane Huppenkothen pensó que no lo lograría, pero así terminó su primer Maratón

La conductora habló con nosotros en exclusiva sobre sus retos y logros en esta competencia que sucedió ayer en la CDMX.
lunes 27 agosto 2018
Vanessa Huppenkothen
Vanessa Huppenkothen.

Para este Maratón, Vanessa Huppenkothen no tuvo un gran entrenamiento previo, pues por el momento, ella se está preparando para otras competencias más fuertes: “No tuve una preparación como tal. Más bien, me estoy entrenando para el Ironman 70.3 de Cozumel y Cartagena. Un amigo que es Ultraman me inscribió al Maratón de la CDMX y en realidad tuve un mes para prepararme. Con todo el ejercicio que hago diario, pensé que podía hacerlo pero para ser sincera me faltó mucho. La preparación para un Ironman y un Maratón son completamente distintos”, contó en entrevista para Quién.

Este fue el primer Maratón de Vanessa, pero piensa que la capital del país fue el mejor lugar para hacerlo, por su ambiente y las personas que la motivaron para terminarlo.

Publicidad

La sensación que le quedó al terminar los 42 kilómetros, fue de que puede lograr cosas inimaginables, que tiene la capacidad física y mental para lograr lo que se proponga: “Es cuestión de entrega, de carácter y de fortaleza”.

Pero, ¿cuál fue el reto más grande que tuvo que vivió en esta competencia?

La conductora respondió: "Llegando al kilómetro 30, tu cuerpo no responde y el dolor se apoderó de cada parte de mí. Ahí es cuando está a prueba tu mente. Del kilómetro 33 al 37 fueron los peores para mí, pues me invadió una crisis, negatividad, depresión, dolor, frustración...".

Y, ¿cómo logró vencer este obstáculo?: "La fuerza salió del corazón y también del orgullo y de decirme: Tienes que terminar... Lloraba mientras corría…”, aseguró Vane.

Lesiones afortunadamente no tuvo y aunque le dolió un poco la cadera, asegura que ese tipo de dolor le gusta y no es que sea masoquista, más bien le gusta sentir el dolor del esfuerzo y la entrega.

En cuanto a los rituales que tiene al hacer este tipo de competencias, es comer rico un día antes, por ejemplo; en esta ocasión, se comió una pizza de Nutella, además, durante el la competencia rezó varias veces: “Le pedí a Dios que no me abandonara. Y pesar de llevar música, hubo muchos momentos de silencios, pláticas con Dios y conmigo misma".

Al terminar la competencia, se fue a celebrar a una comida familiar, mientras que hoy tomará Bikram y Cryoterapia para recuperarse completamente.

Publicidad
Publicidad