Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los cuatro puntos clave del capítulo 7 de ‘Luis Miguel, la serie’

Una nueva teoría sobre la desaparición de Marcela y la ruptura definitiva con su padre fueron algunos puntos que se tocaron en el episodio.
Luis Miguel y Luisito Rey
Luis Miguel y Luisito Rey Luis Miguel y Luisito Rey tuvieron su pleito final en Madrid. (Foto: Cortesía Netflix.)

Un nuevo integrante en camino

En 1983, cuando Luis Miguel estaba por cumplir 13 años, Marcela recibió una noticia que la dejó helada: estaba esperando su tercer hijo. En el episodio no se ve cómo es que sus hijos o su esposo recibieron la noticia, pero sí quedó claro que Marcela no estaba contenta con la noticia de que iba a ser madre por tercera vez, quizá porque ya planeaba abandonar a Luis Rey y un tercer embarazo interrumpiría sus planes.

Publicidad

Nueva teoría sobre la desaparición de Marcela

A raíz de la serie resurgieron varias versiones acerca del paradero y posible fallecimiento de Marcela Basteri; incluso, algunas coinciden en que murió en México, en casa de Arturo “el Negro” Durazo y que Luisito Rey desapareció el cuerpo.

Sin embargo, una nueva teoría surgió en este capítulo: Marcela viajó a Italia, ya con su tercer hijo nacido, para visitar a su padre que estaba muy enfermo. De ahí se fue a Madrid para estar con parte de la familia de su marido y tenía planeado viajar después a Chile para alcanzar a Micky en un concierto.

Una noche antes de irse a Chile hubo una fiesta en “Las Matas”, la casa en Madrid de la abuela paterna de Micky. Una vecina describe la fiesta como toda una “juerga”. Y resulta que después de esa juerga no se volvió a saber nada de Marcela. Nadie la volvió a ver. ¿Será posible que haya desaparecido luego de esa fiesta? ¿Habrá estado involucrado Luis Rey? ¿A dónde fue? ¿Estuvo realmente en esa fiesta?

En la vida real, la última aparición de Marcela, al menos en público, está registrada y data de 1985. Ocurrió en Argentina, en el estadio cubierto Luna Park, en el que Luis Mi ofreció un concierto. Durante esa aparición él le cantó en vivo y a todo color el tema “Marcela”.

nullLa última vez que fue vista fue en 1986. Adua Basteri, tía de Marcela, fue una de las últimas personas en verla. Según relató a Suelta la sopa: “Lo único que me dijo Marcela cuando llegó a su destino, no sé si era España, para mí que si, es que tenía que partir a Chile, que tenía que llegar ahí por Micky”.

Un problema, nada nuevo

Como sabemos, desde 2016, a raíz des cancelaciones de sus conciertos en varias plazas del país y el extranjero, Luis Miguel ha estado envuelto en una crisis financiera que lo ha llevado a enfrentar demandas, embargos y problemas con managers e incluso con colegas como Alejandro Fernández. Pero de lo que nos pudimos enterar gracias al séptimo episodio de Luis Miguel la serie es que los problemas de dinero no son tan ajenos para el cantante, pues según la historia, en 1988, cuando alcanzó su primer número uno gracias a la canción “La Incondicional”, debía 20 millones de dólares a Hacienda por no haber pagado impuestos durante tres años. El problema era tan serio que estuvo a punto de acabar en la cárcel.

“Adiós papá”

Se enteró del desfalco del papá, le exigió los 20 millones de dólares para cubrir la deuda con Hacienda; Luisito Rey dice que sólo tiene 10 millones y se los entrega en un maletín, durante un encuentro en el departamento de la abuela Matilde en Madrid; pero Luis Miguel sabe que tiene todo el dinero y más. Y explota: “Me has robado, explotado, engañado”, le grita.

Con todo y la acusación, Luis Rey no va a ceder tan fácil, de hecho nunca lo hará, porque tiene una condición para hacerlo, condición que por cierto, su hijo jamás cumplirá ahora que sabe la verdad: “No te pienso ayudar en nada hasta que me des lo que me corresponde”, le dice Luisito Rey. Y ahí acaba la relación.

En la vida real, de acuerdo con el libro Luis Miguel: la historia, escrito por el biógrafo español Javier León Herrera, ese último encuentro en el que se rompió su relación sí sucedió, y también ocurrió en Madrid, pero en el Hotel Villa Magna.

“Cuando Luis Miguel descubriera que estaba con sus finanzas vacías, que el dinero desapareció como por arte de magia, sin duda con destino a paraísos fiscales, que tenía ante sí un tremendo problema de evasión de impuestos, y encima de eso su madre no aparecía por ningún sitio, sería cuando se produciría la gran explosión de dimensiones similares del Krakatoa y el Vesubio. Ésta sin embargo aconteció en el hotel Villa Magna de Madrid.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad