Concursante de Mexicana Universal que fue discriminada nos cuenta su historia

Lupita Valero, originaria de Iguala, Guerrero, dice que no le quita el sueño que la vean menos.
Lupita Valero
 Lupita Valero es originaria de Iguala, Guerrero.  (Foto: Cortesía Mexicana Universal.)

Dicen que hay gente que "no da paso sin huarache" y en el caso de Lupita Valero, la representante de Guerrero en el concurso Mexicana Universal, eso queda muy claro porque como ella dice, sí tiene huaraches y los lleva muy bien puestos.

La modelo, quien ha sido discriminada durante (y antes de) su participación en el concurso Mexicana Universal por su origen humilde y su trabajo como mesera, ha sabido defenderse de los ataques racistas y clasistas con lo que aprendió en casa: la autoestima y el orgullo de saber que cualquier trabajo honrado es digno.

Durante la gala del pasado domingo del certamen de belleza, llegó la etapa de las preguntas y respuestas. Lupita lo reconoce, pensó que se iba a tratar de un tema de cultura general, "o una pregunta típica de misses", pero nunca imaginó que se le cuestionara si había sido discriminada por ser mesera. Tampoco pensó que se haría alusión al comentario "Todas se ven muy guapas pero a la de Guerrero se le notan los huaraches desde lejos" surgido en las redes.

Por una décima de segundo, Lupita no pudo disimular su sorpresa ante la interrogante, pero después respondió, entre otras cosas, que sí traía huaraches, que se los amarró bien antes de llegar al concurso, que se siente muy orgullosa de lo que es y de su origen y que gracias a su trabajo como mesera pudo pagar su carrera de ingeniería textil y diseño de modas.


"Es un tema no tan duro para mí porque ya lo he superado y aprendí a vivir con este tipo de ofensas, pero son temas todavía muy importantes para México. La discriminación que se vive dentro de nuestro país está por los cielos".

A casi una semana de distancia y en exclusiva para Quién, Lupita acepta que nunca esperó que su respuesta se volviera viral (ya tiene casi 70 mil visualizaciones en YouTube).

“Imagínate el impacto que ha tenido mi respuesta para mucha gente que se ha identificado conmigo. Y como digo, nunca me victimicé. Es la situación que vivimos día a día aquí en nuestro país y solamente quise compartir algo de mi experiencia, pero nunca me imaginé que fuera a sorprender tanto”.

“Hablé de la discriminación que me hacen por tener un oficio, que es ser mesera, y por mi nivel socio-económico. No debería quitarnos la calma, pero estamos en un siglo de modernización y queremos aceptar cada vez más cosas, pero no empezamos por aceptarnos a nosotros como sociedad”.

Lupita es soñadora e, independientemente de que gane el concurso o no, ya sabe lo que quiere hacer en un futuro súper cercano.

“Si este domingo 27 de mayo o el día de la final (3 de junio) no estoy entre las finalistas, no pasa nada, porque siento que el sueño comienza desde ahora. Creo que acabo de descubrir para qué quiero estar aquí: para dejar huella en el mundo. Después de esto tengo que titularme. Es una meta que personalmente y para mi familia es muy importante. Mis papás no pueden dejarme ninguna herencia más que el estudio y es un regalo que les quiero hacer, es un regalo que me merezco, porque yo me he pagado mi carrera, me ha costado mucho. No sé si me vaya a salir alguna oportunidad en este medio. Si me sale, qué padre; si no, llego a Iguala con muchas metas, impulsando a nuestros jóvenes de colonias tan marginadas de mi municipio que no nos voltean a ver y motivándolos con las cosas que a mí me han llevado hasta este punto: la danza folklórica, los cursos de música. Tengo unos proyectitos por ahí, sin fines de lucro, porque yo conozco lo que es no tener un sustento económico bueno. Me gustaría poder motivar a los niños de mi ciudad, para que salgan adelante.


Lupita Valero
 Lupita está entre las finalistas del concurso.  (Foto: Cortesía Mexicana Universal.)

Lupita estudió ingeniería textil y diseño de modas, aunque en un principio su sueño era ser nutrióloga. Otra vez fue la cuestión financiera la que marcó su futuro. “En mi casa no había la oportunidad de pagar una carrera tan cara. Mi mamá me dijo: si quieres eso, vas a tener que dejar de estudiar un año en lo que tu hermano mayor termina la universidad. En mi municipio no había esa carrera".

“Me puse a analizar y le dije a mi mamá: ‘No, yo te ayudo con mi universidad, pero voy a buscar otra carrera’. Soy bailarina de danza folklórica y pensaba que podía aprender a hacer vestuarios, los vendo y posteriormente podré pagar lo de Nutrición. Quedé encantada con mi carrera”.

Esta no es la primera vez que Lupita se echa al público a la bolsa. Ya han sido tres veces que ha estado sentenciada (es decir, que ha estado a punto de quedar fuera de Mexicana Universal) y precisamente ha sido el público el que la ha salvado.


Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Los bebés más esperados de los famosos en 2018
Te Recomendamos
×