Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Quién 50 edición 2017 desktop header.png
Quién 50 edición 2017 desktop header.png (Foto: Revista Quién)

Glamorosa, emotiva y divertida, así fue nuestra gala Quién 50

En esta noche de gala homenajeamos a los personajes que transforman a México con su trabajo diario y en situaciones extraordinarias. No te pierdas cada detalle de lo que sucedió.
jueves 02 noviembre 2017
Quién 50 en el Museo Tamayo.
Quien 50 Quién 50 (Foto: Marco Vallejo)

La llovizna que caía en el Centro Histórico de la Ciudad de México daba un aire elegante a la calle de Tacuba. Las luces del Museo Nacional de Arte nos hacían voltear a verlo, así como al emblemático Caballito, sin embargo nosotros íbamos al otro magnífico palacio ubicado también en esa calle: el de Minería. Protegidos de la lluvia por la arquitectura de Manuel Tolsá, el Palacio fue recibiendo a invitados especiales y a premiados.

A las 7 en punto de la noche arrancó la alfombra roja que era el preámbulo de dos celebraciones: la gala de Quién 50 los personajes que transforman a México y las 400 ediciones a las que hemos llegado en 17 años de vida.
Entre los primeros en llegar estuvo Larisa Morales, la única representante de México en Wakeboard, que vino desde Filadelfia donde nos dijo que estudia Economía. La acompañaba su papá, que orgulloso la llevaba del brazo. También arribaba la reconocida escritora Laura Esquivel, galardonada por nosotros gracias a su trayectoria y quien marcó una época con su novela Como agua para chocolate. En ese momento también vimos a Óscar y Paulina Madrazo, grandes amigos de Quién.

Publicidad

Ellos y más invitados comenzaron a desfilar por la alfombra roja y a platicar con la prensa. Su segunda parada la hacían con nuestro amigo Pei Garza, locutor de Grupo Fórmula. Su simpatía puso el toque cool de la noche teniendo como fondo para sus entrevistas un Lincoln Continental de líneas suaves que se conjugaba perfecto con la decoración. Pei platicó nada menos que el periodista Enrique Acevedo, reconocido por nosotros por su gran trayectoria en Estados Unidos, donde acaba de ganar su tercer Emmy. Su esposa, Florentina Romo, se veía radiante a unos meses de haber sido mamá del pequeño Emiliano.

Pei Garza
Pei Garza

Montserrat Olivier también charló con Pei. Se veía guapísima con su vestido negro y feliz de acompañarnos como siempre lo ha hecho, pero esta vez como una Quién 50; su trabajo de ayuda tras el sismo del 19 de septiembre tenía que ser reconocido.

Y como el de ella, a través de nuestra categoría Todos Somos Uno quisimos homenajear la labor que hicieron en esos momentos difíciles brigadistas, sociedad civil e instancias de Gobierno como la Marina, que se destacó en la figura de la queridísima Frida y otros perritos rescatistas. Un trabajo tan grande como el alboroto que esta hermosa labrador provocó en nuestro coctel. Todos queríamos foto con ella. Algunos tuvieron suerte gracias a la buena disposición del tercer maestre Israel Arauz, uno de los oficiales con los que hizo binomio.

En ese momento llegaba Itziar Carracedo a la puerta de del Palacio de Minería en un imponente MKZ Híbrido blanco, de Lincoln. Nuestra editora general se veía satisfecha; durante semanas ella y el equipo de Quién planearon esa noche para que todos la disfrutaran.

En el coctel los invitados se relajaron, estábamos en uno de los patios del Palacio y se sentía un ambiente ideal pues además del glamour de los vestidos de noche y los trajes de gala, estaban siendo atendidos con dedicación. En las pequeñas salas en el centro, los meseros ofrecían champaña, canapés y cervezas como California Pale Aleu, Colimita u Ofrenda y clásicas como Bohemia Oscura. Y es que los Cerveceros de México también quisieron festejar a personas tan valiosas como el fotógrafo Alfredo Di Stéfano, que apoya a jóvenes colegas suyos para arrancar su carrera.

Quién 50
Paulina y Oscar Madrazo

Bajo los arcos también podías pasarla muy bien, como le sucedió a José Mario Ramírez en el sofisticado stand de Samsung. Él es hermano de una joven promesa que homenajeamos, la ultramaratonista Lorena Ramírez, quien ese día tuvo una carrera pero José Mario, que también es corredor, afortunadamente llegó en su representación. En el coctel también podías refrescarte de otra manera e interactuar en el espacio de Agua Voss.

Y llegó la hora de pasar al soberbio patio principal de Minería. Entre sonrisas, encuentros (vimos inseparables a Montserrat con Gloria Calzada, Ana Paula Ordorica y Daniela Magún) y presentaciones de nuevos amigos comenzó a escucharse un piano. Era el de Aleks Syntek, quien nos dio un nostálgico concierto acústico con canciones que lo marcaron y que celebran más de 30 años de una exitosa trayectoria que no podíamos dejar de reconocer. “Es por ti” y la infaltable “Sexo, pudor y lágrimas” aportaron una atmósfera deliciosa en la que Javier Poza, quien ya es como de la casa, nos dio la bienvenida formal.

La presentación de los valientes oficiales de la Marina con Frida arrancaron los mayores aplausos de la noche y dieron pauta para el minuto de silencio dedicado a las víctimas de los terremotos de septiembre.
Los discursos de Edgar Farah, presidente de Grupo CincoM, y de Max Linares, CEO de Grupo Expansión, resaltaron la valía de nuestros premiados este año en sus campos de acción y en los desastres naturales que México acaba de vivir. Edgar hizo un apunte más, cuando reconoció a nuestra querida Luisa Serna como parte fundamental de Quién en sus 17 años de publicación. Luisa emprenderá nuevos proyectos y ya forma parte de Quién 50 por revolucionar el periodismo de sociales desde nuestras páginas.

Jorge Poza volvió a tomar el micrófono y con el marco de Samsung Galaxy, que presentó la categoría Hecho en México, arrancó el homenaje en sí. El chef Carlos Gaytán tomó la palabra para hablar en nombre de mexicanos que como él se arriesgan a trabajar fuera de México y triunfan.

Quién 50
Max Linares, CEO de Grupo Expansión

Tuvimos el honor de que Carlos hiciera la curaduría de nuestra cena: un carpaccio de alcachofa con manzana verde, arúgula, nueces caramelizadas y vinagreta de limón, acompañado por Discreto Encanto, delicioso vino de Bodega La Lomita. Continuamos con medallones de filete en salsa de tintos con manchego español sobre risotto con panceta, maridado con el tinto Las Nubes, Colección de Barricas. Tanto el buñuelo de crème brûlée con miel de maple y helado de capuchino como el fondant de chocolate con menta nos fascinaron a la hora del postre junto con el oporto Royal Tawny. De verdad que La Europea nos ofreció una gran selección de bebidas para esta cena de gala.

A Lincoln le tocó presentar a los jóvenes que nos dan esperanza en un futuro sólido para México. Paola la Wera Kuri (que impulsó la iniciativa #FutSinGénero) y Jhony Corzo (campeón mundial de surf) fueron los voceros en el podio, donde recordaron sus inicios y nos mostraron el empuje de su generación.

Uno de los entrañables Topos, los rescatistas que desde el sismo de 1985 trabajan para nuestro país y el mundo, nos habló de la solidaridad. Ellos estuvieron en la categoría Todos Somos Uno, nunca mejor representada.
El empresario Moisés Kalach tomó el micrófono; nos recordó que no sólo él está representado a México en las complicadas renegociaciones del TLC con Canadá y Estados Unidos, sino que es un trabajo conjunto, algo que se ha notado en nuestro país más que nunca en las últimas semanas.

La categoría In Memoriam nos cimbró a través del conmovedor discurso de Griselda Triana, viuda del periodista Javier Valdez, asesinado como otros 12 colegas en este año por ejercer la libertad de expresión. Sus palabras se enlazaron a las del representante de la categoría Trayectoria, La Europea enmarcó. Se trataba del respetado periodista Héctor de Mauleón, quien nos pidió no dejar solo a este gremio, voz de la sociedad frente al poder.
Tras este emotivo momento llegó el broche de oro de la mano de una de nuestras premiadas. Era Yuri, quien cantó las versiones nuevas de “Detrás de mi ventana”, la intensa “Maldita primavera” (con la que todos cantamos), entre otras. Claro, no se negó a interpretar una más al grito de “¡otra, otra!”. Al terminar la Güera, como buena dueña del escenario, tomó el papel de anfitriona e invitó a los ganadores a la foto del recuerdo. En ese momento empezaron los abrazos, las felicitaciones, las despedidas.

Quién 50
Yuri

Se abrió entonces el portón principal para que todos saliéramos. El gran palacio del siglo XVIII había albergado la gala del año.

Publicidad