Los 10 mayores escándalos en la historia de los Mundiales

¿Recordabas que todo esto sucedió en las diferentes ediciones de la Copa del Mundo? No te pierdas los más increíbles acontecimientos que han sacudido al mundo del futbol.
¿Recordabas que todo esto sucedió en las diferentes ediciones de la Copa del Mundo? No te pierdas los más increíbles acontecimientos que han sacudido al mundo del futbol.
 ¿Recordabas que todo esto sucedió en las diferentes ediciones de la Copa del Mundo? No te pierdas los más increíbles acontecimientos que han sacudido al mundo del futbol.  (Foto: Especial)

No, señoras y señores. Aquel gol fantasma en la final de la Copa Mundial de 1966 no fue realmente escandaloso. Tampoco lo fueron las decisiones calamitosas del árbitro egipcio en el España-Corea de cuartos de final, 2002. Esa clase de hechos, seamos sinceros, a nadie llama la atención fuera del ámbito futbolero. Sin embargo, ¡claro que en los Mundiales se han vivido anécdotas (sobre el terreno de juego o en sus alrededores) que se quedan en la memoria, cómo no! Aquí nuestra selección.

1. Un portero listillo. Fase de clasificación para Italia ‘90

No habrá muchos episodios más bochornosos en la historia de futbol que este. Muchos futbolistas tienden a pasarse de listos (fingimientos, exageraciones de golpes...), es parte del juego. Pero lo que hizo Luis Roberto Rojas, portero de la selección chilena, es como para un sketch de 'Benny Hill'.

Jugaba Chile contra Brasil en la fase clasificatoria para el Mundial del 90. Los chilenos tenían que ganar, o quedaban fuera. La Canarinha va ganando 1-0 a inicios del segundo tiempo. De repente, el juego se detiene. ¿Qué pasó? Nadie sabe con seguridad, pero Rojas está derribado sobre el pasto, envuelto en el humo de una bengala lanzada desde las tribunas. La sangre corre por su rostro. Se retuerce de dolor. ¡La bengala le atinó, por supuesto! ¡El partido tiene que ser suspendido!

En realidad, no. Otras tomas de TV demuestran que la bengala cayó a un par de metros del portero chileno, que hizo todo un teatrito. Él mismo se hizo un tajo en la cara con una navaja que escondió entre los guantes, confesó después. Rojas fue suspendido prácticamente de por vida. No sabemos si todavía se atreve a salir a la calle.

2. Argentina "envenena" a Brasil. Italia ‘90

Ok, abrimos la lista con un acto que no se ha confirmado. La versión, ni hablar, es demasiado jugosa, y verosímil. Escenario: octavos de final entre Brasil y Argentina. Circunstancia: en el mundo no hay un encuentro entre selecciones nacionales con mayor competitividad que este.

Hechos: se firma el empate a cero a pocos minutos del final del primer tiempo. Un brasileño le mete un leñazo al argentino Troglio, que queda tendido en el campo. Entran las asistencias. Un masajista de Argentina lleva una cajita con botellitas de agua; son extrañas, de color verde. Algo cuchichean los argentinos reunidos en torno al lesionado, se pasan las botellitas pero no toman de ellas. Llega Branco, lateral de Brasil, toma una y sí que se la bebe completita.


Argentina reparte una sospechosa sustancia entre el equipo Brasileño en Italia 90.
 Argentina reparte una sospechosa sustancia entre el equipo Brasileño en Italia 90.  (Foto: Getty Images)

Conclusión: a 10 minutos del final del partido Caniggia mete un gol tras jugada genial de Maradona. Argentina vence y humilla.

Tras el partido, Branco denuncia que lo han dopado, que el agua tenía alguna sustancia que le afectó. "Bebí y me sentí atontado". El brasileño incluso narra que el propio Bilardo, entrenador de la selección argentina, se lo admitió cara a cara. Y en 2004 Maradona lo confirma dando detalles: "Alguien picó un Rophynol (un sedante) en el agua". Sin embargo, la FIFA nunca ha pretendido investigar el asunto.

3. Maradona, la euforia turbocargada. Estados Unidos ‘94

Maradona, el astro, llegó a este Mundial tras pasar por su particular infierno de cocaína. Era el escenario para su reivindicación. Y estaba jugando de cine. Llegó el primer partido de la fase de grupos para Argentina, y el D10S le mete a Grecia un zurdazo al ángulo precioso. Empezó a festejarlo con la rabia contenida durante meses, y el mundo se dio por enterado: fue corriendo hacia la cámara, y mientras más se acercaba, el rostro más se le descomponía. Ojos casi desorbitados, boca abierta al máximo, el grito de un demonio fuera de sí. Carajo, podía olerse la droga desde el sillón frente a la tele.

Después del siguiente partido, contra Nigeria, el personal del control antidopaje llegó al vestuario albiceleste. ¿La orina de quién elegirían para el análisis? No lo pensaron mucho: la de Maradona. Dio positivo por efedrina y otras sustancias estimulantes. Adiós. Se acabó su Mundial y su carrera en la selección.


El jugador fue asesinado a su regreso del mundial de 1994.
 El jugador fue asesinado a su regreso del mundial de 1994.  (Foto: Getty Images)

4. Un error que le costó la vida, Estados Unidos ‘94

La selección colombiana, en su camino clasificatorio hacia Mundial de 1994, había mostrado una brillantez inédita (el 0-5 que le endilgó en 1993 al equipo argentino en el mismísimo estadio Monumental de Buenos Aires es hoy material de leyendas).

Era una de las favoritas para ganar la Copa, cómo no. Pero, oh tragedia, no pasó de la primera fase. Un defensor, Andrés Escobar, metió un autogol desgraciado que hizo perder a su equipo ante el combinado de Estados Unidos. La verdadera tragedia vino después: a su regreso a Colombia, Escobar fue asesinado a tiros. Se dice que el crimen tuvo que ver con la mafia de las apuestas ilegales.

5. El misterio que quiso ser escándalo. Francia ‘98

¿Qué diantres le pasó a Ronaldo (el Ronaldo auténtico y primero, el brasileño) horas antes de la final contra Francia? ¿Por qué sufrió convulsiones? ¿Su vida corrió peligro? ¿Y si fue así, cómo se atrevieron a alinearlo finalmente? ¿Fue a causa de las presiones de Nike, patrocinador del jugador y de la seleção? Con el pasar de los años, esas cuestiones han quedado más o menos resueltas. Parece que un medicamento antiinflamatorio para la maltrecha rodilla de Ronaldo "se le fue" al torrente sanguíneo y bla, bla. Y lo de Nike nunca superó el nivel de teoría de la conspiración alucinada. Pero el "misterio" seguramente todavía tiene recorrido en las tertulias futboleras en cualquier bar del mundo.


Ronaldo se combulsionó de forma impactante.
 Ronaldo se combulsionó de forma impactante.  (Foto: Especial)

6. El monje se autoinmola. Alemania 2006

Esta es la versión comúnmente aceptada: tras unos cuantos jaloneos, propios de cualquier partido importante lleno de tensión, Zidane le dice a Materazzi: "Si quieres mi camiseta, te la doy al final". El italiano barriobajero responde: "Mejor dame a tu hermana". Zidane tarda unos segundos en reaccionar, se da la vuelta y propina al defensor el tope-borrego más famoso de la historia, el que lo saca del partido, de la final y de la gloria. Sin embargo, sigue pareciendo extraño que uno de los deportistas más cool que se han conocido, un tipo curtido en mil batallas, haya podido perder el control a causa de un insulto grave, sí, pero no inusitado en el fino ambiente del futbol. Nuestra explicación: Zidane quiso terminar su carrera con un toque de arte, de tragedia.

7. Cristiano Ronaldo, amigo de sus amigos. Alemania 2006

Cuartos de final de la Copa, Inglaterra vs. Portugal. Dos estrellas enfrentadas: Cristiano Ronaldo y Wayne Rooney, que por lo demás juegan en el mismo club, el Manchester United. De hecho, son muy amigos, son inseparables, un "bromance" en toda la regla. Pero un Mundial es un Mundial, diablos.

Durante el partido, Rooney termina un forcejeo de mala manera: con el pie sobre los genitales de un portugués. No queda clara la intencionalidad de la falta. El árbitro se acerca al lío, pero no parece dispuesto a sacarle la tarjeta roja... hasta que entra en escena Cristiano. El astro presiona al árbitro; le indica la gravedad del pisotón de Rooney, que termina expulsado. Tal cual: el portugués empujó a su amigo a las patas de los caballos. ¡Qué desleal! Pero lo peor estaba por llegar, pues la cámara capta un pequeño guiño de complicidad que Ronaldo le dedica a un compañero (equivalente a un "logramos sacar al inglés, bien hecho"). La ira en Inglaterra fue mayúscula.

8. Terry, ese cerdo. Sudáfrica 2010

Era un modelo de capitán inglés. Duro, solidario, líder, conocedor de los códigos de compañerismo entre futbolistas. Pero John Terry tuvo un descuido: una cosa es ponerle el cuerno a tu esposa; otra, es ponérselo con la novia de un compañero de equipo (Wayne Bridge, que dejó la selección inglesa tras conocerse la canallada). Fabio Capello, el entrenador de Inglaterra, le quitó a Terry la capitanía en el Mundial por este hecho.


John Terry se vio envuelto en el escándalo tras haberle sido infiel a su esposa con la novia de su compañero de equipo.
 John Terry se vio envuelto en el escándalo tras haberle sido infiel a su esposa con la novia de su compañero de equipo.  (Foto: Getty Images)

9. Sindicalismo francés. Sudáfrica 2010

Todos recordamos la victoria del Tri sobre Francia en la fase de grupos. Gloriosa. Sabrosa. Aunque se suele pasar por alto el hecho de que esa selección francesa era el mayor desastre de management que se recuerde. La fractura entre el entrenador, Raymond Domenech, y los futbolistas más influyentes era simplemente escandalosa. Al punto de que el delantero Anelka le mentó la madre a su jefe directamente. Por supuesto, se fue de patitas a la calle, pero eso no fue lo peor. Al día siguiente, la mayoría de los futbolistas aplicaron su "derecho a huelga": se negaron a entrenar. Lo nunca visto.


¿Cómo olvidar el escandaloso peinado de Valderrama?
 ¿Cómo olvidar el escandaloso peinado de Valderrama?  (Foto: Getty Images)

10. El peinado del ‘Pibe' Valderrama. Glorioso en tres Copas del mundo: 1994, 1998 y 2000.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Lady Gaga revela la enfermedad crónica que padece
No te pierdas
×