Gobierno de Enrique Peña responde a las 10 preguntas de Cuarón

Este miércoles se publicó en la página de Presidencia un documento en respuesta a los cuestionamientos que lanzó el cineasta Alfonso Cuarón al respecto de la reforma energética.
A través de Twitter el presidente de México aseguró respondería a los cuestionamientos del cineasta cuando las leyes secundarias de la reforma energética sean presentadas, sin embargo, su equipo ya lanzó una respuesta.
 A través de Twitter el presidente de México aseguró respondería a los cuestionamientos del cineasta cuando las leyes secundarias de la reforma energética sean presentadas, sin embargo, su equipo ya lanzó una respuesta.  (Foto: PhotoAMC)

I. Introducción

La Reforma Energética aprobada por el Congreso Constituyente Permanente, y promulgada por el Presidente de la República,1 surge del consenso entre los partidos políticos, enriquecido por los foros de expertos organizados por el Poder Legislativo.

La Reforma Energética busca los siguientes objetivos fundamentales:

  • Mantener la propiedad de la Nación sobre los hidrocarburos que se encuentran en el subsuelo.
  • Modernizar y fortalecer, sin privatizar, a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como empresas productivas del Estado 100% mexicanas
  • Permitir que la Nación ejerza de manera exclusiva la planeación y control del sistema eléctri- co nacional, en beneficio de un sistema competitivo que permita reducir los precios de la luz.
  • Contar con un mayor abasto de energéticos a mejores precios.
  • Garantizar estándares internacionales de eficiencia, transparencia y rendición de cuentas.
  • Combatir de manera efectiva la corrupción en el sector energético.
  • Fortalecer el ahorro de largo plazo a través de la creación del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, en beneficio de las generaciones futuras.
  • Impulsar el desarrollo, con responsabilidad social y protegiendo al medio ambiente.
  • Atraer inversión al sector energético mexicano para impulsar el desarrollo del país.
  • Reducir los riesgos financieros, geológicos y ambientales en las actividades de exploración y extracción de petróleo y gas.

Estos objetivos se verán traducidos en beneficios concretos para los mexicanos:

1. Bajar las tarifas eléctricas, bajar el precio del gas y bajar el precio de los alimentos.

2. Lograr tasas de restitución de reservas probadas de petróleo y gas superiores a 100%.

3. Aumentar la producción de petróleo de 2.5 millones de barriles diarios que se producen actualmente, a 3 millones de barriles en 2018 y a 3.5 millones en 2025. Así como aumentar la producción de gas natural de los 5 mil 700 millones de pies cúbicos diarios que se producen actualmente, a 8 mil millones en 2018, y a 10 mil 400 millones en 2025.

El Senado de la República aprobó, el 11 de diciembre de 2013, la Reforma Energética por 95 votos a favor y 28 en contra. La Cámara de Diputados lo hizo el 12 de diciembre con 354 votos a favor y 134 en contra. Asimismo, la reforma fue declarada Constitucional por la Comisión Permanente el miércoles 18 de diciembre, con la aprobación de 24 congresos de los estados de la república. El Decreto fue promulgado el 20 de diciembre de 2013 y publicado en el Diario Oficial de la Federación el mismo día.

4. Generar cerca de un punto porcentual más de crecimiento económico en 2018 y aproxima- damente 2 puntos porcentuales más para 2025.

5. Crear cerca de medio millón de empleos adicionales en este sexenio y 2 millones y medio de empleos más a 2025.

Sin duda, la Reforma Energética constituye un gran paso hacia el desarrollo económico y el fortalecimiento de la soberanía de nuestro país, en beneficio de los mexicanos.

II. Principales transformaciones del sector energético Petróleo y gas natural

En tan sólo 8 años hemos perdido casi un millón de barriles diarios de producción de petróleo. Sin embargo, hoy invertimos tres veces más en exploración y extracción de petróleo y gas natural. Ello se debe a que nuestras reservas ahora están en campos más difíciles, como aguas profun- das y campos de lutitas, que requieren de tecnología de punta y grandes inversiones.

Es por estos retos que prácticamente todos los países que tienen petróleo y gas natural tienen marcos jurídicos abiertos a la inversión privada para compartir riesgos, tecnología y experiencia.

Hoy sólo se permite que Pemex contrate a empresas privadas, mexicanas y extranjeras, para hacer perforaciones y les tiene que pagar encuentren o no petróleo o gas natural.

Para un funcionamiento óptimo, la industria de exploración y extracción requiere de 60 mil millones de dólares al año. Pemex sólo cuenta en su presupuesto anual con 20 mil millones de dólares. Con un ajuste fiscal, sólo podría llegar a 30 mil millones. Es decir, este ajuste fiscal no sería suficiente para desarrollar nuestra industria, pues faltarían 30 mil millones de dólares.

Características del nuevo modelo

En el Artículo 25 Constitucional: se establece la categoría de empresas productivas del Estado, para que Pemex pueda consolidarse como una empresa líder a nivel internacional.

En el Artículo 27 Constitucional: se mantiene la propiedad de la Nación sobre los hidrocarburos en el subsuelo y la prohibición expresa de otorgar concesiones para exploración y extracción de hidrocarburos. Se permite que estas actividades puedan realizarse mediante asignaciones a or- ganismos del Estado o mediante contratos con organismos del Estado o con particulares, para compartir riesgos, la tecnología y la experiencia. Se establece que la propiedad de la Nación so- bre los hidrocarburos en el subsuelo deberá afirmarse en las asignaciones o contratos.

En el Artículo 28 Constitucional: se establece que la exploración y extracción de petróleo y gas son actividades estratégicas.

  • La ley regulará, entre otras, las siguientes modalidades de contraprestación por las activida- des de exploración y extracción de petróleo y gas natural: I) en efectivo, para los contratos de servicios; II) con un porcentaje de la utilidad, para los contratos de utilidad compartida; III) con un porcentaje de la producción obtenida, para los contratos de producción comparti- da; IV) con la transmisión onerosa de los hidrocarburos una vez que hayan sido extraídos del subsuelo, para los contratos de licencia o V) cualquier combinación de las anteriores.
  • El Gobierno de la República elegirá el tipo de contrato que más convenga al país y escogerá la modalidad de contraprestación para lograr el mayor beneficio para el desarrollo de largo plazo. Tales contratos podrán ser: de servicios, de utilidad o producción compartida, o de li- cencia.
  • Por mandato constitucional, los contratos que se otorguen podrán ser consultados por cual- quier ciudadano, además de estar sujetos a un sistema de auditorías.
  • Pemex y los particulares podrán reportar a inversionistas y reguladores, así como al público en general, los proyectos que desarrollen en México y los beneficios esperados, siempre y cuando se afirme en las asignaciones o contratos que el petróleo, el gas y los demás hidro- carburos que se encuentren en el subsuelo son propiedad de la Nación.
  • Pemex mantendrá su papel estratégico en la industria petrolera. Para lograrlo, se realizará una "ronda cero" con el objetivo de proteger la inversión que Pemex ha realizado previa- mente.
  • Así, Pemex podrá mantener las asignaciones de exploración y producción que así convengan a sus intereses y podrá migrarlas hacia un esquema de contratos.

Para tener acceso al documento completo da click aquí.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: No compartas información falsa sobre el sismo
No te pierdas
×