Mariana Elizondo, ex esposa de Alfonso Cuarón, habla de él con cariño

Desde cómo se conocieron, hasta el amor que le tienen a su nieto, la actriz e hija del escritor Salvador Elizondo nos comparte algunas palabras sobre su historia con el ahora ganador del Oscar.

Resource Not Found: (image) http://static.quien.com/

Conocí a Alfonso a principios de los 80´s en casa de un amigo común Aurelio Asiaín. Era un grupo de jóvenes que vivían en una casa en Coyoacán en la calle de Parque no. 9. Era una especie de comuna pero de los 80. Ya se había superado el desenfreno de los 60 y aunque eran bastante reventados había un cierto orden y lograban enfocarse en su vocación que en el caso de Alfonso daba luces de ser muy clara desde muy temprana edad.

De muy niño ya manejaba una cámara Super 8 y hacia películas caseras todo el tiempo. Yo lo conocí y no soltaba su cámara de 35mm y disparaba mucho y luego se encerraba a revelar y cuando estaba editando su primer corto del CUEC, "Cuarteto para el fin de los tiempos", fue muy emocionante verlo trabajar. Ahí me di cuenta que quería contar de una manera que nadie lo hacía y la estética que proponía era muy personal... recuerdo la imagen de la ventana abierta del edificio Ermita, Avenida Revolución de fondo y globos cayendo por la ventana y luego la escena de la tina... era muy poético pero no de la manera engolada y acartonada que nos sugería la época. Era algo tan melancólico que podía ser cualquier tiempo en otra dimensión que no fácilmente tenías chance de apreciar.

Lo que recuerdo con mucho amor de nuestra relación son las pintas que me dejaba alrededor de mi casa, entre ellas la sonrisa del gato Cheshire, con la que me topaba al dar la vuelta en alguna esquina. También le gustaba cocinar unas brochetas al limón y hacía los mejores sándwiches de queso derretido. Durante un largo tiempo nos unió la complicidad de ser lectores de Archi y los martes a primera hora corríamos al puesto por nuestro ejemplar...Sus aficiones siempre estaban ligadas al cine, gozaba el cuarto oscuro, leer, ir religiosamente al cine todos los días y leer y sobre todo trabajar en eso...él no es de aficiones. Jugaba ajedrez con Jonás y nosotros jugábamos turista o Risk pero siempre terminaba mal.

También pasé por la cama china, por correr atrás del coche porque cada vez que intentaba abrir la puerta arrancaba, como en "Y tu mamá también", tal cual. Me hacía rabiar pero tengo muy buenos recuerdos de ese tiempo con él.

Como papá creo que es muy bueno, comprometido, amoroso, formador de carácter, honesto, escrupuloso, congruente a más no poder, lo cual a los hijos les da una tranquilidad muy grande y mucha seguridad.

Nosotros como ex pareja nos llevamos bien, se conserva algo de lo lúdico y además ahora compartimos nietos lo cual nos vuelve a acercar en el sentido de que somos los abuelos y compartimos momentos únicos con ellos.

Hace poco le hice un comentario en el sentido de que qué dífícil trabajo era el suyo, hacer un película como Gravity me parece no una odisea sino la Odisea, a lo que sin pensarlo me contestó: "¿Difícil?, difícil es bajar a la mina, eso sí está cañón". Y para mí esto define a Alfonso, que pase lo que pase, no pierde piso, ni cierra su conciencia, ni se aleja de la vida real y jamás olvida lo que realmente importa.

Le deseo lo mejor hoy y siempre,

Mariana Elizondo

-----

Fe de erratas

***En nuestra edición 311, dedicada a "Sheherazade Goldsmith. El amor de Cuarón", cometimos un error al publicar que el director Alfonso Cuarón jugaba ajedrez, turista y risk con su hijo Jonás. También nos equivocamos al afirmar que fue su madre quien le enseñó a cocinar. Alfonso y Jonás sólo jugaban ajedrez, mientras que el director preparaba platillos sencillos en cenas íntimas con su entonces esposa, Mariana Elizondo.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Elenco de 'Stranger Things' bailan al ritmo de 'The Upside Downs'
No te pierdas
×