Salma Hayek temía quedarse soltera para siempre

La actriz mexicana comentó que a finales de sus treinta no se sentía atractiva y mucho se basaba en los pocos papeles que le daban.
 La actriz mexicana comentó que a finales de sus treinta no se sentía atractiva y mucho se basaba en los pocos papeles que le daban.  (Foto: Getty Images)

Aunque actualmente se encuentra felizmente casada y disfrutando de la maternidad gracias a su hija Valentina, la actriz mexicana admite que en la década pasada sufrió momentos de gran inseguridad personal y profesional que a punto estuvieron de obligarla a renunciar a su carrera cinematográfica. Poco antes de conocer al empresario francés François-Henri Pinault y dar rienda suelta a sus deseos de ser madre, Salma Hayek estuvo sumida en una breve etapa de apatía debido a los primeros cambios que empezaba a experimentar su figura en el camino hacia la madurez, una transformación que --a su juicio-- amenazaba con dejarla sin oportunidades laborales en el cine y, lo que es peor, soltera para el resto de sus días.

"Hubo un tiempo a finales de mi década de los treinta en el que no me sentía atractiva ni en mi mejor estado de forma, y eso era una realidad palpable que se notaba por la falta de papeles que me estaban ofreciendo en la industria del cine. Estaba convencida de que mi trayectoria como actriz estaba llegando a su fin, algo que se sumaba al hecho de que no estaba casada ni había tenido hijos. Creo que la combinación de todos esos factores hizo que me derrumbara emocionalmente y de que previera mi futuro con una perspectiva muy pesimista. Tenía miedo de quedarme sola para siempre", reveló Salma a una revista inglesa.

Sin embargo, todos sus miedos y temores se disiparon tan pronto como la artista azteca conoció al hombre que hoy ocupa su corazón y con el que comparte la felicidad de ser madre, un encuentro que la actriz no atribuye a la mera casualidad sino que asocia claramente al profundo cambio de mentalidad que experimentó. En su opinión, su vida protagonizó una transformación radical en cuanto logró dejar de lado los pensamientos negativos y empezó a afrontar la realidad con una actitud más positiva, una ley de vida que ahora sigue y explica la simpatía que siempre envuelve a la mexicana en toda aparición pública.

"El amor y la familia son lo más importante que tengo en esta vida, ya que me ayudan a vivir con alegría y apreciando la belleza que se encuentra en las cosas más sencillas de este mundo. Empecé a desarrollar una perspectiva más optimista ante la vida poco antes de conocer a mi marido, y no la he abandonado desde entonces, sobre todo porque mi existencia está ahora llena de experiencias maravillosas que me llenan por dentro y me hacen sentir realizada. Me ha costado mucho orientar mi vida en las últimas décadas, pero ahora no cambiaría nada de lo que tengo", reflexionó la versátil intérprete, quien lleva más de seis años establecida en París junto a su esposo y su primogénita Valentina.

Francois asegura que Salma se ve mejor ahora que hace diez años.

cd

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: ¿Quién diseñará el vestido de novia de Meghan Markle?
No te pierdas
×