Andrea y Fátima Torre se sincronizan bajo el agua

Las hermanas actrices se acoplan a la perfección y parecen una misma, una vez que se sumergen en la alberca para la sesión de fotos de nado sincronizado de Quién.com
 Las hermanas actrices se acoplan a la perfección y parecen una misma, una vez que se sumergen en la alberca para la sesión de fotos de nado sincronizado de Quién.com  (Foto: Adriana Álvarez Téllez / Quién)
Andrea y Fátima Torre como una misma en la alberca
 Andrea y Fátima Torre como una misma en la alberca  (Foto: Adriana Álvarez Téllez / Quién)

"¡Tengo miedo!" anuncia Fátima a minutos de meterse a la alberca. Mi pregunta fue sólo una, ¿listas para nadar? Miedo o no miedo, las hermanas Torre se notan más que preparadas -y confabuladas- para iniciar su actuático photoshoot. Una vez peinadas con un chongo alto, maquilladas de manera idéntica y vestidas en trajes de baño iguales, resulta claro que Andrea y Fátima Torre comparten la misma sangre, de hecho, desde donde yo estoy parado, a momentos podrían parecer gemelas; y cuando se cuentan, "Uno, dos, tres" para salir del agua saltando y sonriendo, lo hacen de manera tan pareja que parece que lo tuvieran ensayado.

La realidad es que las hermanas Torre llevan años sin meterse al agua y ahora que Quién.com las convocó para una sesión de fotos olímpica temática "nado sincronizado", saltaron a la oportunidad de poder revivir una época en la que su segunda casa era el tibio de la alberca. Al menos para Andrea es cierto. "Yo de joven y bella, practiqué nado sincronizado. Empecé en natación y de natación me llamaron a nado sincronizado, que me encantó, entonces en lo que actuaba en cosas, estuve practicando mucho tiempo." Para Fátima la historia es distinta: "Yo también hice. De chiquitas mi mamá nos metía. Hice natación y nado sincronizado, pero no me encantó."

El deporte que la mueve, me confiesa Fátima, es el kick-boxing, pero la oportunidad de realizar figuras actuáticas con su hermana resultaba demasiado atractiva como para dejarla pasar; y viéndolas reir cada que intentan un movimiento fallido, queda claro el porqué. De pronto sueltan una palabra que para el oído poco entrenado (dígase, el mío) resulta completamente ajena: "La batidora". "Obviamente en el sincronizado no puedes pisar. Tienes que hacer las batidora", me explica Andrea, "Es con los brazos moviéndose en círculo y los pies igual, te mantiene en equilibrio y es cansadérrimo." "Eso es lo primero que te enseñan", agrega Fátima.

Por suerte para las hermanas Torre, nuestra sesión de fotos no involucra la famosa "batidora" y a falta de jueces que penalicen, recargar los pies en el suelo nos resulta completamente válido. "Obviamente para poder hacer esas figuras debajo del agua, necesitas poder aguantar la respiración. Yo me acuerdo que en los entrenamientos, una de las cosas que te hacían era que te echaras TODA una alberca olímpica bajo el agua. Obviamente con la práctica yo lo logré, si ahorita lo intento, me muero", relata Andrea sobre los retos del nado sincronizado. "A mí lo que se me hizo difícil fue la acrobacia que haces dentro del agua. El levantar la pierna, estar volteada todo el tiempo o darte marometas. A mí eso era lo que más se me dificultaba", contradice Fátima.

Curiosamente, Andrea Torre estuvo a punto de competir de manera olímpica, pero por azares del destino, su camino tomó un rumbo completamente distinto. "Yo creo que a mí lo único que me faltó fue nacer en agua, porque desde los seis meses me metieron a clases de natación. Yo me iba a ir a las Olimpiadas y lo dejé por la actuación." Andrea aún recuerda algunos movimientos básicos del nado sincronizado y hace lo posible porque su hermana siga sus pasos, aunque por ocasiones, resulta una misión imposible y acaba en un estallido de risas. Para Fátima, las Olimpiadas no evocan un recuerdo tan personal, sino un sentimiento de solidaridad con los ateltas en competencia, "Es padre por el patriotismo. Se siente muy padre y un orgullo ver a mexicanos triunfando mundialmente. Apoyar a México y a los mexicanos, es algo que también nos enseñaron."


Andrea y Fátima Torre nadan al parejo
 Andrea y Fátima Torre nadan al parejo  (Foto: Adriana Álvarez Téllez / Quién)

Claro que en casa de la familia Torre, me confiesan, ver las Olimpiadas es todo un evento de comunión y un momento que las hermanas aprovechan para convivir y, en el caso de Fátima, para disfrutar de su disciplina favoria: la gimnasia. "Me encanta la gimnasia y que haya de todo tipo, la de listones, en barra, en caballo, todo eso. A mí es de las que más me gusta." Curiosamente es Andrea la que menciona el nombre de Nadia Comaneci cuando nos ponemos a discutir sus atletas preferidos: "A mí me quedó muy grabado que hicieron hace mucho una película de la historia de Nadia Comaneci y me cayó súper bien. Fue súper exitosa, una niña súper talentosa, con todo y lo que sufrió de adolescente."

Para cuando terminamos la sesión de fotos, las hermanas ya se notan tan cómodas en el agua como en un set de televisión. Todo tipo de "miedo" se ha disipado y lo único que queda es una risa constante de la cantidad de veces que tuvieron que repetir ciertos movimientos antes de poderse llamar verdadermente "sincronizadas". Salen de la alberca, se envuelven en sus batas de baño y antes de partir aseguran que sus apuestas están puestas en Paola Espinoza. Incluso fuera del agua --quizás de manera inconciente-- las Torre siguen poniendo su mira en aquellas actividades que requieren de una alberca, un traje de baño y estar lejos de tierra firme.

¡Mira el resto de las imágenes de este photoshoot olímpico con Andrea y Fátima Torre!

Agradecemos a...

Locación: Acuática Nelson Vargas San Jerónimo Ropa: adidas Peinado: Roberto Robie, Pantene Institute, @RobertoRobie Maguillaje: Claudia Téllez, Bobbi Brown

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Las estrellas de Quién 50 antes de brillar por alfombra roja
No te pierdas
×