Así era el senador Alonso Lujambio

El ex precandidato presidencial y ex secretario de Educación Pública murió la madrugada de este martes a los 50 años luego de luchar contra un cáncer de la médula ósea.
 El ex precandidato presidencial y ex secretario de Educación Pública murió la madrugada de este martes a los 50 años luego de luchar contra un cáncer de la médula ósea.  (Foto: Archivo revista Quién)
Lujambio era uno de los presidenciables.
 Lujambio era uno de los presidenciables.  (Foto: Archivo revista Quién)

Alonso José Ricardo Lujambio Irazábal, senador del Partido Acción Nacional (PAN), ex precandidato presidencial y ex secretario de Educación Pública, murió la madrugada de este martes 25 de septiembre a los 50 años luego de luchar contra un cáncer de la médula ósea, confirmó su oficina y la fracción parlamentaria del partido en la Cámara Alta.

En noviembre del año pasado, la Secretaría de Educación Pública informó que quien aún era su titular llevaba dos semanas hospitalizado a causa de una insuficiencia renal severa, aunque explicó que su salud estaba bajo control. "El secretario Lujambio permanecerá hospitalizado bajo supervisión médica para asegurar su debida recuperación", indicó la dependencia en un comunicado.

A pesar de que los médicos aseguraron en su momento que el mieloma múltiple se encontraba en fase inicial, Lujambio perdió la lucha contra la enfermedad que padecía poco menos de un año después.

Al maestro Lujambio le sobreviven su esposa Teresa Toca y tres hijos.

De niño promedio a funcionario público

Alonso Lujambio no tiene buenos recuerdos de su paso por la primaria. La letra le entró con sangre y nunca superó el 7 de calificación promedio. La férrea disciplina del Colegio Tepeyac lo hizo sufrir. Hasta el día en que los padres benedictinos decidieron retomar su vida monacal y salieron del colegio, cuando recién empezaba la secundaria.

La llegada de una nueva rectoría con innovadores métodos pedagógicos para la época sellaron su destino y su buena fortuna, que no lo abandona desde entonces: terminó la preparatoria con promedio de 9.3, convertido en el preferido de Miss Trinidad Bouzas Abascal, entonces directora de la comunidad tepeyaca.

Cuarenta años después y con un currículum de 29 páginas, Alonso encabeza desde abril de 2009 la Secretaría de Educación Pública con cualidades que enlistan quienes lo conocen: obsesivo del trabajo, metódico, cuidadoso de lo que quiere expresar, exigente, hábil para negociar, carismático. Pero también con un temperamento nervioso que estalla con facilidad. Dicen los que han trabajado con él que hay que calmarlo antes de discutir cualquier asunto.


La educación primaria de Lujambio fue a la `antigüita´, es decir, era corregido con una suela de neolite por los padres benedictos del Colegio Tepeyac.
 La educación primaria de Lujambio fue a la `antigüita´, es decir, era corregido con una suela de neolite por los padres benedictos del Colegio Tepeyac.  (Foto: Archivo Revista Quién)

En ocasiones Lujambio puede tener una imagen "de lejanía", pero sus colaboradores ironizan que eso se atribuye al metro noventa de su estatura. Todos coinciden en que, una vez que se deja conocer, es muy sensible a los afectos, alguien sencillo de tratar y a quien no le importa comer tortas en la oficina si hay que terminar algo que quedó pendiente.

Dentro del pan se le conoce como "El" militante que más ha estudiado al partido y ya se le ubica como presidenciable rumbo al 2012. Aunque se resiste a tocar el tema y se niega a aceptar entrevistas, sus potenciales seguidores admiten que sería un buen Presidente pero un mal candidato: ninguno de los consultados se lo imagina en campaña recorriendo mercados para cargar niños o platicar con las marchantes.


Lujambio es muy convencional y metódico en sus placeres.
 Lujambio es muy convencional y metódico en sus placeres.  (Foto: Archivo revista Quién)

De orígenes vascos

Los dos abuelos de Alonso Lujambio Irazábal llegaron a México en la época de la Revolución y se casaron con mexicanas. Como buenos vascos, instalaron modestas pero rentables panaderías en el centro de la ciudad de México, en la avenida Juárez, y vivieron en Clavería.

Los padres de Alonso, Guadalupe Piedad Irazábal y Sergio Lujambio Rafols, se conocieron en esa comunidad de inmigrantes españoles, se casaron y se asentaron primero en la colonia Anzures y posteriormente en Lindavista, que por esa época se convirtió en el centro de la comunidad española.

Tuvieron siete hijos, cuatro hombres y tres mujeres. Alonso es el de en medio. Nació el 2 de septiembre de 1962 y tuvo una vida de clase media alta, con salidas al Club Mundet, y una educación católica en escuelas privadas, respaldados en el negocio papelero de su papá. Las tres hijas asistieron al Colegio Guadalupe y los cuatro varones al Tepeyac. Alonso cursó su educación básica en este colegio, de 1968 a 1981, hasta terminar la preparatoria.


En 2006, Alonso Lujambio encabezó el Instituto Federal de Acceso a la Información.
 En 2006, Alonso Lujambio encabezó el Instituto Federal de Acceso a la Información.  (Foto: Archivo revista Quién)

Sus primeros cinco años fueron los últimos cinco años de la administración de los padres benedictinos en el centro educativo. Tenía carácter "desmadroso", como él mismo definió en su discurso durante la conmemoración del 65 aniversario del colegio (en 2005), y comprobó en carne propia que la letra con sangre entra.

"Yo supe lo que era, o más bien sentí, el neolite, esa suela de zapato de dimensión colosal, flexible macana que asesta el golpe seco, en público, a quien se porta mal. Yo supe también volverme ambidiestro, porque escribir en esos años con la izquierda estaba mal, y prohibido por supuesto", contó en aquella ocasión.

Erradicados los castigos físicos del colegio a partir de 1972, bajo la rectoría de Rodrigo Valle, la escuela se volvió un placer para Lujambio. Las clases de historia, de etimologías grecolatinas, de psicología, de teatro, de oratoria y de literatura, pusieron su cabeza "a mil por hora".

El doctor Ausencio Raúl Chávez Cerda, maestro de anatomía de Lujambio en quinto de bachillerato, lo recuerda como un adolescente medio rebelde y distraído, que fue adquiriendo mejores notas hasta presentar exámenes sobresalientes. El profesor de educación física, Javier Peña, corrobora "lo mucho que disfrutó la prepa", incluso en el equipo de básquetbol.

Su destacada participación en oratoria y su pasión por la escritura lo convirtieron en el consentido de Miss Trini, fallecida hace dos años.


En 2009 se convirtió en Secretario de Educación Pública.
 En 2009 se convirtió en Secretario de Educación Pública.  (Foto: Archivo revista Quién)

Varios compañeros de Lujambio de ese tiempo coinciden en que era "relajiento", "no muy pasado de lanza", características acordes con esa edad "en que le pierdes el asco a todo". Una de sus travesuras favoritas consistía en escupir saliva al techo del salón para que se formaran estalactitas. Esto le valió uno que otro encuentro con el padre Edwin Arcenau, de origen alemán y quien "más cariño le agarró al neolite" de entre todos los religiosos que dirigían la escuela.

Entre sus compañeros de generación se encuentran Cosme Torrado, directivo de Grupo Alsea (dueño de las franquicias en México de Domino's Pizza, Starbucks, Chili's y Burger King) y Felipe Sánchez Romero, vicepresidente mundial de Microsoft y mejor conocido por sus amigos como el chícharo. En cuanto Alonso salió del Tepeyac no sabía qué rumbo tomar, pero estaba convencido de querer hacer "algo importante". Así que cursó un semestre en Medicina en La Salle, luego quiso ser periodista y asistió de oyente a la Facultad de Filosofía de la UNAM, para después estudiar cinco semestres de Contaduría Pública en el ITAM. Finalmente se decidió por la licenciatura en Ciencias Sociales de dicho instituto, el cual se convirtió en su segunda casa académica.

Como maestro, vocación que ejerce desde los 24 años, Lujambio tiene fama de ser estricto y muy exigente. Sus alumnos de la clase de Ciencia Política en el ITAM son recibidos cada semestre con la advertencia de dar su máximo esfuerzo. En los exámenes que aplica, acostumbra ser directo: una mala calificación suele ser acompañada de una exhortación a cambiarse de carrera. No obstante, su buena educación y modales hacen que cuente con su club de fans. Es sabido que muchas alumnas suelen disputarse la primera fila del aula al asistir a sus clases.

Lo toca el amor

Ya establecido en el ITAM, el inglés que aprendió en el Tepeyac le permitió a Lujambio obtener la beca Fulbright-García Robles, que otorga el gobierno estadounidense a estudiantes mexicanos para cursar estudios de posgrado, de 1990 a 1993. Pero no se fue solo a la Universidad de Yale.

A los 27 años había conocido en las aulas itamitas a Teresa Toca, de quien se enamoró perdidamente. Ella es hija de Amador Toca Cangas (Procurador General de Justicia de Veracruz durante el gobierno de Miguel Alemán Valdés) y socia de regalos Tushé, tienda ubicada en Masaryk y Séneca, en Polanco, que se especializa en muebles y decoración.

Después de un periodo de noviazgo, se casaron y viajaron juntos a Connecticut, estado en el que Lujambio cursó su maestría y doctorado en Ciencia Política, y donde recibió clases de Juan Linz, el ideólogo de la transición española.

Con Teresa procreó tres hijos: Íñigo de 19 años, Tomás de 16 años y Sebastián de 13, a quienes inculca la pasión por el futbol, aunque él mismo no sea un deportista.

En la SEP ha mantenido su estilo de trabajo, pero le ha costado aceptar la protección del Estado Mayor Presidencial. Acostumbrado a andar sin chofer ni guardaespaldas, y a trasladarse en el Honda Civic de sus tiempos del ifai, tuvo que alinearse cuando le informaron que el protocolo de seguridad no es opcional.

A su familia también le ha costado adaptarse a las nuevas circunstancias. Aun cuando es workaholic y la presión laboral ha aumentado, Lujambio trata de salir con su esposa cada vez que puede e intenta dedicarle un tiempo individual a cada uno de sus hijos, incluida una que otra vacación.


Lujambio tiene cáncer de médula ósea, mismo que se está tratando en Estados Unidos.
 Lujambio tiene cáncer de médula ósea, mismo que se está tratando en Estados Unidos.  (Foto: Archivo revista Quién)

Una pausa en su carrera

En noviembre de 2011 la Presidencia de la República informó que a Alonso Lujambio, le había encontrado un mieloma múltiple en fase inicial, y que tendría que someterse a terapias para erradicar el cáncer. En el comunicado se afirmó que había sido hospitalizado desde el 4 del mismo mes debido a insuficiencia renal. El diario Milenio aseguró que estaba siendo tratado el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Pese a su enfermedad, Lujambio siguió al frente de la SEP, sin embargo, el 12 de enero el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Daniel Karam, confirmó que el funcionario había sido trasladado a un hospital de Estados Unidos para seguir con la segunda fase del su tratamiento.

Por lo pronto la SEP designó a Rodolfo Tuirán para cubrir las funciones que Lujambio desarrollaba mientras éste regresa a su puesto.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
El video viral más divertido de Melania Trump
No te pierdas
×