Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

No me quiero quedar solo: Marcelo Ebrard

A unas semanas de que hizo oficial su divorcio, el jefe de Gobierno del DF nos cuenta cómo le planteó la separación a Mariagna Prats y nos asegura que no tiene novia.
domingo 15 mayo 2011
A unas semanas de que hizo oficial su divorcio, el jefe de Gobierno del DF nos cuenta cómo le planteó la separación a Mariagna Prats y nos asegura que no tiene novia.
Ebrard A unas semanas de que hizo oficial su divorcio, el jefe de Gobierno del DF nos cuenta cómo le planteó la separación a Mariagna Prats y nos asegura que no tiene novia. (Foto: Jaime Martin)

A los 51 años, Marcelo Ebrard Casaubon se prepara para nuevas batallas políticas en las que, dice, la agenda personal no cabe. En su nueva vida de soltero, nos recibe en su departamento en la colonia Condesa y, entre el ulular de las sirenas y el fresco de las jacarandas, nos cuenta cómo vive tras su separación de Mariagna Prats.

En una entrevista muy tempranera, Marcelo asegura que él le planteó el divorcio a Mariagna en vista del apretado ritmo cotidiano de su agenda pública. Asimismo, declara que no tiene novia y que las versiones que lo ligan con una ex diplomática hondureña o con su más cercana colaboradora no son ciertas.

Publicidad

El jefe de Gobierno se hace dueño de su sobrio penthouse, apenas adornado con un par de cuadros, incluido uno firmado por su segunda ex esposa "Prats ‘80", y algunas fotos de sus chiquitas, como llama a sus dos hijas, Francesca Ebrard Ramos, de 23 años, y Anne Nicole, de 20. De Marcelo, que tiene 16 y que es descrito por su padre como un gran escéptico, no hay imagen.

Como podría esperarse de un político de largas jornadas de trabajo y separado desde el 21 de enero, como reveló Quién.com, su departamento luce espartano, un poco frío, de no ser por el aroma del café que él mismo ofrece a los reporteros y que prepara en su máquina exprés. Una bocina Bang&Olufsen domina la sala.

Sin rodeos, Marcelo aborda los temas planteados y nos dice que su proyecto de vida incluye tener a alguien a su lado, que pueda aguantar el ritmo de un político con aspiraciones presidenciales y que se comprometa.

LOS DÍAS FELICES. Marcelo Ebrard y Mariagna Prats se casaron cuando la efervescencia política de 2006.
LOS DÍAS FELICES. Marcelo Ebrard y Mariagna Prats se casaron cuando la efervescencia política de 2006.


¿Cómo reconcilias tu vida política con la personal?

La jefatura del DF es de las posiciones más demandantes. Pasan muchas cosas y eres la autoridad más inmediata. Hay que tener disciplina, pues inicias temprano y llegas tarde a casa. A eso le agrego, desde el año pasado, salir los fines de semana a apoyar campañas en otros estados.

El escenario para los meses que vienen es el de una vida personal bastante restringida que, diría yo, casi no hay. Ir al cine es casi imposible, ir a cenar... todo eso se tiene que sacrificar. Lo que implica tener que mantener un equilibrio emocional, porque prácticamente no tienes un espacio propio.

¿Cómo afectó esto a tu relación con Mariagna Prats y cómo lo enmarcas pensando en una eventual candidatura presidencial?

En el caso de mi matrimonio, que terminó en el divorcio, lo que sucede es que yo tengo muy buena relación con Mari, por fortuna. Pero esto te va separando también. Es muy difícil para la otra persona seguirte en esta disciplina. Tienes que dejar tus espacios propios y todas tus actividades propias; el trabajo es más absorbente. Así que llegó el momento de decir: "Vamos a llevar una relación cordial, amistosa, cariñosa, pero cada quien va a tener su actividad porque no son muy compatibles, o no son compatibles en vista de lo que va a venir."

Pensamos que era mejor hacerlo ahora. Siempre está la opción de pensar esperar a 2013 (luego de las elecciones y la toma de posesión), pero a un costo personal muy alto. Por eso llegamos a esa conclusión. No es que haya habido un evento o un hecho, sino un proceso. No deja de ser doloroso, pero es mejor tener en claro a dónde vas. Fue muy pactado. Hubo un acuerdo.

¿Cuándo te diste cuenta de que ya no avanzaba esto y cómo lo planteaste?

Yo pensé bastante esto después de las campañas del año pasado, en las que fui a muchos estados. Me encantan las campañas. El ejecutivo es la disciplina, dar resultados, la angustia de todos los días. Hay un tablero de riesgos como para no dormir casi nunca. Pero la campaña es diferente, me enseña mucho de lo que quiere la gente. El año pasado fui a Puebla, Sinaloa, Oaxaca, Durango y Guerrero. Este 2011 también fui a Guerrero mucho. Conocí una parte de los estados, otra visión de México.

¿Te acompañó Mariagna a alguna de esas giras?

No. Y vuelvo a lo mismo: olvídate de todas tus actividades personales. Yo pensé que si esto era así, una campaña presidencial sería algo a la décima potencia. Es un largo camino que hay que preparar. Tengo que ir a todos los estados y el año que entra, ya en campaña... no te quiero ni decir. Por eso decidí que era mejor plantearlo de una vez a tener que esperar otro momento posterior.

CÓMPLICES. La artista fue un apoyo para el político perredista durante los primeros años de su mandato.
CÓMPLICES. La artista fue un apoyo para el político perredista durante los primeros años de su mandato.


¿Cuál fue la respuesta de Mariagna? (Quién intentó buscar a Mariagna Prats, pero ella no respondió a nuestra solicitud de entrevista.)

Por supuesto que no es algo que le haya gustado ni caído bien. Siempre es muy doloroso un planteamiento de divorcio. Pero le dije: "Mira, si no hacemos esto, entonces sí vamos a llegar a un conflicto, vamos a acabar en una situación ya no de separación de esferas, sino de tensión permanente." Le comenté que era mejor preservar una relación de amistad, de cariño, en lugar de arriesgarnos. ¿Qué cuál fue su reacción? Finalmente decir: "Bueno, hagámoslo entonces así." Y así lo hicimos.

Con las campañas a la vuelta de la esquina, será difícil mantener una relación. ¿Qué probabilidades hay de encontrar a alguien más?

Yo creo que tampoco te puedes trazar una vida de soledad. Eso no creo que se pueda; vas a necesitar a alguien.

Pero también requiero ver con mucho cuidado quién está, porque tiene que ser alguien que tenga que estar dispuesta a todo lo que conté, por lo menos de aquí a 2012. Tiene que ser alguien que te acompañe en las incertidumbres. La política es mucho lo que haces y las circunstancias que no controlas. Tiene que ser una compañera que esté dispuesta a todo eso. Es un compromiso muy grande. No es tan fácil.

En el caso de tu primera ex esposa, Francesca Ramos Morgan, ¿cómo tomó Mariagna el que la incluyeras en el gabinete (es encargada de Asuntos Internacionales)? Muchos vieron raro que la tuvieras en la oficina mientras Mariagna se quedaba en casa.

Es un tema de relación profesional. Francesca hizo buen trabajo en el puesto. Estuvo a cargo del Congreso de Alcaldes del año pasado y lo hizo muy bien. Lo que en su momento le dije a Mari fue: "Ésta es una relación que personalmente no existe, ¿por qué no tener la posibilidad, desde el punto de vista profesional, de hacerlo si lo puede hacer?" Y Mari respondió: "Adelante." Fue bastante madura en ese sentido. Probablemente en otra circunstancia, escenario o con otra persona habría sido prohibitiva, pero no lo fue.

A Ebrard se le ha relacionado sentimentalmente con Rosalinda Bueso (Der) y con Marcela Gómez Zalce (izq), pero el afirma que solo es buen amigo de las dos.
A Ebrard se le ha relacionado sentimentalmente con Rosalinda Bueso (Der) y con Marcela Gómez Zalce (izq), pero el afirma que solo es buen amigo de las dos.


NO TENGO NOVIA, SI TUVIERA LO DIRÍA

A Marcelo le cuestionamos sobre las versiones que lo ligan a la ex embajadora de Honduras en México, Rosalinda Bueso Asfura, una ex modelo exuberante, de 34 años. A ella la conoció a raíz del golpe de Estado con el que depusieron a Manuel Zelaya como presidente de Honduras. Y también le preguntamos si ha salido con su actual jefa de Oficina, Marcela Gómez Zalce. En ambos casos, el jefe de Gobierno dice que no hay nada más que amistad y coincidencias políticas. Enfático, niega tener una relación alterna.

¿Cuál es tu relación con Rosalinda Bueso?

Ha habido ‘N' número de especulaciones y las entiendo. Sobre Rosalinda y... bueno, ¿para qué te hago la lista? La relación de Rosalinda con tu servidor, déjame decirte cuál es. Nosotros fuimos muy solidarios cuando fue el golpe en su país. Yo vengo de una tradición, cuando estudiaba en la escuela teníamos todo México lleno de uruguayos, argentinos, chilenos, brasileños, por golpes de Estado. Lo de Honduras en 2009 fue un golpe de Estado. No podíamos estar al margen y, a mi modo de ver, la posición del gobierno federal fue tibia. Respaldamos a la embajadora en lo que pudimos y tuvimos una buena amistad. Es una relación respetuosa, somos amigos y hasta ahí.

Yo no tengo novia ahora. Si tuviera, ya la hubiera presentado. Si ésa fuera la explicación del divorcio, ya lo hubiera hecho público.

Marcelo reveló a la revista Quién en su edición 240 lo que busca en una pareja.
Marcelo reveló a la revista Quién en su edición 240 lo que busca en una pareja.


¿Y Marcela Gómez Zalce...?

Somos amigos desde hace 16, ¡17 años! Le tengo toda la confianza. Es muy amiga pero no es mi novia. Muchos me han preguntado por ella y que cómo es que la jefa de mi oficina tiene mucho acceso. Tengo tendencia a confiar en la gente que conozco de años. Para mí las mujeres son más leales, cuidadosas y trabajadoras. No hago una afirmación de género, pero es una constante en muchos cargos. Es el caso de Marcela, con quien me une una relación de 17 años.

¿Qué buscas en alguien, cuál sería su perfil?

Primero, necesito alguien a quien le pueda tener mucha confianza, que me pueda acompañar en un camino muy incierto. Se necesita un compromiso muy grande, que comparta objetivos esenciales. Por ejemplo, yo nunca me voy a separar de la actividad pública. Para eso me he preparado desde antes de entrar al Colegio de México.

Mi hijo me preguntaba el otro día: "Para qué quieres ser presidente, papá, qué no ves como está todo?" Yo le dije: "Por eso. Porque es una situación muy difícil y para ello me he preparado casi 30 años."

Claro que con esto no quiero decirle a mi hijo que no soy el que más sabe, pero estoy entrenado, para esto me he preparado y pienso que podemos hacer cosas muy buenas.

Así que si me preguntan, pues tengo que seleccionar a alguien que me pueda acompañar en eso. Y si ése no es el futuro que voy a tener, y si no resulta y te tienes que acostumbrar a otro tipo de vida, también hay que estar preparado.

Eventualmente, ¿necesitas tener una figura al lado? Es indispensable pensar que un probable mandatario del país tenga una primera dama?

(Marcelo asiente con la cabeza.) Hay que hacerlo porque lo quieres o lo sientes y porque la persona que vas a seleccionar tenga esa idea, pero no porque tenga que ser obligatoriamente así. Si lo haces porque crees que sólo es algo positivo y genera una imagen buena desde el punto de vista político y no porque realmente lo sientas, te vas a equivocar.

No se trata de que finjas algo, sino de que hagas lo que sientes. Yo no tengo ninguna prisa, ni estoy pensando en un perfil para la campaña y tampoco digo esto porque piense que me va a ayudar. Yo estoy pensando en alguien que en todo caso te acompañe y que cuente para ti y que esté contigo.

¿Eso te puede sumar puntos?

Sí puede, claro.

Otros contendientes políticos tuyos se irían a buscar el oropel de la publicidad...

(Se ríe.) Pues ya ves, así está la cosa.

¿Has pensado en un cambio de imagen? ¿Tienes algún capricho? ¿Sigues algunas recomendaciones?

Hay dos extremos. Lula me decía: yo nunca cambié nada, no me corté ni la barba. Era el producto tal cual. No admitió que lo enflacaran o le pusieran traje. Eso es interesante y puede ser exitoso.

El otro extremo es hacer todo lo que dicen los asesores y entonces te conviertes en otra persona. Te ponen la corbata, te ordenan que te rías así o te pongas asá. Eso te convertiría en un actor, no se me hace genuino.

Mi equipo me dice que sonría. Pero tampoco me la puedo pasar sonriendo, tengo otras cosas en qué pensar.

Físicamente, me cuido. Cada vez que puedo voy a nadar. En la imagen, también me cuido, pero no tanto. A veces uno se descuida, me quito el saco, me arremango, se me sale la camisa... uno está acostumbrado a trabajar. Mi gente me dice que en alguna imagen salí despeinado, me hacen recomendaciones sensatas, pero no tengo asesor de imagen ni creo que lo vaya a tener. Mejor sigo así, sintiéndome bien conmigo mismo.

Finalmente, ¿sí puedes vivir solo, sin una pareja?

Creo que como proyecto de vida no te puedes plantear vivir solo. Tener alguien para los años que te queden es muy importante. Pero tampoco tengo prisa, simplemente acabo de pasar un divorcio y vamos a procesar eso y ver qué sigue. Por ahora, tengo que hacer un trabajo que me compromete a darlo todo.

Publicidad
Publicidad