Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La herencia irreverente de Adanowsky

Encontró su propio lugar en el mundo de la música, lejos de la sombra de su padre, Alejandro Jodorowsky, aunque el precio que pagó fue muy alto.
Encontró su propio lugar en el mundo de la música, lejos de la sombra de su padre, Alejandro Jodorowsky, aunque el precio que pagó fue muy alto.
adanowsky Encontró su propio lugar en el mundo de la música, lejos de la sombra de su padre, Alejandro Jodorowsky, aunque el precio que pagó fue muy alto. (Foto: Alfredo Anzures)

El creador de personajes como "El Ídolo" y "Amador" nos recibió en su escondite, un departamento muy bien iluminado, con muebles y decoración de los 70, en donde hasta el último rincón está impregnado de su esencia.

En una de las habitaciones está su colección de libros, de vinilos, así como una muñeca de papel maché y hasta un disco pirata de él que compró en La Lagunilla. Al fondo de la última habitación suena Elvis Presley, el ídolo del músico desde que era pequeño. Adán, ataviado en el carácter y ropa de Amador, se prepara para la sesión de fotos y se acomoda para mostrarse tal cual es, sumamente honesto, sin inhibiciones, sin tabúes de ningún tipo, mucho menos sexuales.

Algunos momentos después, con mirada profunda e irreverente hasta los huesos, comienza una charla, más bien un monólogo, en donde Adanowsky destapa su alma, la de un artista, en cualquier sentido que se pueda definir esa palabra.

Crecer Surrealista

Adán Jodorowsky nació en París en 1979, producto de la relación entre el controvertido cineasta, dramaturgo y experto en Tarot, Alejandro Jodorowsky, y Valerie Jean Trumblay, una actriz nacida en nuestro país. El artista, que presume pasaportes de México y Francia, se acomoda en su sillón rojo de gamuza y habla de su infancia: "El niño que vivió en esa época sigue aquí. Me encerraba en mi cuarto, escribía poesía y trataba de reproducir los acordes de Beethoven al piano y también inventaba historias de amor. Como me daba vergüenza comprar muñecas vestía a mis muñecos de muñecas y hacía que se besaran y todo eso, quizá de niño me atraían los travestis".

Publicidad

A las afueras de París y dentro de un mundo completamente surrealista, lleno de música, arte y esoterismo vivía junto a siete de sus hermanos (tiene ocho), su madre y su padre: "Mi vida desde entonces era muy musical y debido a que mi madre nació en México, a mis padres les gustaban las rancheras", comenta el artista.

A los 10 años debutó como actor en la cinta `Santa Sangre´ bajo la dirección de su padre, Alejandro Jodorowsky.
A los 10 años debutó como actor en la cinta `Santa Sangre´ bajo la dirección de su padre, Alejandro Jodorowsky.


Publicidad

Una infancia con estrella y "Estrellas"

Con 10 años, el intérprete de "Estoy mal" hizo sus pinitos como actor en uno de los filmes de culto de su padre, Santa Sangre. A pesar de ello, en realidad lo suyo era la música: "En los vinilos que escuchaba mi madre descubrí a Elvis Presley, The Platters, The Beatles y empecé a apasionarme con la música.

Pedí a mis padres que me pusieran un maestro de piano pero cuando por fin lo tuve, me aburría porque era música clásica y yo quería rock, como el que cantaba Elvis en ‘El rock de la cárcel', yo quería ser como él y mover las caderas igual, así empecé a imitar sus pasos de baile, los de Prince y los de James Brown".

Este último, gran exponente del blues, era amigo de uno de sus hermanos, quien se lo presentó backstage en un concierto, donde le enseñó sus primeros pasos de baile. De la misma forma, durante una visita de sus padres a la casa de George Harrison, el pequeño Adán se sintió atraído por una guitarra roja que el Beatle tenía en su sala: "Me preguntó si me gustaría tocar, yo le dije que sí pero no sabía, entonces tomó la guitarra, se sentó frente a mí, me dio otra guitarra, colocó mis dedos sobre ella, me enseñó tres acordes y dijo: ‘Esto es lo que tienes que hacer todos los días, practicar y practicar'.

Yo le dije que quería tocar rock and roll, entonces me enseñó tres acordes básicos del blues, después los practiqué en mi casa y así aprendí".

Publicidad
Los personajes que han influido musicalmente en Adanowsky son; George Harrison, Elvis Presley y James Brown.
Los personajes que han influido musicalmente en Adanowsky son; George Harrison, Elvis Presley y James Brown.


Una ruta compleja, la música

Publicidad

Adanowsky afirma que una de sus virtudes es la perseverancia y aunque ha tenido tropiezos en su carrera, se ha sabido levantar. "A los 12 años unos amigos me propusieron tocar los teclados para una banda de heavy metal pero me corrieron después de un mes porque les dije que eran muy malos. Me botaron y se quedaron con mi sintetizador. No tuve de otra más que probar otra cosa y comencé a tocar el bajo".

Adán es conocido por sus gustos excéntricos y en la sala de su casa tiene dos maletas enormes llenas de sombreros, botines y sacos de terciopelo que lo convierten en Amador, un alias que por ahora lo define. "A los 16 años, en una fiesta, conocí a un hombre con una camisa de leopardo que llamó mucho mi atención, me pareció tan elegante que fui y se lo dije, con ese comentario le toqué el ego, empezamos a hablar, comentó que era periodista en una revista de rock y también componía canciones, terminó invitándome a tocar el bajo en su banda, The Hellboys". Ahí estuvo por ocho años.

"En ese tiempo me invitaron a ser bajista de la reconocida cantante francesa, Adrienne Pauly, como con mi banda no ganaba nada, ella sí me pagaba y yo tenía que comer, acepté".

Lo que seguía reverberando era el deseo de ser un showman, a la Elvis Presley, su sueño desde niño: "No sabía ni cómo escribir pero me aventé, conocí a un productor llamado Abdé, él ofrecía mi música a varias disqueras, pero nadie quería firmarme. Él me enseñó los tiempos, cómo grabar en un estudio y cómo ser un productor, pero no pasaba nada".

Entra a escena Latinoamérica

Publicidad

En 2006 conoció al cantante del tema "Aline", Christophe: "Vio una entrevista mía en la revista Elle. Me llamó y me contactó con Dreyfuss, su productor".

Dreyfuss mandó a su hija a verlo y "ella se enamoró de mí", afirma, "él aceptó producirme, me fui a vivir a una mansión gigante, creía que por fin mi carrera iba a ser una locura, pero el disco Étoile éternelle no se vendió".

Debido a ello, el productor ya no creyó en él y lo relegó. "Otro productor chileno me ofreció una gira en Chile y lanzó la canción ‘Estoy mal' en español, cuando llegué a ese país, los teatros estaban llenos esperando verme tocar, yo pensaba: ¿qué pasa aquí?".

"Regresando a Francia, Dreyfuss me dejó traducir las letras al español, grabé y decidí invertir mi propio dinero para hacer una gira en México, España, Argentina y Chile", (2008). Llamó a varios foros y les dijo que no le importaba perder dinero pero que lo dejaran actuar. "Gracias a esas presentaciones logré firmar con una disquera en cada país y la gente me conoció. La última deuda la pagué hasta enero de 2010 pero logré la aceptación del público y ahora estoy donde estoy".

Publicidad
Adán es tan polémico como su padre, Jodorowsky, pero busca su propio destino.
Adán es tan polémico como su padre, Jodorowsky, pero busca su propio destino.


México 2005: nace Adanowsky

La primera vez que el cantautor conoció México lo hizo buscando un brujo que lo ayudara a sanar sus heridas: "En 2005 llegué a la ciudad de México para conocer a un curandero que ya murió, su nombre era Carlos Said, todavía me llamaba Adán Jodorowsky".

Publicidad

El curandero le dijo que "tenía el corazón cerrado, debía abrirlo". Y el cantante eligió la ruta dolorosa, abrirse a fondo. "Me operó", cuenta. "Hizo un ceremonial enorme, quedé acostado en el piso rodeado de esencias, de gasolina y vomitando todo lo malo. Después de esa curación me fui a Tepoztlán y quedé tan sensible que sentía que las montañas no me aceptaban. Días después, estando en un hotel muy barato en el DF, tomé un baño, tronó mi pecho y te juro que cambió mi vida. Fue entonces que decidí llamarme Adanowsky".

Adán considera a México un lugar mágico: "Más allá de las fiestas con mucha gente, cocteles, champagne, es una tierra mágica, lo que me interesa de aquí son los brujos, lo folclórico y me inspira muchísimo porque es la conexión consigo mismo, cuando vas hacia la magia te centras, es lo que busco, busco centrarme. Su gente le da fuerza al arte, está entusiasmada, los mexicanos toman riesgos y dicen vamos a salir de esta oscuridad, se baten, como es un país loco y yo soy otro loco, encajo muy bien".

Su paso por la música no ha sido sencillo, sin embargo sigue picando piedra y ha ganado el reconocimiento de su público.
Su paso por la música no ha sido sencillo, sin embargo sigue picando piedra y ha ganado el reconocimiento de su público.

Publicidad

El cielo está sólo a un paso

Adanowsky ha lanzado dos discos, El Ídolo y Amador y prepara un tercero: "No pensaba en una trilogía, hasta que terminé la promoción de El Ídolo, empecé en 2002, ya era 2009, y no daba para más". En un concierto alucinante en el Lunario del Auditorio Nacional, ("con mujeres desnudas con máscaras de luchadores con sangre y una vaca gigante dorada que representaba un Dios"), Adanowsky mató al Ídolo, para posteriormente crear a su nuevo personaje "Llamé a Noah Georgeson, productor de Devendra Banhart (músico estadounidense con raíces venezolanas) y empezamos a trabajar". Tenía en mente un disco conceptual, sin éxitos para la radio, algo para él.

Se trató, de hecho, de un producto artesanal. Su amiga, la fotógrafa Sonia Sieff, que trabaja para Dior, hizo las fotos y Adán el arte. "Toqué todos los instrumentos, batería, bajo y guitarra, el disco es muy mío, salió en México y llegó al top de popularidad, la gente me reconoce en la calle, de más en más, pero eso puede acabar mañana, lo que realmente me apasiona es crear".

Publicidad
Adán ha confesado que no le gusta estar sólo, y uno de sus amores fue Scarlett Johansson.
Adán ha confesado que no le gusta estar sólo, y uno de sus amores fue Scarlett Johansson.


No al abandono

En temas de amor, el artista siempre dice que no quiere estar con nadie, no obstante, sin una mujer se siente totalmente abandonado: "Mi madre se fue de la casa cuando yo tenía siete años, me quedé con puros hombres y aunque la haya perdonado y reconozca que la amo, el trauma infantil sigue, está aquí, entonces cuando una mujer me abandona sufro mucho, mi niño sufre. El abandono es mi gran miedo, tengo mucho miedo a que me abandonen".

Publicidad

En algún momento se habló de una relación amorosa entre Scarlett Johansson y el cantante, al ser cuestionado sobre ello contesta con una sonrisa pícara: "Me dijeron ya no hablar de eso, pero algo hay de verdad". (Desde la otra habitación se escucha al mánager decir un largo: "¡Adáaaan!").

Adanowsky para rato

Querido u odiado, entre sus próximos planes está presentarse en el Vive Latino 2011, escribir un libro de pensamientos y poemas, además de una película. Sobre Amador revela: "Es una extensión mía, Amador sí soy yo, soy esquizofrénico".

*Fragmentos de la entrevista publicada en la edición 235 de la revista Quién. Portada: "La Boda de Martha Debayle".

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad