Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Luis Miguel cautivó al público con su sonrisa

El cantante salió al escenario muy emocionado y agradeció a los presentes: ‘Es increíble que a pesar de la crisis a ustedes no los para nadie ni nada, por eso México es grande’.
El cantante salió al escenario muy emocionado y agradeció a  los presentes: ‘Es increíble que a pesar de la crisis a ustedes no los para nadie ni nada, por eso México es grande’.
Jacobo Zabludovzky El cantante salió al escenario muy emocionado y agradeció a los presentes: ‘Es increíble que a pesar de la crisis a ustedes no los para nadie ni nada, por eso México es grande’. (Foto: Luis Ortiz)

Justo cuando el reloj marcaba las 8:50 Luis Miguel apareció en el escenario del auditorio nacional más sonriente que nunca. Vestido con un traje negro y corbata del mismo color, Luis Miguel lució desde que empezó el primero de su serie de conciertos en el auditorio nacional, su mejor atractivo: su sonrisa de oreja a oreja. Después de una canción que pocos conocían, cantó SUAVE, con la que hasta Jacobo Zabludovsky y su esposa Sarita- quienes estaban sentados en segunda fila- se pararon a bailar y corear. Visiblemente emocionado, El Rey se dirigió a su público como lo hace en muy pocas ocasiones. "¡Muchas gracias! buenas noches México; muchísimas gracias de verdad, quiero felicitarlos porque llevamos 155 conciertos en el auditorio, más de un millón y medio de personas han estado aquí conmigo" dijo con una enorme sonrisa y agradeciendo el esfuerzo del público por pagar los boletos que en reventa llegaron hasta los 5 mil pesos "Es increíble que a pesar de la crisis a ustedes no los para nadie ni nada, por eso México es grande". Dio las gracias a los clubes de fans y a las caras conocidas, y aunque no dijo a quien se refería en las primeras filas estaban, además de los Zabludovsky, Enrique Burak, Enrique Garay y Michelle Sáenz Castro, hijo de Verónica Castro. Ya en pleno concierto, el micrófono comenzó a fallar mientras el ídolo cantaba “No me platiques más”, y un segundo micrófono tampoco sirvió, pero la gente no lo dejo apachurrarse pues corearon la canción completa y un pedacito de “No se tú”, mientras se arreglaba el desperfecto, mismo que tomó con buen humor diciendo a manera de disculpa: "Es la primera noche". Con un ensamble de 10 músicos, 2 coristas, 12 mariachis y sus inseparables guaruras, el espectáculo fue todo un éxito y las fans de todas las edades no dejaron de corear. El Sol se cambió varias veces de ropa: después del traje salió con pantalón negro, camisa y saco blanco y mancuernillas de diamantes, para cambiarse nuevamente a un saco de terciopelo negro y cinturón dorado y finalmente pantalón y camisa negra abierta hasta medio pecho con un cinturón de hebilla grande, luciendo muy delgado y con buena figura en los 4 cambios. Las canciones más coreadas fueron: “Yo te necesito”, “Amarte es un placer”, “Entrégate”, “La Incondicional”, “Que nivel de mujer” y las favoritas de Mariachi: “La Vikina”, “Sabes una cosa” y “El Viajero”. Encantador con el público como pocas veces, echó un puñado de rosas blancas a sus fans, una de las cuáles lanzó con muy buena puntería a Sarita Zabloudovski. También se dejó tomar la mano por varias fans, y la ganona de la noche fue una pequeñita en brazos de su padre que con sus dos coletas y chamarra fucsia se hizo acreedora a un besito en el cachete de Luismi. Después de la "otra, otra" que en esta ocasión fue “Es Mejor”, Luis Miguel hizo una reverencia al público, mandó un beso y dejó de cantar a las 10:40 PM.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad