Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Vivir in en The Plaza

Después de tres años y 400 MDD para remodelarlo, llega la ansiada reapertura del famoso hotel donde ahora también se pueden adquirir departamentos.
Después de tres años y 400 MDD para remodelarlo, llega la ansiada reapertura del famoso hotel donde ahora también se pueden adquirir departamentos.
THE PLAZA Después de tres años y 400 MDD para remodelarlo, llega la ansiada reapertura del famoso hotel donde ahora también se pueden adquirir departamentos. (Foto: Archivo)
El icónico hotel captura toda la esencia de Nueva York.
El icónico hotel captura toda la esencia de Nueva York.


Publicidad

"I am a city child. I live at The Plaza". Reza una de las primeras líneas del afamado cuento para niños Eloise. Mismas que fueron adoptadas hace un año para anunciar la reapertura de The Plaza. Este hotel fue inaugurado en 1907 y desde entonces había sido considerado un ícono de Nueva York.

Así fue como en 2005 cerró sus puertas para ser sometido a una remodelación y redistribución general. La campaña publicitaria cita las palabras de la pequeña niña, quien vivía en el grandioso hotel con su nna mientras sus papás viajaban por el mundo. De este modo se anuncia que ahora es posible ser dueño de unos metros de esta valiosa propiedad en una de las mejores ubicaciones de Manhattan.

¡Vuelan!

Publicidad

Los interesados en poseer un espacio dentro del Plaza tienen a su disposición residencias que van desde los 46 hasta los 193 m2; con precios de uno hasta nueve millones de dólares. Sin embargo, hay quienes han querido unir varias de las propiedades vendidas individualmente para armarse una gran residencia.

Aparte de estos departamentos se pueden adquirir 152 Pied à Terres, los cuales podrán ser habitados por sus dueños por un tiempo de hasta 120 días al año; después, estas grandes suites quedarán disponibles para otros huéspedes. Este sistema generará un ingreso económico para los propietarios que sólo pasan largas temporadas en la ciudad pero no es su lugar de residencia.

Publicidad
La princesa rusa Vilma Lwoff-Parlaghy iba de visita y le gustó tanto que se quedó cinco años.
La princesa rusa Vilma Lwoff-Parlaghy iba de visita y le gustó tanto que se quedó cinco años.


Publicidad

Con firma de diseñador

Gal Nacer, arquitecta y diseñadora, pasó más de un año tratando de entender el pasado del hotel que fue diseñado originalmente por Henry J. Hardenbergh. Esto le ayudó a crear un concepto que fusiona estilos contemporáneos y clásicos.

Los elementos decorativos tienen una fuerte influencia del Plaza original, pero embonados perfectamente a la era de 2008.

Publicidad

Una de las sorpresas de la remodelación es la recreación del techo de vitral sobre el Palm Court, que desapareció en 1943. Conrad Hilton había comprado el hotel y decidió meter la maquinaria de aire acondicionado en el espacio que ocupaba el increíble vitral. Para la reapertura se realizó una minuciosa copia del original que le diera ese feeling de frescura y luminosidad al espacio.

Los departamentos muestra fueron decorados por Donatella Versace y su linea couture de Versace Home. En ellos se integra perfectamente el estilo clásico del interiorismo eduardiano con todas las comodidades y detalles del diseño actual.

El mobiliario es muy Luis XV con toques del siglo XXI, como docks para iPod y unas pequeñas touch screens con el sistema Concierge Direct, para llamar al mayordomo o comincarse con el concierge si se desea hacer una reservación en cualquier restaurante de la ciudad o boletos para el teatro; o para cambiar la temperatura del cuarto, solicitar su coche en la entrada del edificio, o incluso para controlar la televisión de pantalla plana empotrada enuna de las impecables paredes.

Publicidad

¿Qué fue del hotel?

Aparte de los condominios y Pied à Terres, ahora sólo existen 130 exclusivas habitaciones -cuando antes había 805- para huéspedes.

Los famosos Palm Court, Oak Bar y Grand Ballroom fueron remodelados por completo y ahora funcionan como áreas comunes entre el hotel y las residencias privadas, al igual que las boutiques de lujo que se encuentran en el nuevo lobby. La parte inferior de la estructura la ocupa el hotel, el cual tienen su propia entrada desde la Quinta Avenida, sobre Grand Army Plaza, mientras que las residencias están desde el piso 11 al 21.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad