Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

AHORA EN VIVO

Nuestras Historias

Daniel Krauze presenta 'Tenebra', un bestiario de la corrupción

El escritor mexicano utiliza la política como pretexto para, en su segunda novela, hablar de temas que le interesan, como la impunidad.
sábado 18 julio 2020
DKHop.jpg
Daniel Krauze, escritor y guionista.

Daniel Krauze no siguió a detalle la reciente visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington. Tampoco está al pendiente de si una ley se aprueba o no y, si hubiesen elecciones en algún estado de la República, no lo mantendrá expectante el resultado. Al menor de los Krauze no le interesa la política. No por lo menos la de las primeras planas.

Sin embargo, el escritor de 38 años, ambienta Tenebra (Seix Barral) , su segunda novela, en este universo. "La política me parece que es el vehículo preciso y adecuado para hablar de temas que me han obsesionado desde la publicación de mi primer libro, es decir, los usos y abusos de los poderosos en México", cuenta en una entrevista telefónica que, originalmente se realizaría de forma presencial meses antes, previo al confinamiento.

Publicidad

"Tenebra es es un bestiario de la corrupción en México", dice el escritor sobre esta novela ambientada en la historia reciente del país, donde dos hombres, aparentemente opuestos entre sí, sortean su existencia entre la fauna de la política mexicana.

TENEBRA.jpg
Tenebra de Daniel Krauze, publicado por Seix Barral.

En uno de los primeros capítulos de esta novela, el lector atestigua la muerte descarnada de un perro. Esta narración, relata el autor, tuvo dos objetivos; por un lado sentar el tono con el que correría toda la novela y, por otro, ser un filtro para quien lee: "Si pasas esas cuatro primeras páginas y eres capaz de leerlas sin aventar el libro a la pared, es una novela que vas a poder disfrutar o padecer. No sé cual es el verbo adecuado".

A diferencia de sus anteriores publicaciones, dos de cuento y una primera novela, en este libro, Daniel se propuso hacer una investigación: "Es la primera vez que me desprendo, tanto como uno puede desprenderse de su propia vida, para narrar personajes que no se asemejan a mí, por lo menos en la superficie".

Publicidad

La exploración consistió en conversaciones con gente que conoce la política mexicana tras bambalinas, personas que le dieran detalles sobre cómo funcionan jóvenes que trabajan junto a consolidados políticos a la espera de su momento. Fue así que llegó a los dos personajes principales de Tenebra: Julio Rangel y Martín Ferrer.

La política me parece que es el vehículo preciso y adecuado para hablar de temas que me han obsesionado desde la publicación de mi primer libro, es decir, los usos y abusos de los poderosos en México.
Daniel Krauze Ana Hoop .jpeg
Daniel Krauze, escritor y guionista.

Uno de origen humilde, el otro privilegiado; uno rubio, el otro moreno; uno sentimental, el otro práctico. Después de este listado de antónimos, Daniel descubrió que no eran estos opuestos el punto central. "Al empezar a escribir el libro, de repente me empecé a dar cuenta: carajo, se me hace que estos dos son más parecidos de lo que yo pensaba y lo que ellos creen. Eso fue lo interesante para mí de escribir esta novela".

Publicidad

ASUMIRSE ESCRITOR

Cuando Daniel Krauze atendía las entrevistas de los reporteros tras la publicación de su primera novela, Fallas de origen (2012), respondía "supongo que soy escritor". Esta sospecha respecto a su oficio se ha confirmado con la llegada de Tenebra, su segunda ficción de largo aliento.

En su mente, cuando apenas has escrito un par de libros de cuentos, una novela y uno que otro texto en revistas y diarios, asumir tal idea suena pedante. Después de 20 años de la publicación de su primer artículo en medios de comunicación y de Cuervos, su primer libro de relatos, dice, "ya puedo decir que soy escritor".

Ver esta publicación en Instagram

Reprobable selfie en automóvil.

Una publicación compartida de Daniel Krauze (@dkrauze) el

Su regreso a la clave de la novela, confiesa, resultó más complicado que su debut: "Cada libro es una especie de ecuación matemática, hay que encontrar una fórmula única para cada uno, es decir, lo que te sirve para resolver, entre comillas, los problemas a los que te enfrentas en la novela A, para la novela B no sirven de absolutamente nada".

Y si hubiera que revelar la fórmula de Tenebra serían libretas llenas de anotaciones de los libros consultados y con ideas: "Sería interesante que en la página cuatro pase esto", "quizá el personaje tal, en la segunda parte, debería hacer esto otro", "así debería acabar la novela". Después de tomar notas y notas, un día, algo dentro de él le dice siéntate a la computadora y escribe.

De momento, a Daniel Krauze no le viene a la mente la idea de escribir sobre la pandemia o sobre el momento particular que vive el mundo. Se anticipa a asegurar que lloverán novelas con este tema. Para él, es como ver un cuadro en un museo: te tienes que alejar del cuadro para poder verlo en su entereza.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad