Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Avelina Lésper y una lata de refresco, ¿qué pasó en Zona Maco?

La principal feria de arte de América Latina es el escenario de un incidente que representa el constante debate en el arte contemporáneo.
martes 11 febrero 2020
84623789_10158090675902417_2311815148353880064_o.jpg
La obra Nimble and sinister tricks (to be preserved without scandal and corruption).

Valuada en 20 mil dólares, la pieza del artista mexicano Gabriel Rico se encuentra hecha añicos en el piso. Una pluma, una pelota de fútbol, otra de tenis, una rama y un cuchillo están en medio de los pedazos de cristal en el que se encontraban incrustados cuando la pieza se encontraba en su estado original, justo antes de la que crítica de arte Avelina Lésper intentó colocar cerca de la obra una lata de refresco para “tomar una foto.”

Esto ocurrió en la edición recién concluida de Zona Maco , la feria de arte más importante de América Latina en el booth de la galería mexicana OMR, donde se mostraba la obra del arquitecto y artista originario de Guadalajara.

En el cuarto día de actividades, la crítica de arte Avelina Lésper acudió al evento que se desarrolla en un importante centro de convenciones de la Ciudad de México. Con anterioridad, el dramaturgo Sergio Zurita había anunciado a través de su cuenta de Twitter, la presencia de Lésper quien presuntamente ofrecería un recorrido guiado por la feria.

Publicidad

Alrededor de las cinco de la tarde, el ambiente habitual de la feria se vio interrumpido por el ruido del vidrio que chocó contra el piso al desplomarse de las estructuras metálicas que lo sostenían. Personas que se encontraban ahí señalaron que la responsable era una mujer que tenía una lata de refresco entre las manos y que intentó colocarla cerca de la pieza para hacerle una fotografía.

Junto a este espacio se encontraba en una llamada telefónica Rafa Yturbe, representante de la Galería de Arte Mexicano cuando escuchó que algo había tronado. “Parecía nieve,” dice al referirse a los pedazos de vidrio regados por el suelo. “No diré su nombre, para no hacerla más famosa, pero se empezó a mover como para escaparse junto a las personas con las que venía. No tuve de otra más que detenerla del brazo para que se quedara ahí y asumiera su responsabilidad,” relata.

83888622_10158090675792417_3724770869461909504_o.jpg
La pieza después del incidente.

En un video en las historias de la cuenta de Instagram de Lila M.Pap se podía ver una conversación entra Lésper e integrantes de la galería donde la crítica de arte se declara “económicamente insolvente” cuando se le sugirió pagar el deducible de la obra. La paciencia de Cristóbal Riestra, galerista de ORM se quebrantó cuando la señalada como responsable, sugirió se vendiera la obra de Rico, tal y como sucedió con la obra de Marcel Duchamp titulada El gran vidrio, la cual se rompió durante su traslado y él la declaró “inconclusa.” “Adiós, te puedes ir, dame tu teléfono y luego te digo qué pasó.”

Yturbe cuenta que por lo general, en ferias de arte las piezas están aseguradas ante el alto riesgo de un accidente. “En este caso que fue un ‘accidente provocado’ porque la persona fue y tocó la pieza. Dijo que quiso tomarle una foto y burlarse. Critica todo lo que quieras pero el arte no se toca.” sentenció.

Publicidad

Otros actores del mundo del arte se han pronunciado al respecto. Cuauhtémoc Medina , el curador del Museo Universitario de Arte Contemporáneo y una de las autoridades en el tema, se refirió a Lésper como publicista y no como crítica de arte. “Destruyó la obra de Gabriel Rico por algo peor que un ataque deliberado o un accidente. Violentar un objeto en delicado equilibrio, es resultado del odio y la ignorancia vocacional de una enemiga de la cultura.”

Ese mismo día, Lésper explicó lo ocurrido en un video publicado Milenio, diario en el que es colaboradora. Calificó de enclenques a los tubos de latón que sostenían la obra señalando que lo que a ella le ocurrió, podría haberle sucedido a cualquier persona que caminara cerca de la obra.

En ese mismo video explica que llevaba una lata de refresco vacía, la cual intentó colocar sobre la piedra de la obra para realizar lo que ella llama “un comentario crítico." “Como si la obra hubiera escuchado mi comentario, hubiera sentido lo que pensaba de ella, la obra se hizo añicos,” dijo.

Publicidad

“Yo no rompo obras, yo no destruyo objetos; yo tengo una columna y tengo mi crítica para decir lo que pienso de las obras.” Justo en este espacio, un día antes de su visita a Zona Maco publicó un texto en la que se burlaba del arte contemporáneo. "Los artistas VIP y sus pocas ideas viven una crisis existencial, no superan la etapa de los letreros de neón, fotos de botes de basura, cables o cuerdas colgados del techo."

El incidente, según narró la propia Lésper “No es una tragedia, el objeto se puede reparar.” Ella ha capitalizado la antipatía de varios integrantes de la escena del arte por sus duros comentarios a los realizadores actuales. Este factor desató en redes sociales una serie de memes y comentarios humorísticos como un filtro para fotos de perfil con una foto de Avelina y la leyenda “voy a romper esta porquería.”

Según han informado representantes de la galería OMR, el artista no tiene la intención de reemplazar la pieza debido a los procesos que él emplea para su realización. Gabriel Rico tiene 39 años de edad y recientemente exhibió una variación de la pieza afectada en Basilea, Suiza. También mostró sus piezas en el Arsenal dentro de la Bienal de Venecia y la galería Perrotin de París prepara una exhibición este año donde incluirá algunas de sus obras.

Tags

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad