Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Saskia Niño de Rivera y Mariel Duayhe: My Coming Out Story 2022

¡Celebramos Pride! Pedimos a destacados integrantes de la comunidad LGBTIQ+ que compartieran su historia de libertad y valentía. Este es el relato de Saskia Niño de Rivera y Mariel Duayhe.
sábado 18 junio 2022
SASKIA_MARIEL_TANYA_CHÁVEZ.jpg
Saskia Niño de Rivera, activista, y Mariel Duayhe, representante de futbolistas.

Es cierto, vivimos un momento vibrante para la diversidad. Pero aún hay historias de acoso, represión y discriminación que nos recuerdan la importancia de seguir visibilizando la libertad. Estas historias son un contundente testimonio.

Saskia Niño de Rivera, activista, y Mariel Duayhe, representante de futbolistas, comparten este testimonio. Este texto se publicó en la edición 461 del mes de junio de Quién con el título My Coming Out Story.

Publicidad

Saskia Niño de Rivera, a

ctivista

Salir de la norma “hetero” fue un infierno por cómo lo viví internamente. Romper con lo que pensaba que la sociedad esperaba de mí fue el trayecto más complicado de mi vida.

A los 15 años tuve mi primera novia y lo grité a los cuatro vientos. A mi familia no le importó, mi única obligación era ser feliz y eso hice. A los 16, corté y viví uno de los dolores más intensos; me pareció más fácil llevar una vida heterosexual. Fui la experta en reprimir quién era. Ocupé mi cabeza en el “deber ser” y lastimé a mucha gente en el proceso.

QUI461FEATURESMYCOMINGOUT220522TC0404.jpg
Saskia Niño de Rivera, activista, y Mariel Duayhe, representante de futbolistas.

Deseo con todo mi ser, por mi hija y por las generaciones que vienen, que el concepto “salir del clóset”, ya no exista.

No sé si tenga una coming out story como tal. En el mundo en el que vivimos, constantemente tienes que estar “saliendo del clóset”. Aceptar quién soy me costó una vida entera. Soy una old timer. Me he rodeado de gente que amo y que me ama. Cuando se lo dije a mi mamá, su reacción fue pedirme perdón por “haberme educado heterosexual”. La vida está llena de prejuicios y quienes nos salimos de la norma afron- tamos más obstáculos por el puro hecho de ser diferente.

Tengo una hija y veo la complejidad de luchar siempre ante toda adversidad y ser la versión más auténtica de sí misma.

Deseo con todo mi ser, por mi hija y por las generaciones que vienen, que el concepto “salir del clóset”, ya no exista. “Salir” es estar a la expectativa de que el mundo exterior te acepte. Tú no tienes porque salir a darle explicación al mundo; que el mundo entre a amarte y respetarte tal cual eres.

 

Mariel Duayhe,

representante de futbolistas

Crecí en una sociedad donde la diversidad no existe, o por lo menos así se percibe. Escuela católica y misa los domingos. Como mujer, un destino ya escrito: esposo, hijos y una carrera que te permita priorizar lo antes descrito.

El desconocimiento o ignorancia de mis posibilidades, en ese momento, me puso en una situación adversa donde me sentía diferente a las demás, pero no lo podía definir. Mis amigas platicaban de los niños que les gustaban y yo lo dejaba todo en la cancha de fútbol en el recreo. Era la única niña.

Cuando cumplí 20 años me fui a estudiar a Europa. En Madrid fue donde todo empezó a hacer sentido. Existía un mundo más allá del que crecí; un mundo que se parecía más a mí. Ahí entendí quién era y mi vida se redefinió. Entendí la libertad de ser. Me sentí completa.

Saskia Niño de Rivera y  Mariel Duayhe
Saskia Niño de Rivera, activista, y Mariel Duayhe, representante de futbolistas.

No cambiaría por nada del mundo la libertad de poder ser y amar libremente.

Regresar a México fue durísimo. Mi burbuja se tronó y la lucha de ser una mujer a la que le gustan las mujeres, fue (y es) constante.

Tuve la suerte de nacer en una familia donde siempre predominó el amor incondicional. Cada quien a su momento, con su propios procesos, pero siempre con mi felicidad como prioridad, fueron entendiéndome y aceptándome como soy.

Creo que salir del clóset en México es un reto constante. Sin embargo, no cambiaría por nada del mundo la libertad de poder ser y amar libremente .

 
Publicidad
Publicidad