Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

“Aislada”, una narrativa de reflexión sobre la pandemia

La periodista y escritora española María Zabay presenta su nueva novela, en la que un virus de proporciones épicas se extiende por todo el mundo…
viernes 08 mayo 2020
Aislada10.JPG
María Zabay

Con 11 libros publicados, seis novelas y seis relatos cortos, María es todo menos una novata en el mundo de las letras. “Diosas de papel”, sobre el mundo de la moda; “El zapato de la lengua rota”, que habla de Hitler y su llegada al poder; “Y ahora… ¿Dónde tendemos las braguitas rosas?”, de amor y desamor; “Un viaje al éxito”, sobre un emprendedor; y “La Alumna”, en la que describe el sometimiento de una joven a su profesor.

Los temas de sus libros son diversos y son también un reflejo de las ideas que giran en su cabeza y que siente que debe externar. No es extraño que el tema mundial del momento ocupe su más reciente obra, una narrativa sobre el amor y la supervivencia en tiempos del COVID-19.

Publicidad

¿Cómo describes a tu nuevo libro?
Es una novela de suspenso con una cronología rigurosa de los acontecimientos que han parado el mundo a causa de COVID-19 y un manifiesto con un análisis de la gestión de la pandemia, la situación política actual, la repercusión económica, la globalización y del estilo de vida y valores de la sociedad. Se trata de Olivia y Jimmy, dos universitarios madrileños en Venecia que viven la expansión del Coronavirus hasta que el número de muertos y contagiados obliga a todo el planeta a vivir confinado en sus casas.

-¿Cómo surge este libro, desde la idea inicial hasta su impresión?
De la inquietud ante lo que vi que estaba ocurriendo en Italia y que se iba a extender al resto del mundo. Sentí la necesidad, y en parte también, la obligación de escribir para reflejar lo que estamos pasando, darle forma, reflexionar sobre nosotros como individuos, como sociedad; intentar darle un sentido a esta desgracia.

Facetune_03-03-2019-16-17-29.jpg
María Zabay

¿Qué te desconcertaba más de todo eso que apenas empezaba?
Me desconcertaba la vida de consumismo exhibicionista que llevábamos. Muy pocos vivían hacia dentro y muchos lo hacían hacia fuera. Era la era de las vanidades en la que las cosas parecían tener sentido para ser mostradas, no para ser disfrutadas. Lo importante en la vida es justo lo que es gratis: andar, saltar, correr, abrazar, besar; hay que saborear los momentos y rodearnos de las personas que nos importan porque un día, de repente, pueden no estar; los virus y las pandemias no distinguen razas ni colores; no tratan mejor a los ricos que a los pobres. Todos somos iguales. El virus ha descubierto puntos débiles nefastos de la estructura y la gestión política y económica de los países.

¿Qué te inquieta ahora?
Hay dos inquietudes que me preocupan por igual: la erradicación de esta pandemia que nos está haciendo perder a mucha gente; y la restricción que hay a nuestra libertad, sobre todo de expresión. ¿No podemos opinar lo que queramos? ¿Por qué se están borrando cuentas y publicaciones de las redes sociales? ¿Cómo es posible? ¿De verdad no podemos decir lo que pensamos? ¿Quién tiene ese criterio objetivo supremo para eliminar comentarios y perfiles de las redes sociales? ¿Cómo es posible tal aberración? No hay un sólo motivo que la justifique.

Publicidad

La pandemia también nos ha servido para apreciar el verdadero valor de las cosas…
Investigar para erradicar el virus, cuidar a los enfermos, limpiar las calles, hospitales, conducir ambulancias, autobuses, recoger la basura, repartir paquetes, trabajar en un supermercado… eso es de héroes. Esta pandemia tiene que servirnos para darnos cuenta que deberíamos admirar a aquellos que realizan grandes acciones humanas silenciosas cuidándonos, protegiéndonos y haciendo de este mundo un lugar mejor.

1 (1).jpg
Aislada- María Zabay

¿Cuándo empezó a gestarse este libro?
Empecé a escribirla cuatro días antes del confinamiento, pero llevaba inquieta desde enero. Tomaba notas de los datos más relevantes. Y menos mal que lo hice porque hay tanta información cada día de todos los medios de todos los países que resulta casi imposible encontrar los datos que buscas. Se van sepultando en cuestión de horas.

¿Cómo fue escribirlo? ¿Te asesoraste con expertos, reportes médicos, noticias, etc?
Sí, fue una labor diaria de seguir las noticias, consultar con médicos para narrar determinados momentos y datos relevantes que doy. Soy periodista y estoy publicando reportajes de investigación acerca del COVID-19 en un periódico español; así que también metí esa información.

-Muchos podría pensar que sacar un libro con este tema es un tanto oportunista, ¿qué opinas de esto?
Me alegra tu pregunta. En absoluto es oportunista. Diría que es muy oportuno para entender por qué hemos llegado a esta situación. Por otro lado, el momento de escribir la novela era éste porque la memoria es corto plazo. Pasado un tiempo, la pandemia y la angustia se diluirán. Es ahora cuando puedo reflejar los sentimientos que nos invaden por el dolor de ver morir a gente mientras permanecemos encerrados en nuestras casas sin poder hacer nada y perdiendo nuestros empleos. “Aislada” contiene algo más muy importante: una reflexión sobre nosotros como individuos y como sociedad; sobre si estamos donde realmente queremos estar o donde nos dicen que debemos estar; sobre la necesidad de ser solidarios. La sociedad necesita individuos que admiren, no que envidien; individuos que construyan, que cuiden el planeta.

Publicidad

Leer se ha convertido en una de las actividades más recurrentes en el encierro, ¿por qué “Aislada” debe ser una opción de lectura?
Porque al lector le van a encajar muchas piezas y le va a llevar a plantearse muchas más al respecto a su vida; a reflexionar para decidir y mejorar. Creo que una desgracia como ésta nos ha colocado en un punto en el que toca pensar y replantearnos ciertos paradigmas. Los protagonistas son ficción, pero lo demás es cierto. Como te decía, recojo datos de investigaciones periodísticas que estoy realizando, los informes, reuniones, comunicados, datos oficiales y diferentes teorías sobre las que se especula.

Facetune_03-03-2019-16-17-29.jpg
María Zabay

Tenemos un grave problema de desinformación en las redes sociales, ¿qué sugieres para evitarlo?
Leer únicamente medios y profesionales de prestigio que contrastan las informaciones. Hay demasiada gente opinando y especulando sobre teorías conspirativas. No es el momento de acusar a nadie, y menos sin pruebas. Cuando todo esto termine, se investigará bien y, si hay responsables, lo pagarán. Habrá que ver cómo y eso me preocupa. Lo que sí que podemos hacer es un análisis objetivo de los hechos. El virus comenzó en Wuhan (centro de los laboratorios bioquímicos de China por sus condiciones climáticas) y se ha propagado por todo el mundo, las principales potencias estamos confinadas y en China ya lo han controlado, no se registran casos en Pekín ni en Shanghai, la gente está en la calle, las empresas han retomado su actividad productiva. Es más, el presidente, Xi Xinping, se atrevió hace ya dos semanas a ir a Wuhan. Honestamente, yo sólo lo haría si estuviese vacunada. Quizá no soy tan valiente… El caso es que mientras Europa y EEUU estamos parados, ellos producen material sanitario para nosotros, especulan con el precio y, además, compran acciones de grandes empresas europeas y americanas a precio de derribo. Son datos. A partir de aquí que cada uno saque sus conclusiones.

¿Cómo has llevado esta pandemia de forma personal?
Hasta la publicación lo llevé bien porque siempre que escribo un libro me medio recluyo. Escribir requiere dejar en reposo la vida social; pero indudablemente ha sido muy duro no poder ni siquiera pasear alrededor de casa. En España hemos estado casi dos meses sin poder salir a la calle. El cuerpo necesita moverse, vitamina D; la mente despejarse. A esto hay que añadirle el dato terrible de las muertes. Es muy doloroso. Aquí todos conocemos a alguien que ha perdido a un ser querido y ni siquiera ha podido despedirlo. La gente está asustada por doble partida: por miedo al contagio y por miedo a salir de casa y ser multado, pero debemos ser conscientes de que esta pandemia puede desembocar en sistema de vigilancia total; en una sociedad controlada en cada movimiento. Esto que puede ser bueno para contener y erradicar el COVID-19, puede suponer también el fin del liberalismo y el inicio de un sistema disciplinario. Tenemos países a los que mirar.

Aislada3.JPG
María Zabay

Tu país ha sido epicentro del Coronovirus, ¿qué errores crees que se cometieron como sociedad y gobierno ante la pandemia?
A ningún gobierno le podemos exigir una vacuna para un virus que no se conocía, pero sí la capacidad de establecer unos protocolos y abastecerse de material sanitario básico en el momento en el que la OMS alertó de que estábamos ante una pandemia. Todavía no alcanzo a entender cómo no se cerraron a nivel global las fronteras a China; cómo no se coordinaron los gobiernos de las primeras potencias; por qué no hicieron acopio de material sanitario; por qué se permitieron manifestaciones, congresos políticos, partidos de fútbol, conciertos… Y la gente asistía sabiendo que había un virus que se estaba expandiendo y que ya afectaba de manera seria a Italia.

¿Cuál es el mensaje principal de este libro?
Aprovecho para contestarte con un párrafo del manifiesto de Olivia: "Si el esfuerzo se valora y se premia, si todos nos sumamos a esa rueda de aportar nuestro trabajo y nuestro talento, sin esperar de brazos cruzados a que otros lo hagan por nosotros; si todos admiramos, pero no envidiamos; entonces el mundo será mejor. Necesitamos un sistema eficiente, gente entregada, altruista y cuidadosa con los demás y con el medio ambiente.

Aislada10.JPG
María Zabay

¿Cómo podemos conseguir que nos afecte menos en México?
Espero que vuestros gobernantes y grandes empresas estén abasteciéndose bien de material sanitario para que no os ocurra como en España. Por otro lado, el mundo se ha parado. Nada será igual. Ni la política ni la economía ni el espíritu de la gente. Viene una gran depresión económica que cambiará paradigmas. Gran parte de la población va a tener que reinventarse y, durante un largo tiempo, vamos a ser una sociedad atemorizada que va a valorar las pequeñas cosas y que vivirá más hacia dentro. Nuestra vida va a estar más limitada físicamente e, inevitablemente, va a ser más virtual de lo que ya lo era. Las naciones descartarán depender por completo de la producción externa, lo que nos llevará a potencias auto suficientes (sin caer por ello en el localismo).¿

¿Dónde podemos conseguir tu libro?
Está disponible en Amazon tanto físico como electrónico, aunque por ahora en vuestro país lo está únicamente de forma virtual, pero estamos en eso. La información sobre lo que hago está también en mis redes como Instagram: @maria_sabay y mi canal de youtube: https://www.youtube.com/channel/UC-IVDB3hOEeadJyypinbytw .

Tags

Publicidad