Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

  • landscape_hair_mitos.jpg
  • 4_the_ned.jpg
  • Harry Potter

Double cleansing! Te decimos de qué se trata esta técnica de belleza

Implementa esto en tu rutina de belleza y asegúrate de tener la piel súper limpia todos los días.
Shutterstock

Todo el día estamos expuestos a contaminación y suciedad que, poco a poco, se acumula en los poros de nuestra piel. ¿Te irías a dormir así? ¡Obviamente no! Bueno, de verdad esperamos que tu respuesta haya sido negativa, pero algo que mucha gente no se da cuenta es que justo se van a la cama sin haberse limpiado a profundidad la cara. Ya sabes, medio te desmaquillas, medio te lavas la cara y ya.
Por eso si sientes que tienes más imperfecciones de lo normal, entonces muy probablemente este sea tu problema.

¿De qué se trata el double cleansing? Como su nombre lo dice, es hacer una doble limpieza para asegurarte de que no queden ningún tipo de residuos en tu piel. Por ejemplo, primero desmaquillarte y luego utilizar un poco de agua micelar con un algodón (amamos la Sensibio H2O de Bioderma). Esta agua compuesta por micelas atrae impurezas, suciedad y hasta maquillaje, convirtiéndola así en el producto clave de tu rutina de limpieza.

Publicidad

Otros de nuestros productos estrella son los aceites limpiadores pues además de eliminar el makeup también dejan la piel ligeramente más hidratada. ¿Uno de nuestros favoritos? El aceite desmaquillante de Karité de L´Occitane , el cual también elimina impurezas, células muertas y cambia de textura al contacto con el agua y la piel. No te olvides que después del aceite desmaquillante y el agua micelar también puedes apostar por aplicar un limpiador que puede ser en gel o espuma.
Otros de nuestros productos estrella son los aceites limpiadores pues además de eliminar el makeup también dejan la piel ligeramente más hidratada. ¿Uno de nuestros favoritos? El aceite desmaquillante de Karité de L´Occitane , el cual también elimina impurezas, células muertas y cambia de textura al contacto con el agua y la piel. No te olvides que después del aceite desmaquillante y el agua micelar también puedes apostar por aplicar un limpiador que puede ser en gel o espuma.

Alguno de los principales temores de este ritual de belleza es que mucha gente siente que está siendo demasiado agresiva con la piel y que además de limpiar está quitando ese sebo natural que producimos. No te preocupes, siempre y cuando utilices los productos adecuados y que sean correspondientes a tu tipo de piel, todo estará en orden. De hecho, te recomendamos que evites a toda costa esos desmaquillantes y limpiadores que tienen sulfatos y que después de usarlos te hacen sentir la cara acartonada. Este paso lo recomendamos únicamente para tu rutina de noche, pues cuando te despiertes no será necesario que hagas double cleansing, bastará con que retires la grasa natural que producimos mientras dormimos y listo.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad