Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Carolina Guardiola y Luis Villa… un amor 'meant to be'

En el Hard Rock de Los Cabos, la pareja se dio el 'Sí acepto', pero su historia comenzó a forjarse desde su juventud, aunque ellos no lo sabían.
martes 07 junio 2022
Carolina Guardiola y Luis Villa
Carolina Guardiola y Luis Villa se juraron amor eterno en la dualidad de Los Cabos, entre las dunas y el mar.

El sol se pone frente a los ojos de una pareja y sus invitados en la Capilla del hotel Hard Rock de Los Cabos, después de hacerse mutuas promesas, llegó el anhelado "¡Sí, acepto!" de Carolina Guardiola y Luis Villa, cuyo amor estaba meant to be, por la manera en la que el destino los unió siempre.

Previo a su enlace platicamos con Luis, un empresario que ha llevado su visión más allá de las fronteras de México y ahora vive en Nueva York, al lado de la mujer de su vida, Carolina. La suya es una trama digna de un cuento de hadas, su primer encuentro de vida pasó sin que se enteraran.

Publicidad

En su juventud, Villa organizó una fiesta en toda forma; por la cantidad de invitados entregó pulseras para el acceso y una de esas llegó a manos de Guardiola, quien estaba de visita para una pijamada en casa de una de sus amigas y también de él, que fue invitada. Las dos almas estuvieron juntas en el mismo espacio sin saber lo que les deparaba el futuro.

Los años pasaron y ambos, buenos emprendedores, viajaron para forjar su educación hasta el lejano oriente, donde en una reunión de varios estudiantes coincidieron. Él estaba con sus amigos, que lo convencieron para que se animara a conocer a un grupo de chicas también mexicanas.

En Nueva York
Carolina Guardiola y Luis Villa han compartido un sin fin de aventuras.

Luis conoció a Carolina y entre la charla en aquella velada descubrieron que tenían mucho en común, las salidas fueron al principio con varios amigos, hasta que un día, él decidió que era hora de tener una cita formal y la invitó al cine, aunque al principio ella no sabía que sólo serían ellos dos.

A partir de ese momento, ese destino que los unió en la fiesta juvenil en la que no coincidieron, no descanso hasta ver que Guardiola y Villa trazaran sus caminos de tal forma que terminaron unidos. En ellos todo es espectacular, como la petición de mano que le hizo él a su novia, fueron varias de hecho, todas llenas de magia.

 

Luis quiso compartir en cada pop the question a Carolina, primero con familiares y luego con amigos, a los que han hecho por todo el mundo; por eso su boda en Los Cabos reunió a gente procedente de cada rincón del planeta, incluso muchos tuvieron aventuras propias para estar presentes en el gran día de sus amigos.

Previo al enlace religioso y para que una de las personas más especiales para el novio pudiera estar presente, realizaron una boda por lo civil, en un rancho, cuya belleza es de encanto, pero fue todo sorpresa, la pareja se puso de acuerdo para no decirle a nadie a qué iban y en el momento fueron maravillados con que se trataba de su matrimonio.

El primer baile
En la fiesta por su matrimonio religioso pudimos ser testigos de su gran amor.

Frente a la inmensidad del Mar de Cortés y el Océano Pacífico, Carolina Guardiola y Luis Villa, Los Chinitos —como se llaman de cariño—, refrendaron su amor, rodeados por sus familias, que los apoyaron siempre en todo y sus amigos con los que han hecho lazos indestructibles, la pareja inició así un nuevo capítulo de su meant to be story.

 
Publicidad
Publicidad