Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Demuelen casa donde el asesino de Cumbres mató a los hermanos Peña Coss

La casa de la colonia Cumbres donde Diego Santoy Riveroll mató a los niños Erick Azur y María Fernanda Peña Coss fue demolida esta semana.
jueves 02 septiembre 2021
En 2006 la noticia de la muerte de dos hermanitos a manos de su entonces cuñado sacudió a Monterrey, pero a una década de lo ocurrido: ¿Qué fue de Diego Santoy, Erika Coss y su mamá?
En 2006 la noticia de la muerte de dos hermanitos a manos de su entonces cuñado sacudió a Monterrey, pero a una década de lo ocurrido: ¿Qué fue de Diego Santoy, Erika Coss y su mamá?

Erick Azur y María Fernanda Peña Coss fueron asesinados por Diego Santoy Riveroll el 2 de marzo de 2006, luego de que, según reportes, la hermana de los niños (Érika Peña Coss) rechazara retomar su relación con Diego. Poco más de quince años después, la casa donde ocurrió el doble asesinato acaba de ser demolida.

Publicidad

Luego de la tragedia, el domicilio ubicado en Cansino 2909 en la colonia Cumbres, en Monterrey, tuvo otros habitantes, una familia que con el paso del tiempo no pudieron con la tragedia y acabaron por abandonarla.

Foto de Twitter @aleboser.jpg
Diego Santoy

Según el periódico El Universal, hubo testigos que aseguraban que cuando la casa ya estaba abandonada, de una de las ventanas se asomaba un niño pareció a Erik, que al momento de morir tenía siete años.

Esta semana la casa y sus alrededores volvieron a tener movimiento, pero no de nuevos inquilinos sino de trabajadores y maquinaria que llegaron al lugar, ubicado al poniente de Monterrey para demoler la propiedad.

 

Érika Peña Coss, sobreviviente de la masacre (según su testimonio, Diego estuvo a punto de degollarla) rehizo su vida y se casó con Mike Otto en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Foto Twitter.jpg
Diego Santoy

En tanto, Diego Santoy Riveroll había sido condenado a 138 años en prisión, pero tras una serie de apelaciones, la pena se redujo (como ocurrió en la apelación de 2010), a 71 años, siete meses y 27 días.

Además, fue condenado a pagar 23 mil 400 a Teresa Guadalupe Coss (mamá de los niños fallecidos) por tratamiento psicológico; 10 mil 400 a Érika Peña Coss y 23 mil 400 a Catalina Bautista Juárez, empleada doméstica de la familia, por el mismo concepto.

Al ser uno de los casos más mediáticos en la historia moderna del país, el asesinato de Cumbres, como se le conoce al caso, arrojó una serie de teorías de conspiración que van más allá de un crimen pasional. Muchos creen que Érika tuvo que ver en el asesinato de sus hermanos y que Santoy Riveroll fue manipulado para llevar toda la culpa. Hasta ahora, Diego se ha negado a ahondar en detalles, a pesar de que en por lo menos un par de ocasiones ha dado entrevistas desde la cárcel.

 
Publicidad
Publicidad