"La Bella y la Bestia": el caso Kate-El Chapo según Guadalupe Loaeza

La relación entre la actriz y el narcotraficante es el tema del que todos siguen hablando. Le pedimos a Guadalupe su opinión al respecto y nos la presenta con el estilo audaz que la caracteriza.
La relación entre la actriz y el narcotraficante es el tema del que todos siguen hablando. Le pedimos a Guadalupe su opinión al respecto y nos la presenta con el estilo audaz que la caracteriza.
 La relación entre la actriz y el narcotraficante es el tema del que todos siguen hablando. Le pedimos a Guadalupe su opinión al respecto y nos la presenta con el estilo audaz que la caracteriza.  (Foto: Getty Images)
Kate t El Chapo, una historia de amor y fascinación.
 Kate t El Chapo, una historia de amor y fascinación.  (Foto: Sierra)

No hay historia más bonita de amor, que la del cuento de la escritora francesa Jeanne-Marie Le Prince de Beaumont, La Bella y la Bestia escrito en 1770. Al evocarlo no pude dejar de relacionarlo con otra historia de amor y de fascinación, me refiero a la de Kate del Castillo y el Chapo. Ella, la bella y él, la bestia. Ella, como Kate, soñaba con ser protegida de sus hermanos que no la entendían y solían tratarla con absoluto desdén. Él, una verdadera bestia como el Chapo, aunque un monstruo por fuera y por dentro, es capaz de sentir una verdadera pasión por las mujeres bellas. Basta con que una de estas damas crea en él, para transformarse en un caballero delicado y amoroso.

Hay que decir que él, el mayor narcotraficante del mundo, el Chapo, vivía huyendo. Especialmente después de sus dos históricas huidas, la última por un túnel de la cárcel de máxima seguridad de El Altiplano. Mientras tanto ella, Kate, continuaba metida en el papel que interpretó en la serie La Reina del Sur, de 70 episodios, inspirada en la novela del escritor español Arturo Pérez-Reverte. "Kate se impregnó de la psicología de Teresa Mendoza y además se mostraba orgullosa de que fuera así", dice el autor de la novela que volteó al revés el corazón de Kate.

Ella, mujer inteligente, acostumbrada hablarle de tú a la vida, a sus productores y a los artistas de Hollywood, no es narca, pero siente el amor por un narco. Así como lo sentía Teresa, a quien tiene tatuada en el alma. Para una actriz tan entregada como es Kate, no es fácil salirse de su rol. ¿Cómo explicárselo al mundo que la juzga con tanta dureza? ¿Cómo hacerle entender que más que enamorada del Chapo, está fascinada con el capo que sale como protagonista de la serie? Lo mismo le sucede a "la bestia", más que estar enamorado de su "bella", está apasionado por Teresa Mendoza. He allí un juego de espejos creado por el destino. ¿Dónde está la ficción y dónde la realidad?

La realidad está en los tuits que se mandaban Kate y el Chapo. Allí están. Sí existieron, a tal grado que han sido reproducidos miles de veces en las redes sociales de todo el mundo. "Eres lo mejor de este mundo. Te cuidaré más que a mis ojos", le escribe el Chapo en un mensaje cifrado a la actriz. ¿Cómo resistir tan bellas palabras? ¿Cómo ignorarlas? Y, ¿cómo no contestarlas en el mismo tenor? "Me mueve demasiado que me digas que me cuidas, jamás nadie me ha cuidado", le contesta la Bella a su Bestia loco de amor. Opuestos como el aceite y el agua. Venidos de dos mundos totalmente distintos. Él, un campesino de familia paupérrima y ella, hija de un actor famosísimo. ¿Qué es lo que los enamora con tal fuerza? ¿Acaso no se dice que no hay nada que atraiga más que dos polos opuestos? "¿No sería maravilloso que usted empezara a traficar con el amor?", le preguntó Kate ingenuamente en 2012 al hombre más vigilado del planeta actualmente. Y desde la prisión de máxima seguridad, le manda flores y otros mensajes en donde la llama "Hermosa" y "Dama".

En tanto, llega la segunda y tal vez la última huida. El Chapo se pasa las horas viendo una y otra vez la serie La Reina del Sur en DVD, mientras sus ingenieros le daban los últimos arreglos a su túnel de mil 500 metros muy cerquita de la ducha de su celda. Antes de huir le manda a Kate otro mensajito: "Ya véngase que tengo demasiadas ganas de atenderte como debe ser, amiga. Te cuento que mi mamá quiere conocerte".

Y mientras llega su amada, el Chapo le manda a comprar para el cumpleaños de su bella, la más reciente Blackberry Leap de tamaño de una minilap y cuyo sistema es sumamente sofisticado en el área empresarial. En ella, Kate podía escribirle mensajitos de amor a lo largo de 25 horas ininterrumpidamente. Si quería y estaba demasiado ocupada entre tantas juntas, podía dejarla encendida, podía escribir una novela de amor y hasta podía contarle toda su vida por entregas. Además, y por si fuera poco, también le envió como regalo de cumple un iPhone 6. "El jefe está loco. Con ese teléfono y si la dama no le da buen uso, pueden localizarnos en cualquier minuto", comentaban entre sí sus guardaespaldas. Ellos, más que nadie, estaban al tanto de esta historia de amor, sabían que su jefe había financiado el tequila de Kate, sabían que moría por que se filmara una película de su vida, sabían que la dama ya estaba en contacto con el actor estadounidense Sean Penn, sabían que muy pronto se unirían los tres para empezar a hablar de la película, sabían que lo entrevistarían para la revista Rolling Stone, sabían de los preparativos para el viaje secreto, sabían que la dama ya estaba "pinchada" y, por último, sabían que el Chapo, arrinconado en Los Mochis, estaba a punto de ser atrapado por los comandos de la Marina, tal como sucedió realmente.

Hoy por hoy, el Chapo no se ha convertido en príncipe como en el cuento La Bella y la Bestia sino en el preso 3870 de la cárcel de máxima seguridad de El Altiplano. Además de ser el hombre más vigilado del mundo, es el enemigo público de México número uno.

Ella, la "volcánica protagonista y rutilante actriz" Kate del Castillo, tampoco se convirtió en princesa como en mi cuento de amor. Hoy por hoy, ella es investigada por la PGR por posible lavado de dinero. La Procuraduría tiene indicios de que "la Bella" sí recibió dinero para financiar su empresa tequilera llamada, irónicamente, Honor del Castillo. Por ello ha sido llamada a declarar, junto con la PGR, por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, que está revisando sus finanzas.

Colorín colorado, este cuento de amor no se ha acabado...

Continuará...

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas