¿Qué hizo Salma Hayek para recibir amenazas?

La actriz nunca antes había recibido cartas de extraños criticándola, hasta que salió a la luz en 2009 un vídeo suyo amamantando al bebé de otra mujer en Sierra Leona.
La actriz nunca antes había recibido cartas de extraños criticándola, hasta que salió a la luz en 2009 un vídeo suyo amamantando al bebé de otra mujer en Sierra Leona.
 La actriz nunca antes había recibido cartas de extraños criticándola, hasta que salió a la luz en 2009 un vídeo suyo amamantando al bebé de otra mujer en Sierra Leona.  (Foto: Getty Images)

La actriz Salma Hayek fue la primera sorprendida cuando un video suyo amamantando al bebé de una madre adolescente que conoció durante una visita a un hospital de Sierra Leona en 2009 dio la vuelta al mundo, generando una gran polémica y provocando que por primera vez en su vida recibiera "cartas amenazadoras" de extraños criticando su comportamiento. "No es como si lo hubiera pensado demasiado, en realidad fue muy simple. Yo tenía leche de sobra y allí había un niño hambriento. Me sorprendió mucho [la reacción de la gente]. Ese ha sido el único momento en toda mi vida en el que he recibido cartas amenazantes", confiesa la intérprete mexicana en una entrevista en el nuevo número de la revista Latina. En aquel momento, Salma -que todavía continuaba dándole el pecho a su hija Valentina, que entonces tenía un año- justificó su decisión de alimentar al bebé afirmando que el pequeño estaba "completamente sano" pero su madre no, añadiendo que estaba convencida de que su propia hija aprobaría su comportamiento.

"Sí pensé: '¿Estoy siéndole desleal a mi pequeña?'. Pero en realidad creo que mi niña estaría muy orgullosa de poder compartir su leche. Cuando crezca, me aseguraré de que siga compartiendo y de que sea una persona generosa", aseguraba la actriz ante las cámaras de la ABC que la acompañaban en su visita al hospital. Salma también reveló que una historia sobre su bisabuela fue la que le dio la idea de alimentar ella misma al pequeño. "Mi bisabuela estaba en un pueblo mexicano y se encontró con una mujer que estaba llorando desconsoladamente en la calle, al igual que su bebé. Cuando mi bisabuela le preguntó cuál era el problema, aquella mujer le dijo: 'Mi niña tiene mucha, mucha hambre, pero ya no tengo más leche'. Y mi bisabuela se puso a amamantar a la pequeña en la calle, consiguiendo que se calmara y se durmiera. Siempre me impresionó mucho esa historia", contaba a la cadena estadounidense.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas