Maribé Lancioni es una actriz multitasking

La mamá de Lissete en "A que no me dejas corazón" nos cuenta cómo llegó a México y cómo combina la actuación con su familia y su labor en fundaciones sociales.
La mamá de Lissete en "A que no me dejas corazón" nos cuenta cómo llegó a México y cómo combina la actuación con su familia y su labor en fundaciones sociales.
 La mamá de Lissete en "A que no me dejas corazón" nos cuenta cómo llegó a México y cómo combina la actuación con su familia y su labor en fundaciones sociales.
Maribé Lancioni llegó cuatro años, cuando trasladaron a su esposo a trabajar en México.
 Maribé Lancioni llegó cuatro años, cuando trasladaron a su esposo a trabajar en México.  (Foto: Especial)

Maribé Lancioni vive feliz aquí desde hace cuatro años porque a su esposo lo trasladaron a México, pero su vena de actriz la llamó y de inmediato se puso a trabajar.

"Arribé a México para instalarme hace ya cuatro años, los que se cumplirán este mes. Llegué a este país porque mi marido fue trasladado por la empresa en la que trabaja a México. Cuando llegué, en pleno proceso de adaptación a la cultura, tuve la oportunidad de ingresar en Televisa, primero realizando roles en algunas producciones y luego se me dio fácilmente el trabajo de coach actoral, que ya realizaba en mi país, Argentina".

Así es, Maribé ya contaba con una carrera allá, donde se estaba desarrollando como productora y directora de teatro. La última obra de teatro que puso en Argentina durante dos temporadas fue La música, de Marguerite Duras. "Me he formado con destacados maestros. También he entrenado con la maestra internacional Joy Morris y Jorge Eines".

Maribé trabajó durante muchos años como actriz interpretando distintos papeles, varios clásicos. "Pero con el tiempo comencé a incursionar como directora y coach actoral. Siempre digo, cuando me preguntan que me gusta más, si actuar o dirigir, que desde que dirijo me siento mejor actriz pues entiendo mejor el pensamiento del director y lo que deseas, y por otro lado me siento que al ser actriz, puedo comprender más fácilmente los sentimientos y vulnerabilidad del actor".

Pero no todo fue actuación para Maribé: "Durante un tiempo de mi vida tuve una empresa de cosmética corporal que estaba basada en la aromaterapia, y tenía muchas sucursales en Argentina". También es licenciada en Relaciones Públicas, con una maestría en Comunicación Institucional y un postgrado en Asuntos Públicos. "Durante varios años fui consultora en comunicaciones con especialización en eventos corporativos", nos cuenta.


Colabora con las fundaciones SIVAM y Duerme Tranquilo.
 Colabora con las fundaciones SIVAM y Duerme Tranquilo.  (Foto: Especial)

Ella dice que su gran oportunidad llegó de la mano del productor Salvador Mejía, quien le ofreció ser directora de diálogos en Qué bonito amor. "Por ser una telenovela de características tan mexicanas, creo que a partir de allí comencé a sentirme mucho más integrada al país y a la cultura. Además fue un gran desafío pues contaba con un gran y heterogéneo elenco".

Tras ese debut siguió como coach actoral en el start up de Que pobres tan ricos, pero "a partir de 2014 localicé mi carrera dentro de la actuación y participé en Por siempre mi amor, El color de la pasión, La sombra del pasado, Hasta el fin del mundo. Actualmente estoy en La vecina y en A que no me dejas corazón".

Maribé dice que no sabe cómo combina su trabajo de actriz y en dos fundaciones (como SIVAM) con su familia: "Juro que no sé (ríe), pero lo hago. Mi productora en Buenos Aires se llamaba Vivir a Mil, y supongo que era una síntesis de mi forma de ser. Creo que si uno tiene interés por realizar algo, por pequeño o grande que sea, se lo puede proponer y llevar a cabo".


Interpreta a Elisa Villar, la mamá de Lissete, en A que no me dejas.
 Interpreta a Elisa Villar, la mamá de Lissete, en A que no me dejas.  (Foto: Televisa)

Claro, asegura que su prioridad número uno es la familia. "Pero tanto mi marido como mis hijos saben que no estaría completa y feliz si no llevara a cabo mi profesión, que es la que elegí con el corazón y la pasión. Y en mi otro de los pilares fundamentales es el servicio y mis núcleos de amigos. Asimismo, tanto por mi forma de ser y relacionarme, como por la actividad de mi marido, tenemos una vida social bastante intensa. Sabiendo mi orden de prioridades, es muy sencillo poder vivir a mil", dice Maribé entre risas.

Por si le faltara algo qué hacer, en este momento Maribé está trabajando directamente para dos fundaciones. En SIVAM, que preside Pepita Serrano, da clases de actuación para los alumnos: "Son artistas maravillosos y que me enorgullecen por poder acompañarlos en parte de esas maravillosas carreras". También trabaja en la Fundación Duerme Tranquilo: "Soy una colaboradora y se nos ha dado el nombre de angelitas. Cabe aclarar que en ambas fundaciones, además de estar absolutamente comprometida con la labor, encontré gente increíble y excelentes amigas".

Casada hace varios años con un ejecutivo de una importante empresa internacional, con tres hijos y todo lo que nos contó que hace, Maribé agrega algo más: "(En este momento) estoy buscando material para poner alguna obra de teatro". Claro, es una mujer multitasking.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas